Maternidad y redes sociales: ¿Una evolución de la tribu?

Por Mami Kanguro desde Argentina

Tengo una página en Facebook que agrupa a más de 15.000 personas y me sorprendo cada día de las cosas que consultan: desde dudas con la lactancia materna a problemas de salud. Muchas veces creen que consultando en una red social van a evitar una consulta al pediatra, eso es muy alarmante. ¿Qué hace pensar a estas mujeres que la opinión de perfectas desconocidas en más válida que la del profesional de la salud? ¿Qué buscamos en la redes sociales?




La necesidad de "ser parte" de una comunidad
Hoy no tenemos aldea, ni comunidad ni tribu ni vecindad. A veces tampoco familia. Pero necesitamos crear apoyos modernos y solidarios.

Las mujeres tenemos que organizarnos. Una posibilidad es crear grupos de apoyo o de encuentro, o grupos de crianza abiertos para que las madres encontremos compañía con nuestros hijos en brazos, comprensión de nuestros estados emocionales y aceptación de nuestras ambivalencias. En esta sociedad es difícil ponerse en contacto con gente que nos acompañe en la crianza, hay una gran presión de la sociedad y de los medios para separase lo antes posible de nuestros hijos, destetarlos y hacerlos “independientes” por que si no “no avanzarán en la vida”, “siempre estarán pegados a nuestras faldas”, “ya quítale la teta que se ve mal” y demás ideas. Nos cuenta Lety de Criando Creando.

Hoy el Internet hace posible las redes de mujeres online, encontrar ayuda, contención, respuesta a tus dudas, prácticamente 24 x 7. No podemos desaprovecharlo.

Tribu de mamás: Un gran aliado
Para mí, como madre, ha sido muy importante encontrar una tribu donde sentirme cómoda. Una tribu física, que muchas veces es virtual; y otra tribu virtual, que a veces se convierte en física. Encontrarme en mi camino con otras madres con la misma visión de la crianza, de la infancia, de la maternidad, muchas veces de la educación y también de la vida, ha sido para mí un regalo cargado de cariño, emoción, empatía y compañía.

Como la maternidad y la paternidad son un despertar de emociones ocultas, el hecho de estar en grupo y compartir ese despertar es simplemente maravilloso. Es un regalo el poder descubrir que nuestros miedos, baches, soledad y también esos logros que más alegrías nos dan, suelen ser los mismos en todas las familias. Si además encontramos esta tribu en nuestro puerperio más inmediato, los beneficios son aún mayores, ya que lograremos liberar nuestras sombras más ocultas: esas que van despertando al convertirnos en madres. 

Y si lo hacemos desde la compañía de otras mujeres con las mismas emociones y entendiendo que todos estos miedos son comunes a la mayoría de las mamás, seguro que nos ayuda a ser aún mejores madres (y padres).

Pero, acá hay que ser muy serio, no debemos reemplazar a la consulta médica, no debemos tomar como verdades absolutas todo lo que leemos en estos grupos y sobre todo, debemos respetar la opinión del otro aunque sea contrapuesta a la de uno.



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top