Manual del buen invitado

Por Maha Lub desde España

Es fácil encontrar manuales acerca de cómo ser una buena anfitriona pero... ¿Y de cómo ser una buena invitada? Por ahí dicen que te reciben según te presentas y te despiden según te comportas. Hace poquito he recibido una de las peores visitas que os podáis imaginar, ¡salté de alegría cuando se marchó! Por eso he querido hacer esta entrada. ¿Os cuento la pesadilla? Uy no, chismorrear está muy feo, bueno quizás luego, primero voy a dar unos tips con los que ganarse el cariño de todo aquel que os abra sus puertas. ¡Si es que quedar bien no cuesta una puta mierda, joder!

  1. El hogar es el refugio más sagrado de una persona, respeta su energía y su equilibrio. Si vas a pasar unos días en casa de alguien, no entres como un elefante en una cacharrería, procura que tu presencia sea liviana.
  2. Ni desagradecida ni falsa, muestra gratitud sin pasarte.
  3. Colabora en todo cuanto puedas y cuando cagues limpia tu mierda, sí, estoy usando un tono poco protocolario pero no me toméis de un modo plástico, incluso cuando vamos a una casa en la que hay servicio, los señores no pagan a la muchacha para que nos atienda.
  4. Compórtate de forma respetuosa con todas las personas y animales del hogar. ¿No te gustan los perros? Pues si en la casa hay perros mejor te lo callas y les das unos mimitos.
  5. Toma la confianza que te den pero nunca la que no te han ofrecido. Tomarse confianzas está muy feo pero si te dicen que en la nevera tienes agua, ve y la coges.
  6. Espléndida en la justa medida. Agasajar con regalos está muy bien pero, si no conoces bien los gustos de tus anfitriones, puede llegar a ser algo incómodo. Si se da el caso de que te hacen un encargo tipo trae pan, no seas miserable y estírate, nada de una pobre baguette, pilla tres o cuatro.
  7. Intervén en las conversaciones y en los silencios. Si acudes a una cena, lo adecuado es que formes parte de las charlas que surjan y que incluso tú, saques algunas. En el caso de que estés pasando unos días, cuando en la casa oigas silencio mantenlo; es posible que a tus anfitriones no les apetezca nada tener que conversar antes del café.
  8. NO MONOPOLICES EL MANDO A DISTANCIA, es más, ni lo toques.
  9. Evita el rollo autista enganchada en tu celular, reserva los whatsapp para los momentos de silencio.
  10. No alargues tu estancia a no ser que te lo pidan encarecidamente.

Imagino que habrá muchos otros tips para lograr ser la invitada perfecta pero os aseguro que con estos, quedaréis bien allá donde os reciban.

¿Os cuento ahora lo de mi visita pesadilla?

¡Ding dong! Abro la puerta y aparece el marido de una conocida, ha perdido el avión y dice que hasta dentro de dos días no hay otro vuelo.

_¿Me puedo quedar aquí???
_Bueno, la habitación de invitados está ocupada, te puedo prestar mi cuarto. (Soy gilipollas lo sé)
_Déjame tu ordenador para sacar otro billete. ¡Ooops! Mi tarjeta no funciona, ¿puedes...? (Ya os imagináis lo que sigue, ¿no?)

Esta fue su entrada, no os hacéis una idea de lo que fueron los dos días que permaneció en la casa. Cuando recuperé mi habitación, me tocó hacer una limpieza profunda y tirar casi todo lo que tenía en el cuarto de baño, ¡el muy guarro había estado utilizando incluso mi maquinilla de afeitar! ¿Os lo podéis imaginar???

¿Alguna vez habéis tenido que sufrir invitados como ese cochinaco? ¿Cómo fue la experiencia???



CONVERSATION

12 ya son Blogger@s:

  1. muerooooooooooooo!! yo no soy muy buena para recibir visitas, como que soy celosita con mi espacio. pero tp tan maneada....con esa visita lloro!! =0

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno y aquí no he puesto casi nada de lo que fue la visita!!! si diera detalles nadie los creería, estoy segura... yo lo viví y todavía me cuesta creerlos!

