Mi primera clase de sexo

Por La Churro desde Chile


A pesar de que para mi familia conversar de sexo nunca fue un tabú, hay ciertos detalles más explícitos que uno no sabe cómo ni a quién preguntar, y así también cometí muchos errores, dejándome dominar por mis pudores (sí, no siempre fui tan liberal como lo soy ahora). 

Un día, en los inicios de mi vida sexual, llegué a las manos de un hombre que disfrutaba del sexo absolutamente sucio, explícito, casi de película porno y yo sin saber hacer mucho. Él me insistía constantemente que le hiciera sexo oral, yo era bastante pudorosa y a pesar de haberlo hecho otras veces, no me atrevía a mucho, más por vergüenza que por gusto.


La primera vez que le hice sexo oral no me fue tan mal, pero parece que quedó con gusto a poco. Como teníamos mucha confianza empezó a decirme lo que hacía mal y lo que hacía bien, cómo mejorarlo: sigue este ritmo, ahora por acá, acompáñate de las manos, más presión, pon los dientes así para que no me duela… y así, entre instrucciones y práctica, esa tarde en la cama se convirtió en lo que considero mi primera clase de sexo oral. Con los días me fue explicando varias cosas más y exploramos otras tantas, aprendimos y además disfrutamos, las clases se fueron repitiendo hasta convertirme en una experta. 

Posteriormente fui aplicando con mayor frecuencia las milenarias técnicas aprendidas y el cometarios que recibo siempre de partes de ellos es “Oh! ¡¡¡La cagaste!!!... ¿Dónde aprendiste a hacerlo así?”. La respuesta es simple: me dieron clases. Posteriormente han llegado nuevos profesores a mi cama, y así, poco a poco, he ido ampliando mi repertorio y mejorando lo ya aprendido. No hay pecado en preguntar, mi consejo es que no se ofendan al recibir instrucciones, más bien, tómenlo como lecciones y saquen lo bueno de ellas, nunca es malo aprender.

Nosotras no tenemos pene, por lo tanto jamás sabremos lo que se siente bien. Disfruten el sexo, pero también pongan atención, miren y escuchen los comportamientos de sus compañeros, solamente así sabrán lo que están haciendo bien. El sexo no es solamente el goce personal, si su compañero también lo disfruta, mejor lo pasarán ustedes. El poder entregarles satisfacciones que ninguna otra podrá darle (siempre piensen así, que son las mejores) a la larga es mejor y mayor que la satisfacción puramente física. Ahora me encanta, adoro, deliro dándole sexo oral a aquel hombre que pueda disfrutarlo. Si tienen una pareja o casero que sea bueno en la cama y con quien tengan mucha confianza, pídanle clases para que después él mismo (u otro) también les diga: “Oh! ¡Eres seca! ¡Increíble!”.



CONVERSATION

10 ya son Blogger@s:

  1. La mejor manera de hacer las cosas bien :), con instrucciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con un buen profe y una mente abierta se pueden lograr grandes cosas ;)

      Eliminar
  2. que heavy, Churrito!
    a mi tb me da pudor eso de las instrucciones, pero parece que la práctica hace al maestro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Practicar, practicar y practicar. Nada más delicioso jajajaja

      Eliminar
  3. Creo que compartimos el mismo talento :P jajaja. Es importante observar e incluso preguntar cuando no sabes como estás haciendo las cosas. buen consejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen por ahí que no hay preguntas tontas, sino tontos que no preguntan :P Cultiva tu talento entonces jijijijij Besitos!

      Eliminar
  4. Ah no!!! reunión inmediatamente y me van explicando sus técnicas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. wajajaja cuando quiera hacemos intercambio de conocimientos ;)

      Eliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top