La auto-dependecia

Por ClaU desde Chile

Reconozco que, a estas alturas de la vida, no cambiaría la comodidad de andar en auto: Irme al trabajo media hora antes de la hora de entrada, en locomoción colectiva puede ser más de una hora; andar con la maleta llena de ropa para poder cambiarme cuando voy al gimnasio o a mis clases de baile; viajar con aire acondicionado cuando hace calor o, calefacción cuando hace frío; volver de los carretes a la hora que se me ocurra, sin depender de la persona que me llevó o de que llegue el taxi. Pero, ir a comprar a una cuadra de distancia de la casa en auto, ¿no será mucho?
Siempre me ha llamado la atención la extrema dependencia que tienes algunas personas con los vehículos; cada vez que voy a la casa de mis amigas y llego caminando o en bicicleta, lo primero que me preguntan es por mi auto; lo mismo cuando voy a comprar a algún supermercado que esté cerca de mi casa o, cuando el día está bonito y llego al trabajo en bicicleta. Hay personas que no conciben el no utilizar el vehículo y lo usan excesivamente, en algunos casos sin tener mucha justificación para hacerlo.

Más de una vez me ha tocado defender mi postura de caminar; lo primero que me dicen y, a modo de broma, es que soy "apretada" (egoísta) con la bencina (gasolina) o que no uso el auto para "no gastarlo", lo cierto es que para mí es un gusto no usarlo y lo hago por iniciativa personal. Creo que es una buena forma de ejercitarse, de tomar aire puro, de ir mirando el paisaje, de creer que quemé alguna caloría más que usando el vehículo para ir a comprar a la esquina. He tratado de convencer a mi entorno de que también lo haga, les digo que, ya que no hacen ejercicio, que caminen algunas cuadras al día pero creo que no es algo sencillo de dejar de hacer para la gente que ya está acostumbrada.

Por mi parte seguiré dejando el auto guardado mientras sea posible; cualquier lugar que me quede a menos de 15' caminando lo hago de esa forma, si puedo usar la bicicleta también lo hago y si hay pre-emergencia no tengo ningún problema en dejarlo en mi casa e irme en metro. Tampoco soy masoquista ni fanática, obviamente los días de lluvia o si voy al supermercado y se que traeré muchas bolsas, por muy cerca que me quede, iré en vehículo; pero creo y defiendo la opción de no ser una auto-dependiente, por gusto y por salud.

Y ustedes, ¿qué tan dependientes son de sus vehículos?



CONVERSATION

1 ya son Blogger@s:

  1. Hecho de menos vivir dentro de un casco urbano para poder ir caminando a cualquier parte... Por desgracia ahora estoy lejos de todo y aquí, el transporte público brilla por su ausencia, necesito el carro para cualquier trámite. No obstante, defiendo tu cruzada al 100%

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top