El poder del "cortar"

Por la_papio desde Chile

Las posibilidades de ser son infinitas y muchas veces elegimos un camino, lo transitamos, lo desarrollamos y nos quedamos ahí para siempre. Muchas veces lo transformamos en un buen refugio, en una estructura firme y llena de pilares; otras veces sufrimos ahí, nos quedamos igual y tratamos de seguir caminando, aunque nos duelan los pies y la vida se transforme en algo poco complaciente.

Una vez escuché por ahí: "Si no te gusta el camino en el que andas, dale la vuelta al manubrio"... 


... Eso me inspiró para confirmar un cambio de carrera que realicé años atrás, me costó mucho y tuve que llenarme de coraje, decisión y convicción para hacerlo. No es fácil cuando mucha gente ve este tipo de cambios desde otro punto de vista, diciendo "es de cobardes", "no te atreves a seguir", "la gente que deja proyectos botados es porque no puede hacer o terminar las cosas". Pues bien, yo creo lo contrario. No es miedo, hay que tener cojones y mucha valentía para ir contra corriente, romper esquemas, proyectos y elegir cosas nuevas.
Esto también se aplica a estilos de vida, amistades, relaciones, interacciones, etc. Todo se puede cambiar. Somos seres potenciales, no estamos definidos, no somos estables, no somos una cosa. La mayor felicidad y esperanza queda en esta posibilidad de cambio.

Recuerdo el libro Viaje a Ixtlán de Carlos Castaneda, cuando se le preguntaba a don Juan por su adicción al alcohol, éste respondía que no era consumidor de alcohol ni menos adicto. "La gente casi nunca se da cuenta de que podemos cortar cualquier cosa de nuestras vidas en cualquier momento, así no más (chasqueando sus dedos al final de la oración)". 

Es verdad, no nos damos cuenta. ¿Cuánto hace falta para romper con alguien, terminar dinámicas de interacción abusivas, empezar a hacer lo que realmente nos gusta o darnos una oportunidad en algún área? ¿Cuánto apego le ponemos a las cosas que tanto nos cuesta dejarlas por distinta sea su naturaleza? ¿Por qué simplemente no podemos decidir cortar con una tijera ese lazo que nos ata y cambiar de camino? Sí podemos hacerlo, sí podemos chasquear los dedos al igual que don Juan y conocer otra realidad que nos dé una mayor sensación de felicidad y auto-realización.




CONVERSATION

3 ya son Blogger@s:

  1. Respuestas
    1. ajajajajaj a nadie!!
      Pero es una estrategia que he usado antes.

      Eliminar
  2. Te entiendo perfectamente!
    Yo también he vivido muchos cambios, principalmente este año.
    Creo que somos muchas las que estamos en busca de nuestra paz interior.
    Y así, no es más valiente el que se queda a ver como se le pasa la vida delante de los ojos.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top