¿Por qué amo a mi perro?

Confesiones de una joven que tiene a su mascota desde hace 16 años.

Es Verdad, nada es indispensable en la vida. Pero sí hay algo que si no está me siento vacía, es mi perra.


Ella fue mi regalo, apareció a mis 4 años y hoy es todo lo que me hace bien y feliz. Chanel, un bichon frise de tan solo 4,5 k, no es sólo un perro. Es mi todo. Lo primero que busco cuando llego, mi hermana que no tengo, mi compañera de todos los días y mi compañía de noche al dormir. Mi perra, no es sólo un perro (con todo lo que eso implica). No, ella es mucho mas.

Ella es... es algo que no se podría explicar nunca, pero sí se puede intentar.

Con casi 17 años de vida, estando acá conmigo desde mis 4 años, Chani fue, es y será mucho más que un perro. Para ella cada día es un juego, cada momento una buena oportunidad para sonreír, mover la cola, comer, ladrar y dormir.

Pero… ¿por qué amo a mi perra?

Desde el día que llegó a mi casa, creo que de manera inconsciente, comprendió que ella sería mucho más que un perro. Que sería más que un amiga, una hermana. Supo que sería esa contención psicológica, amorosa y compañera. Con su simple alegría, pidiendo sólo un plato de comida, un plato de agua y un lugar en tu cama, ella me entregó mucho más de lo que cualquiera podría haberme dado, consciente o inconscientemente.

Fue y es esa felicidad constante, la que me motivó a hacer lo que hice a principio de año.


Me hice un tatuaje con su nombre. A pesar de tantas idas y vueltas, opiniones del por qué no debería de hacérmelo, me escuché a mí misma y quise honrarla en vida. Finalmente me lo hice y no me arrepiento ni un segundo porque todo lo que ella me dio y me sigue dando no tiene forma de explicarse, es eso que no lo sentís hasta que lo tenés.

¡Gracias Chanel!



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top