#OverlyLove 8: ¿Eres adicta a las relaciones?

Por @p0ps_ desde Chile


No tener un hombre en
quien concentrarnos es como suspender el consumo de una droga, a
menudo con muchos de los mismos síntomas físicos y emocionales que
acompañan la verdadera suspensión de una droga: náuseas, sudor,
escalofríos, temblor, ansiedad, una forma obsesiva de pensar,
depresión, imposibilidad de dormir, pánico y ataques de angustia. En un
esfuerzo por aliviar esos síntomas, volvemos a nuestra última pareja o
buscamos una nueva con desesperación. 

¡Ay que atroz, niñas, por Dior!

Confiésenlo, los hombres (y las mujeres) somos una droga. Y es así como algunas de nosotras no paramos de tener y tener novios... y terminamos con uno, para caer en los brazos de otros. 


"Lo que duele, no siempre daña", pero es molesto y hace pasar momentos súper fomes. En efecto, cuando uno termina una relación se siente pésimo. Te sientes mal emocionalmente y físicamente. Lloras con esa pena desde la guata. La última vez, yo pensé que me daría un infarto de tanto llorar. No conseguía sentirme con la capacidad de poner los pies sobre la tierra. Hasta que llegó este libro a mis manos y me reconocí una adicta a las relaciones, por la incapacidad que tenía de pensar en mí misma y seguir adelante, sola, como debe ser. De pronto encontré la justificación a tantos años de pololos. 


Afortunadamente, y como últimamente he dicho, "aún me tengo a mí misma" y si es lo que hay, entonces habrá que hacer algo con eso que hay. 

Quiero expresar en esta columna mi admiración a todas aquellas mujeres que tienen la capacidad de parar, de vivir su dolor, de estar solas, de reencontrarse, de mirarse, de quererse, de regalonearse, de valorarse, no todas pueden vivir lo mismo. Yo he conocido a muchas, y vaya por Dios que si hay algo que quisiera que me diera la vida es el valor que cada una tiene para enfrentar la vida después de una separación tan dolorosa. 

*Columna basada en "Mujeres que aman demasiado" Norvin Norwood



CONVERSATION

17 ya son Blogger@s:

  1. Me declaro adicta. Cada vez que engo una pelea o termino una relación mi cuerpo somatiza y me enfermo de verdad, muchas nauseas, vómitos, mareos... es terrible!
    Hace más de un año que paso por una etapa de soledad, asumir y la cosa ha ido bien... pero un adicto nunca deja de serlo. Mi corazón late una vez y de seguro recaigo.
    Dicen que asumir una adicción es el primer paso para superarla... espero no recaer.
    Un abrazo a todas las adictas como yo, juntas lo superaremos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo mil. Yo tb somatizo en mala, es tanto que he vuelto a mi peso de los 20 años, bajando más de 10 kilos, porque soy incapaz de mandarme atracones de comida, ando tan señorita pa mis weas; lo único que me calma la ansiedad son los malditos cigarros, que parecieran ser a todas luces, mis mejores aliados.
      He logrado mantenerme más de 2 meses sola, he logrado discriminar entre el loco que me gusta de verdad y el loquito que me es super funcional. Me he encontrado con sorpresas, muchas sorpresas, me he dado la oportunidad de pololearme y de dejar de buscar eso que me falta en un otro y ha sido maravilloso, tanto así que a veces (y muy pocas) me enrollo con cagaré y me quedaré así por siempre.
      Gracias por comentar, linda!!! ^^

      Eliminar
  2. Cuando verdaderamente terminé mi primera relación de amor potente, pasé por un período de varios meses oscuros, anestesiada de mis sentimientos para poder así funcionar como ser humano social sin pasar hecha una bolita en mi cuarto. Realmente no recuerdo qué fue lo que hice por meses desde la ruptura definitiva, salvo ir al trabajo, volver a la casa de mi madre, comer y dormir supongo. Pasaron creo que 4 meses antes de atreverme siquiera pensar en salir de mi cuarto para hacer algo que no fuese trabajar, comer o ir al baño. Mi mundo era totalmente automatizado, sin propósito más que el de acatar a las rutinas predispuestas.

    No fue hasta que la empresa en la que trabajaba quebró que me vi obligada a despertar de mi estado zombie y replantearme qué era lo que haría con mi tiempo una vez que llegase mi último día de trabajo.

    Anteponiéndome a un indefinido período de absoluta reclusión en mi pieza volviéndome un estropajo hediondo y obeso, tomé la primera decisión de recuperar un estado de sana existencia emocional y me propuse no quedarme en casa, y salir al mundo, como fuese, y conocer gente nueva. Mi plan no era conocer a un "nuevo amor", era más básico que eso. Mi plan era simplemente encontrar un foco de distracción humana que significara un quiebre de mi período de hibernación social y emotiva.

