Virtudes convertidas en defectos - La magia está en creer

Enviado por loquepiensoenletras desde Chile 


La primera vez que me pregunté en qué momento las virtudes habían pasado a convertirse en defectos fue cuando me dijeron "eres demasiado inocente a veces"; ni hablar de cuando uno de los amores de mi vida no quiso tener nada conmigo porque supo que sería el primero, ¿no se supone que eso es casi un motivo de orgullo o me quedé pegada en la época medieval? ¿En qué momento el esperar para "ese alguien especial" pasó a ser un defecto y no una virtud?


Ha habido otras situaciones en que me han dicho lo mismo casi como reto, yo me pregunto qué pasa con la visión. Por ejemplo:

- ¡Es que eres demasiado ingenua!
- ¡Es que confías demasiado en la gente!
- Es que te pasa por ser muy buena persona.
- ¡Es que eres demasiado confiada!

O sea, es verdad que todo en exceso es malo, es verdad que muchas veces las personas abusan de las otras cuando se dan cuenta que son "buena persona", pero también es verdad que una actúa en base a sus propios actos pasados; como decía mi abuelita, "el ladrón cree que todos le van a robar", y es comprensible, pero, ¿acaso uno no puede ser de verdad, así sin que parezca algo extraño o criticable? No digo que sea una Sor Teresa de Calcuta ni me estoy promocionando como la próxima santa para Chile, pero confío en que alguien me devolverá algo si se lo presto, porque si a mí me prestan algo yo lo devuelvo. Mi mejor amigo es hombre y jamás tuve algo con él, entonces por qué no creer en la amistad entre hombre y mujer (y ojo que es guapo, pero nunca me movió ni una sola hormona)... Si un mino me dice que tiene una amiga con la que nunca ha pasado nada, no tengo porque no creerle porque con mi mejor amigo guapo lo he vivido. Es verdad que más de una vez han traicionado mi confianza o se han aprovechado de mí, pero son los riesgos que se corren por ser así, finalmente cuando pasa eso con las personas, el abrir los ojos te hace ver que en realidad no valía la pena tenerlas al lado y termina siendo para mejor. Una vez le dije a alguien y lo confirmo ahora, prefiero mil veces sufrir una decepción que andar por la vida de desconfiada o pasándome rollos por todo. Como dice el eslogan de un conocido comercial de navidad: La magia está en creer.




CONVERSATION

4 ya son Blogger@s:

  1. hubo un tiempo en que me converti en la chofer de una amiga, laprimera vez que me llamó a las 12 de la noche para pedirme que la fuera a buscar, que estaba curada y sufria por amor no tuve problema en levantarme e ir en auxilio de mi amiga pero despues cada vez que quedaba botada me llamaba, cada vez iba mas desganada hasta que un dia le dije que tomara un taxi y que si no tenia plata se fuera a mi casa y yo lo pagaba pero que no estaba ni ahi con levantarme nuevamente para ir a buscarla, es verdad que muchas personas abusan de la buena voluntad de otros

    ResponderEliminar
  2. El problema es que la gente abusa de las bunas personas. Esa persona no está mal, es el mundo el que está torcido. Sin embargo soy una convencida que cambiar el mundo comienza en cambiar uno mismo, volverse mejor persona y así proyectar amor a quienes te rodean. Si todos pensamos así, quizás pronto las cosas dejarán de ser una mierda.
    Bonita tu reflexión.

    ResponderEliminar
  3. Concuerdo con la churro, el mundo está mal no uno que va en base a sus ser y sus valores, no podemos dejar de ser como somos por los demás, el problema es que muchas veces las duras y grandes experiencias de la vida nos hacen ser desconfiados, precavidos y más duros, hasta llegar a tener una gran coraza frente a los demás. Es difícil ser así de amable, puro o creyente en el mundo cuando el mundo te golpea a diario con lo contrario. Pienso que las personas que son así deben encontrar un lugar en él para aportar con tu magia, algo que los mantenga así,un lugar seguro para poder creer. Por ejemplo hacer alguna buena obra, ser solidario de alguna causa, etc.

    ResponderEliminar
  4. uufff, si les contara las decepciones que he pasado dan para un libro, y aunque uno con la del picado a veces dice "me volveré una golfa (me encanta decir golfa desde que lo vi en una teleserie una vez jajajaja), ya no ayudaré a nadie no prestaré nunca más algo al final la esencia no lo permite y uno vuelve a confiar porque simplemente es la forma de ser...........pero si, como le dije una vez a un susodicho cuando me dijo "es que eres muy ingenua"....prefiero decepcionarme que andar de desconfiada por la vida...

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top