Un conejo anuda mi panza

Por La Churro desde Chile

"Coneja... ella... leyó todo... no sé por qué te llamo... mi polola leyó todos nuestros mensajes... Coneja... no sé, pero necesito contarte esto... ella... ella terminó conmigo... no debía, pero leyó todo nuestro amor... se fue todo a la mierda..." Así comenzaba la llamada de mi Conejo, que me ha tenido con un dolor de guata hace cinco días. 
Imagen de www.gettyimages.com
Alguna vez, hace ya muchos años, cuando partieron mi vida en dos, cuando realmente sentí el dolor de ser engañada, prometí nunca hacer sentir a alguien un dolor igual. Por eso establecí relaciones solamente con aquellos hombres por los que no sólo sentía amor, sino también pasión, para que no me llevara la tentación por otro. Nunca volví a ser infiel a una pareja, pero olvidé que en un triángulo hay tres. Yo no engañé a nadie, pero esta vez yo era "la otra" y le causé dolor a otra mujer. Podrán creer que soy feliz, que vencí a mi rival, que ahora por fin Conejo es sólo mio... pero no, aunque la odiara por estar con él, no quería causar dolor a nadie, nunca. Me mata la conciencia.


Es que nadie entiende nuestro amor. Yo soy esa "otra", pero no lo soy. No pretendo que deje su vida por mí, no pretendo dejar la mía por él. Nos amamos, a pesar de todo, a pesar de todos. Nos amamos de una forma extraña. Nos amamos aunque él tenga pareja y yo comparta mi cama con miles. Nos amamos en la eterna distancia. Lo amaré siempre, aunque no lo tenga, aunque no lo bese, amo su recuerdo, amo la fantasía de amarlo, amo su locura... no sé explicarlo. Lo amo como una espectadora de su vida, de lejos, como un amor platónico. Lo amo sabiendo que nunca estaremos juntos.

Es por eso que mientras escuchaba a mi Conejo hablar, mientras oía como intentaba hilar palabras en su angustia, congelé mi corazón por un instante para no sentir dolor y hacer lo correcto para enmendar mi error. Le dije que que si era su decisión volver con ella, yo esperaría por él, dejaría las llamadas, los mensajes, dejaría de soñar con él en mis noches tristes, pospondríamos eternamente su viaje para hacer el amor una vez más. Le dije que si ella lo hacía feliz yo me haría a un lado, porque ya estoy acostumbrada a esperar, porque ahora (y siempre) es más importante su felicidad. Al parecer es mi destino convertirme en esa Penélope que espera eternamente a su Odiseo. Le dije, que simpre he estado para él, y seguiré estando hasta que la vida decida que es nuestro minuto.

"No entiendes" me dice. Intenta explicarme sin saber cómo elegir las palabras correctas, que en la discusión en que terminaron, se dio cuenta que ella tenía razón, que nunca dejó de amarme, que nunca debió haberse alejado de mí, que si debía elegir luchar, lo haría por mí, porque soy su real amor. Porque en esa discusión no le importó el dolor de ella, sólo pensaba en que no podría vivir si alguien le pidiera alejarse de mí. Si ha de intentar recuperar a alguien, será a su Coneja. Siento su pasión y frustración por no saber como decirme las cosas, quiere decirme que no crea que soy su segunda opción, que no me llama simplemente porque ahora está solo. Soy su amor. El terminar con ella simplemente lo hizo darse cuenta del tiempo que había perdido sin luchar por mí. Lo sé, lo calmo, le digo que sé que no soy "ese clavo que saca al otro clavo", lo sé porque siempre he estado, porque siempre ha estado, porque nuestras vidas nunca dejaron de estar unidas a pesar de tanta distancia, de tantos desencuentros, a pesar de nosotros mismos. Mi corazón se descongela, y corren silenciosas lágrimas por mi rostro, pero aun así él las escucha.

Me pide perdón por lo que hizo mal, asume sus errores, se culpa a él mismo de lo que no funcionó hace ya casi tres años... yo siempre me culpé a mí, y lo sigo haciendo. Al final ambos fuimos, fue nuestra inmadurez, nuestra porfía, nuestro orgullo, nuestro egoísmo. No fue ni él ni yo, fuimos nosotros. Por primera vez lo escucho hablar como un hombre grande, como un hombre real y no como el sombrerero loco que le gustaba ser. Escucho a un hombre responsable y maduro, ese hombre bueno en el que siempre prometió se convertiría para mí. Lo hizo. Ahora lloramos juntos.

