Cosas prestadas

Tengo una dualidad con el tema de las cosas prestadas; me considero una persona poco egoísta pero no soy de prestar mis cosas a cualquiera, menos después de un par de veces que pasé por malas experiencias al respecto. Una vez pasó más de un año (con insistencias mías hasta el cansancio) para que me devolvieran algo que fueron corriendo a mi casa a buscarlo cuando me lo pidieron y en más de una ocasión presté libros que nunca más fueron devueltos, por lo que ahora tengo un par de normas antes de prestar algo.


1
No presto mi ropa para el "día a día" a NADIE

Mi hermana (con la que tenemos talla casi igual) y amigas lo saben; creo que mi ropa es mi identidad y por lo que la gente me reconoce y me da lata pararme frente a alguien y sentir que soy yo con otra cara. En casos especiales, tipo matrimonios, fiestas, exponer en un trabajo en la universidad o temas puntuales, podría cambiar mi regla, pero para ir a pasear al mall, no; en este caso, anda con tu propia ropa.

2
Zapatos

Ídem al anterior; además también en este punto hay un tema higiénico. Por otro lado, tengo una pisada bastante rara por lo que mis zapatos tienen mi forma y una vez me pasó que presté unos para un matrimonio y con las horas de uso y el baile no los pude volver a usar. Lo bueno para mí es que tengo el pie tan chico que son pocas las personas a las que les quedan mis zapatos.

3
Libros

Tengo principalmente libros originales, por lo que cada vez que perdía uno me dolía. Hubo uno que jamás me devolvieron y después perdí contacto con esa persona, así que finalmente lo di por perdido; lo bueno es que reclame tanto por eso que para un cumpleaños me lo regalaron original nuevamente (siempre he creído que fue una forma sutil de decirme "para de llorar por ese libro", jajajajajaja). Después de eso, mi norma es sólo prestarlos a las personas que yo entro a su casa de manera frecuente, cosa de que si no me lo devuelven pronto voy personalmente a buscarlo.

4
Dinero

Es lo que menos me importa prestar porque, por último, no tiene valor sentimental si la pierdo. Soy seca en hacer transferencias al que me pida plata prestada, pero es lo mismo que con los libros, sólo a alguien que sé que después lo podré hinchar hasta el cansancio en el caso de que no me la devuelva. De todas maneras, nunca he tenido problemas con este punto porque siempre es gente de confianza; he sido hasta aval de arriendos y de préstamos y nunca me ha tocado pagarlos o dar por perdido ese dinero.

5
Auto

Creo que soy la persona menos materialista del mundo; si un amigo me pide el auto y no lo ocuparé, me da lo mismo que lo use, le paso las llaves y le digo "ponle bencina y si pasa algo tú pagas el seguro", y listo. Las cosas materiales sin valor sentimental me dan lo mismo.

6
Cualquier otra cosa no mencionada aquí

Tal como con el vehículo, me da lo mismo prestar cosas que no involucren sentimientos: cámara de fotos, teléfonos, computador, bicicleta, si me lo piden, lo presto.

¿Que espero de cualquier préstamo? Que actúen tal como yo lo haría en el caso de que fuese al revés:

Ropa: que venga lavada.
Libros: tal cual se los pasé; sin las hojas dobladas ni la portada quebrajada.
Dinero: hasta el último peso y dentro de los plazos que corresponde.
Auto: con bencina igual o mayor a como lo entregué y sin choques ni nada por el estilo.
Cualquier cosa: que la devuelvan antes de tener que pedirlas.

Muchas veces me he preguntado por qué hay gente que es tan mala para devolver cosas prestadas, si en mi caso me empiezo a sentir hasta mal cuando veo que tengo algo que aun no he devuelto. Debería existir un reglamento tipo Manual de Carreño al respecto.

¿Y ustedes, cómo toman este tema?
¿Le pongo mucho "color" o piensan parecido a mí?



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top