Spotlight – Una imperdible oda al periodismo investigativo

Basada en la historia real del equipo investigativo del diario Boston Globe que en el año 2002 publicó un revelador artículo sobre los abusos sexuales cometidos y encubiertos por la iglesia católica en Massachusetts – historia que le concedió el Premio Pulitzer por Servicio Público en 2003 – Spotlight, dirigida por Tom McCarthy, muestra cómo un grupo de periodistas, interpretados por Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams y Brian d'Arcy James, lentamente consigue unir las piezas de un complejo rompecabezas diseñado para ocultar los abusos de niños cometidos por sacerdotes desde los años ‘80.




Spotlight hace un excelente trabajo narrativo cuando presenta por primera vez el tema de los abusos. Marty Baron (Liev Schreiber) impone la investigación al equipo periodístico y ellos asumen la tarea con el mismo enfoque metódico que aplicarían a cualquier investigación. No es hasta que los potenciales casos de abuso sexual comienzan a multiplicarse, de 13 sacerdotes a 87, que el filme adquiere un tono más emocional – el personaje de Mark Ruffalo rememora sobre su infancia cuando asistía regularmente a misa y cuestiona su deseo de volver a la iglesia. Las víctimas y los sacerdotes aparecen rara vez en la película y eso consigue un efecto especial; Spotlight no es la historia de un caso individual, es la denuncia de una realidad generalizada – y hasta hace poco normalizada – dentro de la iglesia católica.



Este no es de esos filmes que te “mueven hasta las lágrimas”. Por el contrario, es de los que te tomas tan en serio que para cuando empiezan los créditos finales ya estás al teléfono con alguna institución que apoya a las víctimas de abuso sexual preguntando cómo puedes ayudar. A pesar de que aparece en los diarios – valga la redundancia – a diario, hay algo en una buena película como esta que te abre los ojos respecto a la verdadera dimensión del problema. Pero más allá del tema de la iglesia, es refrescante ver una película donde los personajes simplemente están haciendo su trabajo lo mejor que pueden, y donde el juicio de nadie se ve nublado por ambiciones propias o falta de carácter. El mérito de Spotlight es que funciona – y entretiene – a pesar de que ninguno de sus personajes es particularmente interesante o profundo. Estos son profesionales normales haciendo un excelente trabajo periodístico.

Nominada ya a los Golden Globes y con excelente recepción en la crítica, está claro que Spotlight es una de las películas imperdibles del 2015.

Trailer




CONVERSATION

1 ya son Blogger@s:

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top