Ciudad vs Campo

Por la_papio desde Chile

Llevo viviendo 5 años por lo menos en la capital de Chile, por razones académicas, y creo haberle sacado todo el provecho a mi estadía. ¿Qué tiene este lugar que no tiene mi lugar de origen? Muchos panoramas, cultura y servicios disponibles. Provengo de una ciudad más pequeña, en donde el dicho "pueblo chico, infierno grande" se transforma en lema, donde la tranquilidad es tal que te tomas tu tiempo para caminar, puedes cruzar la calle sin mirar, confiada en la sensibilidad de tu oído que dice que no hay señal de motor alguno cerca tuyo. Un lugar en donde el aire es más puro y puedes criar una familia sin problemas. ¿Es el paraíso? No, le faltan algunas cosas que a esta capital le sobran.

Fotografía por @la_papio

Siempre esperé este momento en mi vida, en el que podría disfrutar de mi juventud en la capital, lugar en el que llueven los panoramas, hay muchos lugares que conocer, muchas tiendas que visitar, museos a los que ir, personas por conocer, etc. Esperé mucho tiempo para llenarme de eso que le faltaba a mi ciudad natal. Ha pasado el tiempo y miro hacia adelante, ¿dónde quiero ir ahora?, ¿estaré bien acá toda mi vida? Creí que la respuesta era afirmativa, pero nace de mi misma otra necesidad, algo más trascendental.

Una vez escribí aquí que quería ser una hippie, y no es que ande en busca de eso ahora, pero reconozco el llamado interno que me pide el contacto con la naturaleza, con la pachamama (palabra quechua que significa Madre Tierra). Hay muchas cosas que amo de vivir en un lugar tan cosmopolita, pero al mismo tiempo creo que todo lo bueno tiene su lado malo. No me gusta que mi madre tenga razón al decirme "no fumes, suficiente tienen tus pulmones con el aire que respiras acá", o el hecho de que todas las personas en la calle caminen casi trotando y anden de mal humor. Son frecuentes las veces en que he visto peleas entre transeúntes por la más mínima cosa, y no dejo de preguntarme ¿pasa esto en todas partes?

Fotografía por @la_papio
Me gustaría vivir en un lugar que tenga algo de ambos lugares que he nombrado. Necesito estar en un lugar lleno de energía y posibilidades, necesito nutrirme de arte y cultura, necesito nutrir mi intelecto y sentir que el exterior me llama, pero al mismo tiempo necesito poder ver las estrellas, sentir la brisa fresca con olor a naturaleza, necesito estar en un lugar espacioso y algún día poder tener un gran jardín, necesito valorar y rescatar las cosas simples de la vida y escapar de la peligrosa tecnología y globalización. Espero pronto encontrar ese lugar. ¿Ustedes, qué lugar prefieren?



CONVERSATION

5 ya son Blogger@s:

  1. A mi me gustan ambos!!! Pero para vivir me quedo con la ciudad, aunque prefiero ciudades no demasiado grandes...
    Yo vivo en una isla y también es genial..
    Besos
    http://nosinmisaccesorios.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Linda, como te entiendo.

    Viviendo en Luxemburgo, que es un país muy avanzado ( el segundo en el mundo en cuanto a nivel de vida económico) todo es muy top y funciona impreque. Las calles muy limpias, tiendas tops, gente top y cero estrés. La capital no es en lo absoluto como una gran ciudad, extraño Santiago ene se aspecto de tenrlo todo y de todo. Acá es todo bellos y perfecto, pero también chico y te lo recorres todo en un día, la mayoría de los lugares cierran temprano y no hay espacio para la espontaneidad.

    Por eso las dos veces que he ido de visita a Santiago lo aprovecho a concho. Me recorro todo lo que no recorrí en mis 24 años viviendo allá. Voy a todos los museos, malls nuevos, barrios típicos y no tanto.

    No obstante lo maravilloso que es Santiago, ya me acostumbré a mi vida en Luxemburgo. No extraño los tacos, las caras largas en la calle y el metro, que te puedan robar la cartera si andas pajareando, que ciertos lugares son peligrosos en la noche, que si eres mujer no puedes andar sola después de tal hora.

    Si quisiera, podría salir a trotar a las 3 de la mañana y no me pasaría nada. Cuando quiero voy al bosque el fin de semana, hago trecking tranquilamente con mi novio y todo tranquilo. La gente habla idiomas distintos y nunca me tengo que preocupar de que me falte nada.

    Por más que extraño, me agrada la idea de sentir mi ciudad de origen como un lugar mágico que puedo visitar cuando quiera sin necesariamente tener que vivir los lados negativos. Me quedo sólo con los bellos recuerdos :D

    ResponderEliminar
  3. De todas maneras quiero recorrer más campo en mi próxima visita 2013, que mi amor conozca no solo las luces, ruido y olores de la gran capital, sino también presencie la belleza de la naturaleza. Ir al sur, Valdivia, Frutillar. La cordillera y sus alrededores, el aire puro y el paisaje eterno, el sol que quema y las frutas jugosas que nacen bajo sus rayos.

    Tu entrada me trajo ideas para mi próximo viaje, gracias bonita ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena de ensueño también Luxemburgo. De verdad es rico poder vivir ambos lados, cultura y tranquilidad. =)
      El sur es hermoso, una muy buena idea para que lleves a tu novio. Yo estoy hasta pensando en emigrar para allá cuando me independice y mantenga bien.
      Saludos linda! =)

      Eliminar
  4. Yo amo la ciudad! de hecho me pasa algo similar a ti cuando me voy a la playa o me voy de viaje... necesito el ruido, las luces, el movimiento, el tenerlo todo.
    Mi vida es nacida, criada... y vivida en Stgo. De echo, yo todos los viajes que he echo en mi vida, creo que las veces en que más fui feliz, fue cuando estuve en las ciudades... Castro, La Serena, Buenos Aires ... en cambio, cuando estaba en las periferias, sufría, lo pasaba mal, creo que en mis génes, no va eso de la tranquilidad, del parar ... Soy demasiado urbana!

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top