Ahora ese hombre grande que asume sus errores y sus carencias, ese hombre bueno, está dispuesto a intentarlo. Su ruptura coincide con que lo despidieron del trabajo y reprobó el último exámen para obtener su título profesional. En esa ciudad ya no hay nada para él. Quiere viajar, intentarlo, establecerse en esta gris capital conmigo. Dejar todo por mí, dejar esa nada que ahora lo envuelve y que lo hizo notar que soy lo único que quiere que exista en su vida. 

Cambia de idea, recuerda un proyecto que le ofrecieron hace no mucho tiempo, podría retomarlo. Podría yo sumarme a él, es el trabajo de mis sueños, es el Conejo que tanto amo, es en ese desierto lejano que odio. Dejar todo atrás por él, dejar esta ciudad que es mi segundo gran amor por él, por nosotros...

Los dos ya no somos los que eramos, ya los dos hemos cedido en nuestros polos, ya no somos tan extremos. Él ya no es tan loco, yo ya no soy tan estructurada. Quizás me haría bien la justa cuota de locura que le queda, quizás le haría bien la justa cuota de estructura que me queda.

Estos tres años me he culpado por no haberme arriesgado por él, me ganó mi obsesión por el trabajo, por las normas, por lo "correcto", mi maldita estructura sin sentido. Sólo una gota de locura él me pedía, sólo un riesgo que no me atreví a correr. Esa fue mi cuota de culpa que hoy puedo cambiar. Ahora él me pide una vez más un riesgo, intentarlo. Esta vez tengo hacer las cosas bien con él, lo que significa hacerlas mal para los ojos necios que no ven nuestro amor. No puedo volver a decirle que no. 

Y es aquí donde se me aprieta la guata. Quiero decirle que sí e intentar nuestro amor... pero ¿si no resulta? Siempre decimos que ese no era el tiempo para estar juntos, por eso no lo logramos; culpamos a la vida y al destino que nos encontraron en el tiempo y lugar equivocados. Hoy que ya asumimos que no fue él, que no fui yo, que no fue la vida, que fuimos nosotros... ¿seguiremos siendo nosotros la mezcla errónea, a pesar de haber cambiado?  

Tengo miedo, porque él siempre está sin estar, porque lo amo de ese modo que no sé explicar. Y si lo intentamos y todo falla, ya no estará siempre, ya no lo tendré en mis sueños como una esperanza para cuando la vida empiece a salir mal, ya no tendré idilio con el cual soñar, ya no me quedará ese amor eterno que necesita mi corazón cuando quiere rendirse. Si todo falla, ¿cuál será mi luz al final del túnel? ¿En quién me convierto si ya no soy esa Penélope que espera? ¿Quién será el conejo blanco al que persiga como Alicia para huir se mi propia vida?

Le dije que lo amo, y le dije que muero de miedo. Prometió venir, sólo de visita, para conversar, para re-conocernos, para intentar intentarlo. Piénsalo, le dije, cuando la histeria haya bajado decidiremos. Juntos decidiremos. Hace cinco días que no hablamos... 


NOTA
Si no entiendes sobre este gran amor, puedes leer:


Si después de leer, logras entenderlo, por favor me lo explicas.



CONVERSATION

12 ya son Blogger@s:

  1. Dale con todo churro! A mi me pasó algo parecido y cuando me arriesgué fue demasiado tarde, ahora mi hombre está a millones de kilómetros olvidándome y yo siempre sentiré la culpa.
    Si todo falla, al menos lo intentaste, la culpa te acompañará años y va a doler más que el riesgo de fallar, además estamos mirando el lado negativo de las cosas porque puedes encontrarte con una gran sorpresa y un amor distinto, piensa que algo mejor vendrá.

    ResponderEliminar
  2. Considero que ser amante no forma parte de una personalidad estructurada. Saberse "la otra" y disfrutar así de la relación, y luego decir que una es "estructurada", me resulta totalmente contradictorio.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo 1: Gracias por darme ánimo y valor. Siempre digo que es mejor arrepentirse de lo que uno hace, no de lo que no se hace, pero a veces los consejos propios son los que más cuesta seguir. Mientras tanto, le sigo dando vueltas al asunto en mi cabeza. Gracias por las buenas vibras que envías. Besitos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo 2:
    Considero que no existe sólo el blanco y negro, como humanos tenemos escala de grises.
    Mi estructura va en haber priorizado siempre mi trabajo por sobre mi amor por él, siendo que el trabajo no me dejó nada más que amarguras. Va en mis TOC de limpiezany orden, que me llevaron a perder tiempo peleando por dónde dejaba las cosas, en vez de disfrutar los minutos con él.
    Por otra parte, ahí mismo dice que yo nunca me consideré "la otra". Nuestro amor es diferente, jamás me consideré, ni me considero su amante, es un tipo de amor que me es difícil explicar y que los demás lo ven así. Por lo demás no tenemos una "relación" como dices, simplemente nos amamos sin acción, sin vernos, sin tocarnos, sin besarnos... en lo platónico, en nuestras mentes y corazones.
    Además tener una estructura no significa hacer siempre las cosas bien, significa simplemente seguir modos, patrones... los cuales no tienen por qué estar en lo correcto.
    No me considero contradictoria, simplemente humana en tonos grises. Y al final si me contradigo, qué? Afecta a la historia? A mi amor? A alguien más que a mí? Pelos de la cola...

