Desanimarse, autoanalizarse, no pensar mucho y... ¡comenzar!

Por Carito desde Ecuador

No sé si les ha pasado, que hay días que sienten que la vida pesa demasiado, que ya no tenemos fuerzas para continuar y queremos dejarlo todo a un lado para dormir largo y profundo; y quizás despertar cuando todo lo que no queremos, ya haya pasado. Muchos nos preguntamos, ¿por qué me siento así?, ¿por qué, de la nada, mi ánimo desapareció?

En ocasiones, el estar agobiados por el mundo entero, la monotonía de hacer lo mismo todos los días e incluso, el cansancio; no solo físico, también el espiritual, no permiten que continuemos con nuestros proyectos. Y aunque se tengan ganas de hacer algo, es como si se desvaneciera la cantidad necesaria de energía para hacer las cosas, y da paso a la pereza que comienza a dominarnos.


Autoanalizo mi vida y todos mis pasos
Lo digo porque me ha pasado con más frecuencia de lo que creen, pero no todo es malo. No, al contrario, se dice que hay que ver los problemas como oportunidades, éso me lo enseñó una profesora; y la verdad es que tiene mucha razón. Cuando me encuentro es esta circunstancia de desánimo y depresión, comienzo a revalorar mi vida, comienzo por preguntarme qué necesito, qué me falta o hasta qué me sobra

Autoanalizo mi vida y todos los pasos que he dado en ella; en muchas ocasiones, me dispongo a olvidar lo malo del pasado sin olvidar los buenos momentos, y me dispongo a comenzar de nuevo. Pero ahora, en cambio, considero que no se debe olvidar el pasado, éso sería como querer olvidar una parte de lo que uno es. Tampoco digo que vivamos aferrados al mismo, porque éso no es sano, pero siempre hay que tener en cuenta que todo lo que hemos vivido ya, nos va a servir para continuar con lo que nos falta por vivir. 

A veces, pensar mucho, no ayuda
Se han de preguntar, ¿éso de autoanalizarme funciona?; pues siendo sincera, en la actualidad, tampoco es que pienso mucho en ello. A veces, pensar mucho, no ayuda, y no logramos llegar a ningún punto bueno para la salud mental. En medio de esos sentimientos, trato de entender, simplemente, que tengo mucho por delante; que soy única, especial, y que muchas personas aún me necesitan tanto como yo, a ellos. 

Por lo tanto, sea lo que sea y pase lo que pase, tengo que continuar; tomar lo bueno, desechar lo realmente malo y guardar la parte que sirve como una lección de aprendizajeY pues, ¡comenzar otra vez! Quizás ése sea uno de los mayores beneficios de ser humano, poder comenzar otra vez.


A pesar de todo, ¡vale la pena vivir!



CONVERSATION

2 ya son Blogger@s:

  1. No pude haber leido mejor post que este en un momento de mi vida en el que solo pretendo dormir y despertar para seguir durmiendo.
    mi problema pensar mucho sin llegar a punto concreto... seguire estos pasos para ver si funciona

    ResponderEliminar
  2. Que gran tema, la verda es que tienes toda la razón, siento igual que tu. Creo que no hay que pensar tanto, pero a veces es difícil ya que le gente que suele desanimarse y reflexionar es por que piensa mucho, no hay que ser tan exigentes y críticos con uno mismo.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top