Remendar ❤



Por La Churro desde Chile


Como a todos, la vida me ha dado muchas lecciones, pero también como todos, no siempre logro recordarlas y tropiezo varias veces con la misma piedra. Por ese motivo es que me gusta escribir y releer miles de veces mis andanzas, así no me olvido de los tantos fail que he vivido. Pero las lecciones más importantes requieren algo más que un trozo de  papel, por eso en mi piel llevo algunos tatuajes. Todas las mañanas al verme desnuda al espejo, mi mente recuerda lo que mi corazón testarudo se empeña en no querer entender. Hoy les contaré la historia del último diseño que plasmé en mi piel, justamente en honor a ese mal corazón que tengo.


Recuerdo cuando era una pequeña e inocente Churrito, a diario viajaba sola en micro desde el colegio a mi casa para ir a almorzar, mirando el paisaje y pensando en la inmortalidad del cangrejo o la importancia del hoyo en el emboque (expresiones chilensis que indican el pensar en nada trascendente). Durante años vi en muro algo destruido por los años y el óxido, una palabra escrita con aerosol negro que no tenía mucho sentido. Con letra ligada y trazos muy simples, casi infantiles, estaba escrito “remendar” terminando aquella línea de aerosol en un corazón. Veía ese rayado a diario y me preguntaba qué significaba esa particular palabra para quien la había escrito. Es una palabra simple, común, vulgar y que incluso no se usa mucho en la cotidianidad chilena. ¿Cuál era su valor que meritaba ser plasmada con grandes letras en una solitaria calle?

Por aquella época la tecnología no era tan accesible como hoy, así nunca le saqué fotos. Con los años dejé esa cuidad y, cuando regresaba de visita ya cambiaba la micro por los taxis, así que nunca más volví a pasar por aquel escrito. Pero siempre me pregunté por qué esa imagen y esa palabra quedaron tan grabadas en mi mente. Algo en ella me atraía.

La vida me ha traído innumerables hombres y con ellos, miles de malos amores. Mi corazón lo han roto una y otra vez y como por fortuna para mí, si no llueve, gotea, siempre ha habido un hombre que sepa darle primeros auxilios. Siempre hay un clavo que saca a  otro clavo, pero también un mal amor se olvida con un amor peor, un sufrimiento se olvida cuando llega un dolor más grande. No digo que todos ellos hayan sido malos, muchos me regalaron momentos de incalculable valor, miles de sonrisas y lecciones de vida, pero era yo la que buscaba algo erróneo en ellos. No le puedes pedir a un alma inocente que repare el daño que otro hizo. Hoy después de haber llorado tanto y darme cuenta de la enorme lista de nombres que intentaron reparar aquel roto corazón, me di cuenta que ninguno lo logró simplemente porque ese poder no estaba en ellos

Soy yo misma quien debe reparar mi corazón roto, soy yo misma la que debo solucionar mis propias carencias y encontrar esas respuestas en mi interior. No hay ningún hombre ni ningún amor, bueno o malo, que pueda hacer en mí una cirugía a corazón abierto que borre todas las cicatrices, llantos y recuerdos que hay en él. Soy yo misma la que debe aprender a remendar; remendar mi corazón roto.

Y ahí entendí por qué ese rayado caló hondo, cobró vida y se metió en mi mente. Por un motivo no lo olvidé: era una señal de la vida, era la lección que debía aprender. Pero como soy bruta, por más que escribía una y otra vez “remendar” en cuanta superficie encontrara, no lo aprendía. Así que a punta de dolorosas agujas y tintas imborrables en mis costillas intento recordar. Sí, la parte más dolorosa de tatuar para aprender la lección que justamente más dolores me ha costado. 

Así que desde hoy, me miro desnuda al espejo y recuerdo que debo tomar hilo y aguja para comenzar a remendar ese corazón. Quizás no quedará como antes, pero aún funciona. Y como es de testarudo de seguro seguirá latiendo intensamente y se seguirá enamorando y sufriendo toda su/mi vida.

A mitad de trabajo e intentando sonreír... ¡Qué dolor!
Posando el trabajo terminado como buena PornoStar
Remendar y Maktub. Ya les contaré sobre este último



CONVERSATION

12 ya son Blogger@s:

  1. Bella Churro, que linda entrada, abriste tu corazón. Muy valiente, a veces hay que hacer de tripas corazón, sobre todo cuando uno es bruta y le cuesta aprender, hallaste la manera de ir por aquello que te va levantar, y lo necesitas recordar a diaria a tu manera. Lindo tatuaje por cierto :) besos y todo mi apoyo con ese gran desafió de vida. muack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si po, este Churrito tiene corazón tambipen y no sólo hormonas jajaja.
      Cuesta aprender y sobre todo cuando una es bruta, pero bruta con ganas. Como dicen por ahí: estamos trabajando para usted.
      Gracias por comentar. Besines

      Eliminar
  2. Qué bella palabra y qué simbólico haberla tatuado.
    Que bueno que comprendieras que la tarea está en ti y no en un otro... generalmente olvidamos que somos nosotros los que debemos trabajar en arreglarnos y no pasarle ese peso a otros.
    Ya encontrarás sabiduría en el proceso que te permita darte cuenta que tal vez el indicado no es el que no te hace sufrir (a veces sufrimos por leseras, pero que al fin y al cabo se solucionan y superan) sino que el que te ama lo suficiente para "remendarlo" (con esto me refiero a enmendar sus errores y no necesariamente tus heridas de guerra).
    Fuerza y muy bello post =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan los comentarios, porque uno va aprendiendo cosas de uno mismo a través de la lectura que hacen otros. Precisa la frase que dices, remendar como acto de enmendar los errores propios. Las heridas de guerra ahí quedarán, hay que aprender de ellas para que valgan la pena.
      Gracias por tu lindo comentario.

      Eliminar
  3. Amiga, te quiero mil y has hecho bien. Felicidad por ti :)

    ResponderEliminar
  4. Remienda cuantas veces necesites hacerlo. Y cuando sientas que no puedes sola yo estare lista con una aguja y un hilo para ayudarte a terminar tu labor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! Que lindo comentario mi Ajonjolí <3 <3 <3 Muuuuchas gracias. Sos un sol

      Eliminar
  5. Amiga me encantó! Tu post, la huella en tu piel, tu pose, todo!
    Ahora entiendo de donde viene ese 'Remendar'. Me gusta.

    Y cuando otro paseo pseudo-romántico por la pileta con luces?? jajaja (ahora sabes quien soy).

    Te adoro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo te adoro a ti! Siempre has sido parte de todos mis procesos y fases, y sé que segurás ahí ayudandome a "remendar".

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top