      Eliminar
  2. Hay cosas que dependen de la cultura, o de la familia a la que visitas. En la mía la visita tiene privilegios con el televisor, y en casa de mi abuela no es cualquiera al que le encargan cosas. Sin embargo, todos tus consejos tienen algo en común con los que yo hubiera podido mencionar: se centran en respetar el espacio de quienes te han recibido en su casa, y tratar de integrarte y ser amable. Son difíciles de practicar para gente que no sabe respetar, o gente que fue a tu casa como quien va a un hotel, no por la relación contigo.
    Suerte que no me ha tocado recibir alguna visita a sí, que yo tampoco soy de lo más diplomática y quien sabe. Jaja
    En fin, a ver si recuerdo eso de los consejos, que al fin de cuentas yo siempre llego como pollito comprado, y luego si me descuido hago alguna tontería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay el pollito comprado!!! qué frase más graciosa! jijijijiji....
      no sé que decirte de eso de la cultura, creo que es más un tema de empatía. he tenido a personas muy brutas en mi casa que han sido un encanto y otros, como el susodicho, siendo muy cultos y con una educación envidiable han resultado una pesadilla.
      ¿le seguirías dando privilegios con el televisor a una visita si te tiene 2 días viendo fútbol americano y documentales de guerra? ¿o si te despierta a las 8am con las carreras de motos a todo volumen después de haberte tenido en pie hasta las 5am?

      Eliminar
  3. Igual que la Ajonjolí no soy buena para recibir visitas por más de unas cuantas horas.
    Me encanta el orden y mis espacios por ende muero si alguien me los desordena. Hay invitados tan patudos, gente sin buenos modales, una lata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. viviendo en un paraíso de la costa, estoy muy acostumbrada a recibir visitas, todo el mundo viene a veranear a mi casa. sin embargo, maromos como el que comento me están haciendo volverme como vosotras. a partir de ahora, antes de abrirle mi casa a alguien, voy a tener que hacerle un test psicotécnico!!!

      Eliminar
  4. Respeto, respeto, respeto. Esa es la clave. A mí tampoco me gustan las visitas muy prolongadas porque soy celosa de mis cosas, mis espacios y además tengo muchas manías.
    Hace un día se fue la visita que tenía, y a tu entrada sumado a mi experiencia sólo puedo agregar: Por favor señor invitado, respete las manías del dueño de casa y no haga caso omiso argumentando que son absurdas... sí, probablemente lo son, pero esa NO es su casa. RESPETO!
    Buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TOTAL!!! las manías de los anfitriones deben ser ignoradas por completo! damos permiso para destriparlas cuando el invitado regrese a su casa, pero mientras esté de visita, a callar se ha dicho!

      Eliminar
  5. Que le paso a mi comentario T_T......... lo escribire again T_T

    ResponderEliminar
  6. Que le paso a mi comentario T_T......... lo escribire again T_T

    ResponderEliminar
  7. Muy pocas personas vienen a mi casa porque queda lejos de la civilización. Y las que se atreven y se les deja permanecer aquí se les agasaja, aunque siempre resulta ser incomodo ser invitado porque cuesta saber qué está bien o está mal y siempre es bueno preguntar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. desde luego que es bueno preguntar pero algunas preguntas son todo un compromiso. te pondré un ejemplo sucedido con el pesadilla: mientras estoy preparando el desayuno (cappuccinos, tostadas, fruta, mermeladas, queso, pavo...) el tío va y me pregunta, "¿te importa que me corte un poco de jamón? acabo de lavarme las manos"; puede parecer una pregunta inocente pero, para que nos hagamos una idea, estamos hablando de una pata de jamón ibérico que cuesta como unos 500€, este tipo de jamón requiere un corte muy técnico que es muy difícil de hacer, de hecho yo no me atrevo ni a tocarlo, cortarlo mal supone estropear la pata entera! pues el muy mamonazo me preguntó eso mientras destapaba el jamón y agarraba el cuchillo, ¿qué le iba a decir, no puedes?
      creo que hasta para hacer preguntas hay que ser comedido...

      Eliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top