Be Madrastra, Princesa: ¡Papelón!

Por Maha Lub desde España 


Quisiera poder ser como las madrastras malvadas de los cuentos de hadas… ¡WAAAJAJAJAJAAA! No penséis que me he vuelto loca, no, ni os creáis a salvo de pronunciar mis mismas palabras. No importa que de niñas soñaseis con ser las princesas del cuento, tal y como va el mundo, ninguna princesa está a salvo de convertirse en madrastra. Si no me creéis, ¡corred a revisar las estadísticas de divorcio en vuestros países! En solo diez años, ¡el número de divorcios en España supera al número de habitantes de todo Chipre!

¿Eres madrastra? Si no lo eres, tarde o temprano es muy posible que te toque vivir ese rol, entonces seguro que como yo, en lo más profundo y retorcido de tu imaginación, desearás ser tan temida y respetada como las madrastras malvadas de los cuentos de hadas. Por mal que terminasen, ellas sí que se lo montaban bien, haz lo que te digo o te enveneno, te esclavizo, te encierro, te… te… te… “Whatever”, como diría el lobo viendo a Caperucita lavarse los bajos en el río, “¡JODER SI HA CAMBIADO EL CUENTO!”.


Las madrastras de hoy tenemos las manos muy atadas y se nos toma por el pito del sereno (esta expresión sonará de lo más obscena a quienes no sepan lo que es un sereno). Resulta que soy madrastra, ¿no os lo había dicho? Sí, soy madrastra y por más que lo repita no termino de asimilar el papelón. Además, varias amigas mías son madrastras y algunas conocidas también lo son. Es increíble la inmensa fuerza de unión que ejerce un ridículo sustantivo tan "obsoletamente peyorativo" (aclararé la rimbombancia al final); os lo juro, ponedme delante a la mujer más contraria a mí, a la que más me pueda costar entender, hacedla madrastra y como por arte de magia, ella y yo podremos conversar y comprendernos en profundidad con una simple mirada.

Por suerte, algunas de mis amigas madrastras ya han superado las etapas más difíciles de este angustioso proceso, sus palabras y consejos me están sirviendo de gran ayuda. Otras están en el principio, fase que yo ya tengo ganada. Y cuando escucho los espumarajos que escupen de sus hijastros las que, como yo, están lidiando con el lapso de la preadolescencia, me siento tan aliviada, no es de ser mala persona cagarse en privado en la puta madre que parió al niño, es natural y humano.

¿Eres una princesa convertida en madrastra? Pues tienes todo un papelón por delante y por eso he querido crear Be Madrastra, Princesa, una sección en la que podamos compartir experiencias, temores, consejos, estrategias y demás claves que nos ayuden a superar airosas los conflictos a los que nos tenemos que enfrentar. En la siguiente entrega exploraré el sentimiento de culpa que arrastran nuestros príncipes azules, ¿cómo nos afecta y qué podemos hacer para estar a salvo de su efecto dominó? Examinaré ejemplos exitosos y casos perdidos con la esperanza de sacar algo en claro. Si sabes de lo que estoy hablando no dudes en compartir tu experiencia, podrá ser de gran ayuda para muchas mujeres; envía tu historia a bbinternacional@bebloggera.com usando como asunto BMP.


______________________________________________


Este anexo está dedicado a aquellos que dictaron lo siguiente en el Diccionario de la lengua española, para qué escribirlo, mejor lo muestro:


¿Del despectivo de madre? ¿Cosa que incomoda o daña? Muy señores míos, el respeto que les tenía se acaba de esfumar, háganme el favor de irse todos a tomar mucho por culo. Al parecer esta entrada del diccionario debió ser escrita hace 300 años, estaría bien que la RAE celebrase su cumpleaños actualizando en serio sus miras. 



CONVERSATION

5 ya son Blogger@s:

  1. Jajajajajaja!!! Muy pero muy genial!
    Soy madrastra de dos, con uno me llevo unos escasos tres años, mientras que a la otra le llevo diez (mi pareja es bastante mas grande que yo).
    Toda una experiencia (no) religiosa! jajajaja.
    Arranque con la nena, que me creía su amiga, su papa (mi novio en cuestión) se encargó de decirnos que no era así. Me agarró a mi y me dijo "tu rol es otro". Tal vez si no le hubiera dado bola, ahora sería menos madrastra y mas princesa!
    Me encantó la idea!
    Besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Amiga? Bueno, en tu caso la edad es cercana y lo hace más factible, de todos modos en la próxima entrega algo saldrá sobre ese tema.
      Me encantaría saber el rol que te otorgó tu Príncipe, ¿te arrepientes de haberle dado bola? Why?!

      Eliminar
  2. BRAVO!!!!!!!!!!! jajjajjjjajjaaj, creo que debe ser más difícil se una madrastra si te toca algún hijo malvado por ahí , ajjajajaj. NO estoy en la situación pero creo que en la población mundial cada día es más común. Me gustaría saber que cosas nos pueden contar las Be Madrastras Princesas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Un hijo malvado? _Damiaaaaaaaaaaaan! ¡Te tengo dicho que no quiero ver a esa cabra en el sofá!
      Lo realmente jodido no es la maldad de los chiquillos sino la ceguera de los padres. Pero eso será otro capítulo...

      Eliminar
  3. Hola te cuento mi marido tiene una hija de una relación casual que nunca vió (pero si paga cuota) y yo lo conocí cuando ella tenia 3 años mas o menos. Te cuento que tampoco hice nada porque la viera , tampoco ahora que tenemos dos hijas.
    La tipa es mucho más grande que él (y que yo de 34) y claramente quiso usar el embarazo para pescarlo porque él era hijo del dueño de una empresa y ella una empleada. Desde que yo salía con él me gritaba por la calle me insultaba y me provocaba y ahora sigue con lo mismo y la hija ya tiene como 10 años. La mujer esta tiene otra pareja otra hija pero sigue trabada con mi marido.
    Así que muchas veces pensé si era yo la que estaba mal , en cómo sería que mi marido se realcione con esa niña y las mil veces que lo pensé, mil veces me dí cuenta que no pienso someterme a nadie, a ser la niñera gratis de nadie que no gastaría un segundo de mi vida que no fuera para mis hijas, que no toleraría tenerla en micasa, que no haría sufrir a mis hijas que aman estar con su papá para hacer feliz a una extraña. Lo siento por la historia que le tocó vivir, pero la salud mental y emocional de mis hijas está primero. Además no hay nada que me obligue a nada y menos a sentir algo que no existe. Yo no lo juzgo a mi marido porque es sinero, el no siente nada por la nena y prefirió no verla antes de tenerla por obligación y de mala gana como sí hacen muchos que supuestamente se ocupan de los hijos ( más de relaciones en las que ni saben bien quién es la madre).
    La mina quiere tener dos machitos a su disposición y yo no le voy a dar con el gusto. Ella quiere que se "hagan cargo" de ella (quien también esa hija natural pero no reconocida) y mi marido es MI marido no el marido del pueblo, cada familia en su casa. No veo que ninguna familia ensamblada la pase bien, de ningún lado. Es un estrés y una careteada constante que no lleva a nada bueno.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top