Lo que prometimos y no cumplimos

Todos los años, comenzamos con energía, con metas y con muchos propósitos, pero pronto se nos acaban las pilas; hoy hablaré sobre esas promesas que hicimos y no cumplimos...


  • Bajar de Peso. Este año será bajare los kilos,  el lunes comienzo la dieta, mejor mañana. Ya es 15, mejor el próximo mes, el siguiente. Pese a todo lo difícil que es tomar la decisión inicial y conseguir empezar, es más difícil aún mantener el impulso a lo largo del tiempo para lograr los objetivos buscados. Y cuando menos lo pensamos ya es diciembre, el ciclo comienza.
  • Aprender un idioma. Ya sea porque nos gusta, queremos emigrar o simplemente por mejorar, es uno de los propósitos que muchas tenemos, pero luego no lo logramos.
  • Ser mejor persona. Dar los buenos días, las gracias, olvidar el mal genio o hacer siempre el bien, todos deberíamos cumplir estos puntos pero a muchos se les olvida.
  • Estudiar más. Al ver nuestras notas decimos, pude sacar más, lo haré el próximo año; pero siempre hay un pero y lo dejamos pasar... Malo, malo.
  • Ir al gimnasio. Es un pensamiento típico cuando vemos a esas modelos de revista, sus esculturales cuerpos suponen mucho trabajo y, nosotras, solo aguantamos en el "gym" unos  días.
  • No gastar tanto. El dinero no nos alcanza así que este año comprare lo necesario, bueno muy lindo verdad pero esto se nos olvida con los días y al ver esos zapatos tan deseables.
El tema es inmenso, y excede este espacio, así que cerramos con unas sugerencias, para que, desde el primero de enero, consideren su aplicación ante la posibilidad de realizar promesas.     

  1. Las metas tienen que ser específicas. Si quieres perder peso, tienes que pensar cuántos kilos realmente puedes perder cada mes. Los propósitos deben estar muy claros, lo que significa que deben ser escritos con números, 2 kilos, 30 minutos de ejercicio, 3 días por semana...
  2. Colocar recordatorios visuales, como fotografías, del destino final de nuestras metas. Podemos pedir a un familiar o amigo que nos vigile y nos recuerde nuestras metas a lo largo del camino.
  3. Preparar mini-metas y trabajar en pequeñas porciones. Es bueno premiarse a lo largo del camino sin importar cuan pequeños sean los logros.
  4. No hay mejor momento para empezar que el presente. Si esperamos para trabajar en nuestros propósitos hasta encontrar el momento perfecto, nunca empezaremos. Ahora es el momento, cambiemos lo que queremos, así nos sentiremos mejor y eso se verá tanto por dentro como por fuera.
¿Qué promesas os hacéis cada año y no lográis cumplir? 




CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top