TENGO PAREJA, ¿Y AHORA QUÉ?

Por la_papio, desde Chile

Una de las cosas que odio de las películas, no de todas, es que muchas terminan con un final feliz en que se encuentra el amor, se arman parejas, se establecen relaciones, se vencen los obstáculos que interfieren en el establecimiento del “nosotros”, el príncipe azul por fin puede estar con la dulce princesa. Bueno, no tengo nada en contra de ello pero… ¿qué pasa después? ¿No es la misma relación el verdadero desafío?


Todo lo anterior muchas veces es solamente una simple vista de todo lo que puede venir a continuación, y muchas veces esta se idealiza, sobre todo mediante el cine y la literatura, mostrándonos que una vez que ella y él logren estar juntos (ella y ella, él y él,… ustedes me entienden) todo lo que sigue es color de rosa y podrán vivir felices para siempre. Pero ¡NO, SEÑOR! No es así siempre… la vida real es otra, y muchas veces cuando se empieza una relación se cree que todo es primavera, pero de a poco uno se va topando con los verdaderos problemas.

Yo no soy una especialista en parejas ni he sacado un doctorado en relaciones, pero mi pequeña (y creo que suficiente) experiencia me ha demostrado que el día número 1 de pololeo (o de relación, tratando de traducir a quienes no entiendan) no se repite siempre. Las relaciones tienen más desafíos, primero viene el tener que conocer a la familia, asumir que uno también estará vinculado a ella, a los amigos, al pasado de la pareja, al futuro de ella, a sus proyectos, sueños, pasiones, rutinas, personajes, defectos, debilidades, miedos, etc.


Puede que no todas las parejas tengan problemas en cada uno de los ítems que he nombrado, pero seguramente alguno será más cargante que otro, surgirán complejos, roces, incompatibilidades, etc., y todo esto, mientras pasan los días y la relación va cumpliendo días, meses, años.

Los obstáculos perderán si el amor es más fuerte, o si ambos pueden conversarlo, solucionarlo, arreglarlo, ceder, etc. No se trata tampoco de creer que el amor verdadero es aquel con el que no tendrás ningún problema, no se trata de arrancar en la primera batalla, sino que de aprender del otro, sacar lo mejor del otro, complementarse entre sí, crecer junto al otro. ¿Quién está dispuesto a cruzar el puente? Le deseo lo mejor, y si bien se necesita fuerza, la recompensa es el premio máximo de esta vida… poder amar y ser amado.



CONVERSATION

8 ya son Blogger@s:

  1. Oh, tantas cosas, tantos pensamientos, y aunque no me creas acabo de ver  la temporada de Gilmore Girls de donde sacaste las imágenes ( cortesía regalo de navidad de mi mami) una de las mejores temporadas de hecho, la 6ta ( pasa de todo) perfecta para retratar lo que reflexionas. 

    Uf....qué buen tema. Es un tema que me ha dado vueltas varias veces, que lo he vivido y espero vivirlo nuevamente. Estoy súper lista, con muuucha experiencia familiar de por medio. Quien genuinamente ama trata ( en otras palabras, no se rinde) de hacer feliz al otro, PERO, sobre todo, ceder y por sobre todo crear espacios para acoger a ese otro u otros ( si la familia crece) en un universo completamente nuevo. Y eso es súper complejo y a la vez emocionante. 

    ¡¡¡ Excelente entrada!!!

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón del mundo,,,,en las peliculas todo es de color de rosa...pero en la vida real es otra cosa...Los problemas,,lo cotidiano,,,la rutina,,,son los verdaderos enemigos de la relación de pareja.
    Te invito que visites mi blog...yo ya te sigo y tu ??
    besitos
    gigi

    ResponderEliminar
  3. Uf! Es verdad, en las pelis todo se traduce al "Happily ever after" pero en la vida real está super lejos de ser así. 
    Llevar una relación a veces cuesta, pero soy de la idea que con amor, comunicación y, por sobretodo, compromiso (con el otro y con lo que quiero para mí) todo se puede... Incluso el "Y vivieron felices para siempre..." (aunque pelees de vez en cuando... jejeje) XD

    ResponderEliminar
  4. Tienes muchísima razón. Poniendo un ejemplo, las novelas también te hacen idealizar acerca de la relación perfecta. Odio eso, de paso también odio las novelas. Qué sucede que todas quieren un príncipe azul? 

    Me gustó tu post. Un beso!http://notas-escondidas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Iniciar una relación es embarcarse en un viaje, es difícil pero precioso :) Claramente no existe el final feliz de las películas, pero tenemos la gran oportunidad de crecer caminando de la mano de un otro. Eso me hace recordar una frase q escuché hace un tiempo : "la capacidad de permanecer juntos implica la capacidad de cambiar juntos".
    Bella entrada y amé las fotos (amo Gilmore girls)

    ResponderEliminar
  6. ¿y ahora qué??? ahora a solucionar problemas entre dos, problemas que no existirían si esas dos personas no estuvieran juntas... eso en los mejores casos!
    peor es cuando los problemas sólo los trata de solucionar un miembro de la pareja y, peor todavía, cuando no lo hace ninguno :(

    ResponderEliminar
  7. Oh qué triste...como te entiendo, pero a veces hay que estar solita "mejor sola que mal acompañada" aunque duele como la reverenda

    ResponderEliminar
  8. Gigi... te seguiréen cuanto tenga un ratito para visitar tu blog. Muchas gracias por tu comentario =)

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top