    Fue así como en mi investigación me topé de improvisto con el mundo de citas virtuales y de ahí comenzó el largo retorno al bienestar emocional y profesional.

    El propósito de este relato es constatar que no hay que tenerle miedo al SENTIR NADA. El período de luto y dolor que se gesta inmediatamente después de una ruptura amorosa llega prontamente acompañado de una etapa incómoda y atemporal, que es el no sentir nada. El cuerpo eventualmente somatiza el llanto constante y el dolor mental, cerrándose a seguir sufriendo y optando envés por vaciar toda energía, tanto positiva como negativa, para así poder recuperar fuerzas físicas.

    El "no-pensar-nosentir" es BUENO. Nadie nos tiene que obligar a salir altiro a saltar de carrete en carrete, de cama en cama. Encuentro que fue bakán que me di el lujo de poder estar tranquila en mi silencio, es casi como una actitud de meditación trascendental a nivel inconsciente.

    Si se busca la distracción tan luego, a fin de cuentas pasamos a SUPRIMIR la raíz de nuestros problemas, no hacemos un cambio BIOLÓGICO de las trampas mentales y emocionales que escondemos dentro de nosotras, que nos llevan a cometer los mismos errores una y otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente consejo. A veces a una le da por "recuperarse" de un tirón, pero si eso no resulta ni con un resfriado, ¿cómo esperamos que funcione con esto que es más profundo y complicado? Al final todas tenemos nuestro ritmo, nada más cruel con una misma que tratar de alterarlo. Igual que tú voto por el duelo, aprender y disfrutar sin segundas intenciones... ¡pero pucha que cuesta! :S

      Eliminar
    2. Mandy!
      necesito tenerte en Chile raaai naaau!

      Este era una de las piezas del rompecabezas que me hacía falta. Es tan cierto lo que dices, no hay que tener miedo a no sentir nada. Creo que en este momento eso me pasa, no siento nada por ninguno, todo es por la buena onda, por el cariño inmenso, que no es en lo absoluto superior al amor que me tengo a mi misma.

      Al igual que tu, me siento agradecida de haber podido lograr lo que vivo. Me siento empoderada, sana, más resuelta, grande y construyendo relaciones desde lo real y no desde la falta.

      Muchas gracias por comentar!

      y yuuupiii! queda poquito para tenerte con nosotras otra vez!!!!

      Eliminar
  3. Yo creo que una de las mejores cosas para perderle el miedo a la soledad es irse a vivir solo, y todo lo que digo es por la experiencia ..todas pensamos "uuy q facil es escribirlo"

    tener tu propio ambiente conocerte a ti misma en esos momentos y si estas aburrida tener hobbies:

    - salir a andar en bicicleta cuando se te de la gana
    - poner musica fiestera a todo chancho sin ninguna razon especial
    - decorar tu espacio a tu pinta
    - ir a Japi jane !
    - aprovecha y metete a cursos, diplomados, estudia una carrera corta..

    - no recrimine a sus amigas que si-estan-en-pareja porque se hayan enfrascado en sus relaciones y casi no las ves ya..enviele un email invitandolas a ella y a su pololo a tomarse una cerveza en tu barcito favorito y cuenten anecdotas y viajes

    - no se ande comparando con lo que los demas han logrado y uno no..ellos tambien querrian momentos de solteria para hacer lo que "se les de la gana"

    y finalmente todo tiene un equilibrio en la vida, es natural siento yo escucharse a uno misma y tener las cosas claras..QUE es lo que realmente quiero?...



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo viví sola y es lejos lo mejor!! ahora estoy haciendo los pesitos para volver a hacerlo

      Eliminar
    2. Yo creo que más allá del miedo a estar sola, es el miedo horrible de estar con uno mismo.

      A mi me pasaba hasta hace muy poco tiempo (hablo de semanas) que sentía que era fome estar conmigo. No había brillo, no me reía con nada, todo lo que planeaba lo pensaba en dos, cuando ese otro ya ni siquiera existía, y como no estaba, entonces se acababa el plan.
      Hasta que en un instinto de sobrevivencia, cuando toque fondo, fondo, fondo y pensé que o me sacaba de ese estado yo misma o el segundo paso era de frentón ir al psiquiatra y medicarme, decidí intentarlo sola y lo logré, desde ese preciso instante, nada me detiene.
      Salgo mucho sola, hasta carreteo sola!!! MINA SOLA EN LA INMENSA OSCURIDAD DE LA NOCHE... sin atados, y me ha ido bien, lo he pasado súper!

      Muchas gracias por comentar! ^^

      Eliminar
  4. quiero ese libro ahora!

