Como estresar a una mamá puérpera

Por Mami Kanguro desde Argentina

Ya tenemos a nuestro bebé en nuestros brazos. ¡Es un momento mágico! Estamos agotadas, adoloridas, hinchadas por el suero, iniciamos la aventura de la lactancia materna que no es tan fácil como pensábamos... Pero, seamos sinceras, los primeros tiempos de nuestra maternidad son una tortura... ¡y los responsables son los miembros de nuestro propio entorno! Por eso, si tenés un familiar que ha sido mamá recientemente, no te pierdas esta nota donde te contamos cuáles son las situaciones más molestas.



1- Apenas te enterás que se internó, visitar a la mamá en el hospital


Nada va a molestar más que lleguen visitas al hospital. En cualquier momento irritan: cuando recién te internás, cuando estás en medio del trabajo de parto o cuando recién has parido, atender a las personas que van a verte es lo último que deseás en la tierra. Estos momentos son sagrados, la mamá y el papá necesitan de su espacio, de sus tiempos, no es un evento social. A ninguna mujer le gusta que la estén mirando mientras está en labor de parto o espera que le hagan la cesárea. Las mujeres necesitamos tranquilidad y contención, no visitas... sobre todo, las visitas que no se van rápido.

2- Cuando la mamá amamante, no dejar de mirarla

Así es: la lactancia no es una función, no nos gusta que nos miren las tetas, ni que nos vean en camisón. Estamos tratando de iniciar la lactancia, que no siempre es fácil ni idílica como nos muestran en la tele. Es de mal gusto estar mirando a la mamá y al bebé cuando está mamando. Así que lo mejor que pueden hacer al ver que una mamá está por amamantar, ¡es irse!

3- Hacer observaciones sobre cómo se ve la mamá

Las mujeres que después del parto quedan "como antes", no existen. Eso pasa en las películas o cuando a una en la misma cesárea le hacen la liposucción. Estamos hinchadas, molestas, con las hormonas revueltas, estamos entendiendo que el bebé que llevábamos en el vientre ahora está en los brazos como para que encima nos digan cosas como ¡estás gorda aún!, ¡tenés panza todavía!, ¿estás segura de que te va a entrar la ropa? Hasta el ¡qué bien que te ves! es molesto. ¡No queremos que nos digan nada!

4- Vayan a la casa del recién nacido y estorben lo más que puedan

Uno llega a su casa, pasaron días desde la última vez que has dormido... tenés tu bebé recién nacido (ni hablar cuando hay otros hijos en la familia), la pareja necesita reacomodarse para volver a formar un sistema familiar que incluye al bebé y ¡comienzan a llegar las visitas! ¿Cómo se hace para que entiendan que se necesita privacidad? ¿Cómo decirles que te rompe la paciencia tener que atenderlos, que no tenés ganas de servir un café o de lavar una sola taza de más?  Así que ya saben, si van decididos a molestar, no ayuden a la mamá con las tareas de la casa o no le den una mano al papá con las diez mil cosas que debe hacer... total ellos están felices y no les molesta nada.

5- Cargar al bebé y pásarlo de mano en mano

Esto sí que colma la paciencia... ¿han probado sacarle un perrito a una perra que recién ha parido? ¡Hagan la prueba! Bueno, las mujeres somos mamífereos y luchamos contra el instinto asesino cuando nos tocan a nuestros bebés. Si realmente querés molestar a esta nueva mamá, pedile cargar al bebé, o mejor aún, levantalo sin permiso de la cuna... Una persona con dos dedos de frente se aguanta las ganas de tocar a ese recién nacido que se estresa cuando lo toca cualquiera o espera a que la mamá te ofrezca cargarlo (en mi caso, te vas a morir esperando).

6- Opinar sobre la crianza del bebé

Dale todos los consejos sobre crianza (que no te han pedido) a estos nuevos padres, que seguramente ya están hartos de oír lo mismo (y están cansados, dormidos y mal comidos)... háblales sobre todo de que al bebé hay que dejarlo llorar para que no te tome el tiempo, decí que la leche de la madre no alcanza y sugeriles urgente la mamadera, y sobre todo, no te olvides de avisarles de los peligros de meter al bebé en la cama... ¡Vas a ver lo bien recibidos que son tus consejos!

7- Vayan de sorpresa a visitar a los recientes papás, llamen a horarios infames y quédense hasta tarde

Es fantástico llegar a una casa donde hay un bebé recién nacido sin avisar y quedarse un rato largo. O mejor, lleguen antes del horario de la cena, así se ven en la obligación de invitarlos a cenar y pueden irse bien tarde. Si el bebé se duerme, aprovechen para seguir hablando, vean una película o pidan helado ¡es lo que más queremos! Las mamás no queremos ni necesitamos ir a descansar junto al bebé, ¡sólo queremos hacer sociales! También podés llamar a cualquier hora que te quede cómoda sin pensar en que esa familia no tiene descanso...

Si realmente querés bien a esta familia que ha recibido a un hijo, haceles la vida más simple: visitas cortas, pautadas y fuera del sanatorio. Si sos muy cercano, ayudalos en lo que puedas, desde pagar un impuesto, hacer las compras, ayudar con las tareas de la casa, llevar comida e irte rápido, no dar opiniones que no son pedidas y sobre todo, ponerse en los zapatos de esa mujer que ven despeinada, hinchada, adolorida y que quizás no tenga tiempo para mirarse a un espejo... sisisi, esa que sostiene al bebé en sus brazos.



CONVERSATION

4 ya son Blogger@s:

  1. Fui mama por primera vez hace 5 meses y me paso todo eso, apenas mi hijo nació fueron casi 20 personas a verme a momentos la sala estaba llenisima, y yo con fiebre, pero todo esto me sirvió de experiencia, para el prox no será nada igual.

    ResponderEliminar
  2. Excelente, me encantó tu entrada, lo tendré muy presente. Me imagino que fastidiar es simple, invitamos entonces a la gente a tener criterio. :)

    ResponderEliminar
  3. Pooobres!!!! Para complementar les dejo este post del blog de la Pame Arce, que dice algunas verdades sobre todo esto. Enjoy!
    http://pamearce.wordpress.com/2013/12/09/las-15-verdades-de-ser-mama-y-que-nadie-te-dice/

    ResponderEliminar
  4. Que identificada me siento!! todas! pero absolutamente toda esas cosas me sucedieron a mi cuando hace casi 5 meses nació mi bebé... no entiendo como la gente no es capaz de comprender donde esta el límite, sobretodo porque la mayoría de las personas que más molestaron ya habían sido madres... Voy a compartir tu entrada para que otras futuras mamás puedan leerlo antes de que les suceda lo mismo! Gracias!!

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top