    ResponderEliminar
  5. El amor no tiene receta. No hay nada dicho. Si se han amado siempre quizás ahora es la oportunidad para ver si resulta. Con calma, sin apuros, porque cuando se siente que hay tiempos perdidos la pasión se desborda atolondrada.

    Hablen, vean, lo que pase luego de eso, no tengo duda de que será lo mejor que pudo haberles pasado.

    te quiero Mi Churro

    ResponderEliminar
  6. Y si no resulta, qué te impide pensar que, nuevamente eran el tiempo y el lugar equivocados?

    ResponderEliminar
  7. Llevo aprox un año leyendo el blog y ciertamente contigo es con quien mas me reflejo, algunas noches vienen a mi mente ciertos flashback que me hacen decir que estaba pasando por mi mente en ese segundo pero seguido a eso viene una sonrisa.
    Linda no creo que te guste pensar en el "que hubiera pasado si ".
    Yo cuando encontre al hombre con el que senti lo que tu sientes con conejo no se me ocurrio nada mejor que huir a toda velocidad, pero sabes? Hasta ahora me arrepiento, el siempre volvio a mi aunque tuviera mil pololas, ahora el decidio comenzar a hacer una nueva vida a varios kilometros de Santiago nueva vida en la que no estoy incluida por yo no haber dejo de pensar en los miedos absurdos... cumple con lo que quieres y no con lo que debes, te aseguro que resultara y si no es asi eres una mina que sabra como sacar lo mejor de la experiencia y salir adelante para cumplir con tu sueño de la playa en ecuador caminando de la mano con tu amor
    Exito y espero saber que hiciste !

    ResponderEliminar
  8. uuuffff
    "de algo estoy segura, lo nuestro esta en tus sueños, y tienes miedo a hacerlo realidad por si descubres que así ya no te quiero".........esta historia es como mi historia...pero la mia tiene muuuuchos años mas...le dije una vez también que el siempre será el amor de mi vida...soy la otra eterna (le he conocido más de una polola) la que sabe que mientras engañé a su actual conmigo es porque aun no encuentra el amor de su vida...soy la que creemos que el real amor de su vida soy yo porque soy la unica que ha trascendido a todos sus otros amores...también tengo a veces ese sentimiento de que pasaría si finalmente lo intentamos y resultamos que no funciona...dónde quedaría ese amor idilico y tan penelope..esa ilusión y dolor en la guata eterno?...que dificil...por mi parte te recomiendo intentarlo, por ultimo, para que no quedarte con el eterno pensamiento de "que hubiese pasado si"....ahora si quieres esa sensación eterna del amor de pelicula sigue eternamente así.........hay dos opciones extremas o obvias y hay que elegir una...

    ResponderEliminar
  9. La situación esta dificil pero no pierdes nada con intentarlo, comiencen de a poco, bien tu dices que deben volver a reconocer al otro... no vivan juntos, peleen y amense. Aprovecha y cubre esa cuota de conejo y ya verás como avanza la relación en el tiempo, quizás se vuelvan más adictos al otro, quizás no lo quieras perder nunca más... pero eso solo el tiempo lo dirá.
    Solo te queda disfrutar del momento, aprovecha cada instante, no hay como arrepentirse de lo que no intentas... y si la relación falla, se van a tener de lejos como lo han tenido hasta el momento.
    Cariños Churro!! y nos cuentas como te va ;)

    ResponderEliminar
  10. La que no se arriesga, no cruza el puente.

    ResponderEliminar
  11. La que no se arriesga, no cruza el río, por amor todo vale :)!

    ResponderEliminar
  12. Tengo una historia dolorosamente parecida, fuimos pareja, nos amamos profundamente, el tiene novia y vive lejos, yo con mis varias parejas pero siempre pensando y estando con el, y no, no soy la otra, lo tengo muy claro.
    Son relaciones extrañas, yo tampoco la entiendo, si tuviera la posibilidad de irme con el... no lo haría, si estamos así por algo es, no soy del tipo de persona que pueda estar estable con alguien, y tampoco abandonarme por esa persona por mucho que la ame.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top