    ResponderEliminar
  5. Cuando se pasa mucho tiempo en una relación y de repente termina así como así, es lógico que haya una etapa de ajuste; nos acostumbramos a una serie de estímulos y luego nada de nada; ¡obvio terminar como zombie! (aunque sea por dentro). Es importante darse tiempo para UNA, con amigos, sola, como sea, pero para UNA. Si no nos damos ese tiempo es muy fácil terminar en una relación sólo para volver a sentir "ese algo", sin ver si realmente queremos esa relación o haber aprendido lo que no nos gustaba de la anterior :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he sentido una necesidad horrible, desde las entrañas mismas, de sentir eso que sentía.
      Terrible!!!
      Afortunadamente, nadie a la fecha me ha vuelto a hacerme sentir de ese modo, más que la montonera de obstáculos y barreras que he enfrentado.

      Gracias a DioR!
      Un beso, linda!

      Eliminar
  6. El tema de la adicción a las relaciones es un problema físico real que sufren muchas personas, la comparación con la suspensión del consumo de una droga es muy acertada. Aunque más que de adicción a las relaciones, tendríamos que hablar a la adicción al principio de éstas.

    Cuando nos enamoramos, en el cerebro se segrega F.E.A. y esto es un grandísimo subidón, un éxtasis en toda regla. Pero qué pasa con las drogas??? Que el cuerpo se acostumbra a ellas... por eso es que el enamoramiento dura entre 6 y 18 meses, posteriormente esos sentimientos iniciales evolucionan. Pero qué pasa cuando alguien es adicto a la F.E.A., una vez que su cerebro se acostumbra al subidón que le provoca su pareja, deja de sentir ese éxtasis y busca una persona nueva que se lo haga sentir, los adictos a la F.E.A. buscan parejas nuevas constantemente y son prácticamente incapaces de mantener una relación estable.

    P.D.: Aquellas que quieran un pequeño chispacito de F.E.A., que coman chocolate negro, eso despertará esa droguita en su cerebro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que buen dato lo del choco

      Eliminar
    2. Eso es!
      Adicción a la adrenalina del proceso de conquista.

      ¿Hay momento más maravilloso que ese?

      Es cierto cuando dices que cuando este periodo de enamoramiento pasa, uno tiene la necesidad de volver a sentirlo, entonces recurre a otras personas (una tercera o una nueva)

      Muchas gracias por tu aporte!
      Cariños a España!

      Eliminar
  7. Yo creo que el tema pasa por desconectar un poco el cerebro del corazón, y actuar un rato con el cerebro, eso hacemos los hombres y lo que hace, por lo tanto, que sea "simple" y rápido superar una relación. Y si a eso le sumamos ratos de esparcimiento, carrete, deporte, etc. Que no le permita al cerebro "pensar" y dar vuelta sobre el mismo tema, todo resulta aun mas fácil. El problema es como se llega a eso, no es fácil, pero se puede. Lo importante es que entiendan que SÍ PUEDEN estar solas (lo que no significa estar en soledad), que tampoco significa que se les pasará el tren o que sea un delito que su facebook diga por algún tiempo "Soltera", hay ciertos tabues que se deben romper primero en sus yo internos, porque el tema ya no es que sean adictas a las relaciones, si no que el tema es que son adictas a no estar solas... Y eso a la larga pasa la cuenta.


    Y eso de la adicción a la adrenalina del proceso de conquista, nosotros le llamamos "Ahogamiento" o crisis de "Olguita Marina" vamos por ahí buscando esa constante adrenalina, estemos solos o en pareja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni que fueramos roboC!

      Las mujeres, lamentablemente, tenemos el cerebro conectado con el corazón y con la guata, así amamos demasiado desde la razón, desde lo emocional y desde lo instintivo. Amamos a más no poder.

      Está difícil disociarse. Me pasó un tiempo que mi cerebro justificaba y mi corazón anhelaba cosas súper diferentes. No hubo más remedio que el tiempo. El maldito tiempo que todo lo-cura!

      Insisto en creer que el tema no es quedarse solo, porque de eso no hay mucho, siempre se está en contacto con un otro en diversas circunstancias. El tema es aprender a estar con uno mismo, no buscar en esos otros lo que te falta y desde ahí construir relaciones sanas. Uno no sólo puede encontrar eso que le falta en una pareja, si no que también en amigos, en compañeros de trabajo. Por ejemplo, si necesitay carretear para no pensar (en lo que sea que te complique), ¿A quién buscas? Obvio que a la amiga más carretera de la vida y te olviday de la amiga que te enfrenta, es lógico. Por eso, insisto, uno NO debe construir relaciones en base a la falta. Uno debe ser completito para el otro y construir relaciones desde la libertad.

      Y en relación al tema de la adrenalina... pfpfpfpfpf!!! estamos llenas de Olguitas Marinas en BEBLOGGERA xD

      Eliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top