La ablación del clítoris

Por Amal desde Chile


En mi entrada, sobre la cual investigué sobre la vestimenta de las mujeres musulmanas, me llamó la atención un comentario que se dejó, haciendo alusión a la ablación del clítoris que sufrían las mujeres musulmanas. No hay duda alguna de que esta práctica no tiene ningún asidero en el Islam, pero me quedé pensando en este tema dado que alguna vez escuché, leí o vi en la televisión que era una práctica recurrente en países africanos.

Comencé a recopilar información por internet y debo reconocer que cada artículo que leía me provocaba un nudo en el estómago. Tanto la información como las vivencias personales plasmadas en internet eran muy fuertes.



¿Qué es la ablación del clítoris?

El diccionario de la Real Academia Española define ablación de la siguiente manera: Acción y efecto de cortar, separar, quitar. En los textos que consulté, el origen de la ablación del clítoris era difuso; no encontraba precisión respecto a la ubicación geográfica. Sin embargo, encontré un ensayo sobre este tema redactado por el Dr. D. Sylla Abdoulaye el cual me apareció el más indicado para ilustrar este tema.

"En África, el origen de la ablación del clítoris se remonta al Imperio Antiguo egiptonubiense. Según los antiguos Egipcios, el universo consta de un fluido estático, denso y oscuro, el cual contiene potencialmente todas las realidades futuras, se llama  Noun.  Atoum (o  Amon), primera manifestación diferenciada de la energía vital (el Ka), procedente de Noun por deseo propio de transformación (Khéper) es un ser andrógino. Procedentes de él, todos los seres humanos, hombres y mujeres, conservarán cada cual al nacer parte de la androginia divina, es decir, un carácter del sexo opuesto. 

Así, el prepucio corresponderá al órgano femenino del hombre y el clítoris será el órgano masculino de la mujer. Teniendo en cuenta a  Maât, ley universal de la Justicia, la Verdad y la Armonía, con la cual deben conformarse el cosmos, el mundo, la sociedad y el individuo, la unión de dos seres andróginos ocasionará un Desorden Caos capaz de amenazar constantemente a la Creación. Es esta misma lógica la que llevó a los Egipto-nubienses a prohibir la homosexualidad.

He aquí el origen y la filosofía de esta práctica que los africanos perpetuaron a lo largo de los milenios que transcurrieron. Con el tiempo, numerosas comunidades perdieron la memoria y la explicación de esta actuación que tomaron prestada a la región perteneciente a la orilla del Nilo. Hoy en día, algunos consideran que esta práctica es un legado del Islam; ¡de ninguna 
manera ! 

Además, basándonos en los textos antiguos  de los que disponemos, sabemos que Abraham fue el primer semita circuncidado, lo cual sucedió en una época en la que África ya tenía una tradición milenaria en este ritual. Así pues, vemos que tanto la ablación  del clítoris como la circuncisión proceden de una especulación altamente racional de comprensión y de participación del orden natural."


Aproximadamente unos ciento treinta millones de niñas y mujeres han sido sometidas a la ablación del clítoris, se le ha denominado "circuncisión femenina" pero esto es inexacto. Del concepto anterior se podría deducir que es similar a la circuncisión masculina, sin embargo en el caso de las mujeres el procedimiento es más invasivo por lo que disminuye o anula la capacidad de sentir placer sexual.

Suele practicarse en niñas de entre cuatro y diez años, pero en algunas tribus africanas se mutila a niñas de pecho y en otras a mujeres jóvenes. Generalmente es realizada por una partera tradicional o una anciana de la aldea sin formación médica alguna, opera en condiciones higiénicas deficientes y utiliza un cuchillo sin esterilizar, un cristal roto o una piedra afilada, sin anestesia. Incluso es frecuente que se utilice el mismo cuchillo, sin esterilizar, para intervenir a varias niñas.

