Maps to the Stars: Estrellas desquiciadas

¡Más vale tarde que nunca! Maps to the Stars (2014) – Polvo de Estrellas en Chile – llega a las salas de Cinemark este 7 de Mayo. La cinta dirigida por David Cronenberg explora las vidas de un grupo de familias de Hollywood y sus trastornadas percepciones de la realidad. A diferencia de muchos otros filmes dedicados a la vida de los famosos, Cronenberg no hace ningún intento de acercar a estos personajes al común de los mortales. En Maps to the Stars las celebridades no son “iguales a nosotros”; por el contrario, son un conjunto de seres humanos tan egocéntricos y alejados de la norma que a ratos la película hasta podría clasificarse en el género de fantasía.



Para los seguidores del cine de Cronenberg que quizás quedaron algo decepcionados con el tono apático de Cosmopolis (2012), Maps to the Stars será un refrescante retorno a los códigos cronenbergianos de su época de transición – del cine de horror a su actual cine de los “horrores de la mente”. Para los que recién descubren su obra, la invitación es a ir preparados para una narrativa poco convencional, con personajes perturbados y actuaciones excepcionales. Cronenberg no es para todos y esta probablemente no es la película más idónea para una primera cita o para llevar al suegro. Sin embargo, si lo que quieren es explorar un cine un tanto desquiciado pero aún dentro de los márgenes hollywoodenses, esta es la opción perfecta.


La ganadora del Oscar Julianne Moore interpreta a Havana Segrand, una actriz caída en desgracia cuyo único objetivo es superar a su madre también actriz, Clarice Taggart, en grandeza y belleza. El problema es que Clarice, interpretada por una de las más recientes musas de Cronenberg, Sarah Gadon, murió en la cima de su carrera y juventud, por lo tanto la lucha de Havana contra la sombra de un fantasma – literal y figurativamente – es, desde el comienzo, una batalla perdida. 

Havana contrata como asistente personal a Agatha (Mia Wasikowska), una joven con el rostro quemado que oculta un oscuro secreto familiar, y al Dr. Stafford Weiss (John Cusack), un ególatra e insufrible “médico estrella”, como su terapeuta. Robert Pattinson tiene un pequeño pero importante rol como chofer de Havana y, así como en Cosmopolis, la mayor parte de su trama se desarrolla al interior de un automóvil. Él, curiosamente, es el personaje más parecido a una “persona normal” en Maps to the Stars.


La presencia de un filme de Cronenberg en la pantalla grande chilena es un evento poco común y sólo eso ya es razón suficiente para darle una oportunidad a esta inigualable obra del cine contemporáneo. Si bien es cierto que la trama no tiene mucho sentido y que es difícil formar empatía con los personajes, las actuaciones y la dirección son lo suficientemente sublimes como para recomendarla a ojos cerrados.




CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top