"Kadi tiene cuatro años, fue arrebatada de los brazos de su madre hace algunos años atrás, ella vive con su padre y su hermana, en algún lugar de Africa, Kadi viajará varios kilómetros a cargo de un extraño para someterse a un rito ancestral, el rito de la ablación.
Kadi durante el largo viaje revive insistentemente una frase, dolor femenino, en su infante memoria recuerda haberla escuchado de su abuela, de su madre, y especialmente de Kumba su hermana, se acuerda de quel día en que Kumba hizo un largo viaje, y se la llevaron temprano, la subieron a un vehículo conducido por un hombre extraño, atrás una mujer con una guagua en sus brazos y otras dos niñas de tres y cuatro años. Kadi esperaba ansiosa el regreso de su hermana, estaba triste y no se explicaba él por que de ese viaje.

¿Dónde estaba? ¿Por qué se la habían llevado?, ni su padre ni nadie le explicaron nada, al igual que a Kumba tampoco le explicaron a donde iba y menos que le harían. Kadi extrañaba a su hermana,añoraba jugar con ella, reírse juntas, correr...
Kumbra tardo algunos días en regresar de ese misteriosos viaje Ese día Kadi corría de un lado a otro, sus pelos se agitaban, estaba feliz por la llegada de su hermana. Kadi, se acerco al mismo vehículo que se la había llevado, con curiosidad miro en un interior, observo que venían las mismas tres niñas mas su hermana, todas con el rostro ensombrecido, con los ojos vidriosos, envueltas en unas mantas sucias, con sus pequeñas manos en la vagina, todas con dolor. Ese día Kumba no pudo jugar con su hermana, le habían quitado parte de su vida, por lo tanto sentía dolor, Kumba habia vivido su primer dolor femenino, a los cuatro años de edad probablemente antes de los quince años le toque vivir el segundo, el de la noche de bodas y a los nueve meses siguientes el tercero."

La historia de Kadi y Kumba es característica de toda niña que vive en una comunidad en la que ser querida, casarse y disfrutar de alta tima implica estar genitalmente mutilada. El no haber sido sometido a la operación conduce a la persecución, al ridículo, a los malos tratos, al trauma y al eventual ostracismo de la propia comunidad.

El hecho que la ablación, una vez realizada, sea permanente y convierta a la mujer en frígida, deprimida, psicológicamente impotente y frustrada no importa a quienes perpetran este horrible acto. El problema es que creen firmemente que actúan en mayor beneficio de la niña.



CONVERSATION

6 ya son Blogger@s:

  1. qué horroroso, es increíble que esta práctica se siga efectuando, ojalá existiera alguna ley que protegiera a las mujeres de la ablación. Buena entrada, muy informativa

    ResponderEliminar
  2. me encanta leer este tipo de entradas, son muy interesantes.
    Es deprimente y muy escalofriante siquiera el pensar que les siguen haciendo esto a nenitas tan pequeñas.. Una verdadera aberración

    ResponderEliminar
  3. Si esto es horrible, una vez vi una película muy buena sobre la historia de una modelo africana que contaba su historia para ayudar a prohibir este acto en las niñas de áfrica. Realmente hottible

    ResponderEliminar
  4. Hola, qué bueno escribiste acerca de este tema. En ningún caso está relacionado con el Islam, de hecho, en nuestra religión hay dos temas claves: 1)la mutilación de cualquier parte del cuerpo está prohibida (tatuajes, piercings, etc) y 2) la vida sexual sana dentro del matrimonio está altamente fomentada. Tanto la mujer como el hombre tienen derecho a sentir placer durante el acto sexual y, es más, es deber del hombre satisfacer a su esposa antes que a él mismo. Así que totalmente opuesto al Islam este asunto de la ablación. La circunsición masculina es otro asunto, pero está demostrado científicamente que no afecta el placer que el hombre pueda sentir y que es la mejor manera de mantener una higiene correcta y prevenir infecciones, incluso prevenir el cáncer cérvico-uterino. Como siempre, la gran sabiduría de Allah está en todo :)

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top