Mis primeros 10k

Siempre decía que 10k era demasiado para mí y siempre había participado en corridas de 5 kilómetros, pero también tenía una deuda con esa distancia ya que muchas veces la había realizado en patines acompañando amigos o en bicicleta al final del grupo. Por lo que esta vez, aprovechando la masividad y sabiendo que no me quedaría corriendo sola ya que habría gente que correría mucho más que yo, me atreví.


Debo decir que no fue para nada terrible a como imaginaba que sería; en mis bromas y pronósticos más realistas esperaba demorarme con suerte una hora y media y me imaginaba caminando desde el kilómetro 5.1, pero no sucedió nada de eso.

Partí acompañada los primeros kilómetros por amigos, pero rápidamente nos fuimos separando de acuerdo al ritmo de carrera (trote en mi caso) de cada uno. Cuando me quedé sola encendí mis audífonos y cual forrest simplemente corrí. Iba mirando el paisaje, pasando a la gente que en mi mente decía "esta persona va más lento que yo, no me puede ganar" y ganándole a mi fuerza de voluntad que cada cierto rato me repetía "camina, ya te cansaste".

Me propuse trotar sin parar hasta el kilómetro 5 que es ahí donde era la hidratación y que además es la distancia que estoy acostumbrada a hacer; lo logré, llegué sin parar hasta allí, me tomé un par de vasos de bebida isotónica, sacudí las piernas y seguí hasta el séptimo kilómetro sin parar; allí caminé un par de metros y me dije "ya no queda nada y todo lo demás es en bajada, así es que sigue". Retomé el ritmo de trote y a medida que iba avanzando veía cada vez más cerca la meta. Era emocionante ver cómo me iba acercando al final y cómo la gente alrededor gritaba dando palabras de ánimo.

El último kilómetro apuré un poco el ritmo, en realidad ni siquiera iba cansada porque me había propuesto simplemente terminar, por lo que no fue un sacrificio hacerlo, corrí un poco más rápido para cumplir la marca "idealista" que me había planteado (hacer el doble de lo que hago en las corridas de 5k) por lo que mi lado competitivo salió a relucir en los últimos metros.

Llegué justo en el tiempo que me había propuesto; crucé la meta, paré mi cronómetro, y caminé hacia la entrega de medallas. Luego de eso llamé a mi amiga para saber dónde estaba y nos sentamos en el suelo a elongar y a comer la fruta y el agua que entregaban al terminar la carrera. Comentamos los mejores momentos, cómo nos sentimos, nos tomamos un par de fotos y empezamos a caminar hacia el auto con la sensación de "misión cumplida".

Ahora se viene el próximo desafío; mi primer http://www.climbingtour.cl/, ¡¡así es que vamos que se puede!!



CONVERSATION

2 ya son Blogger@s:

  1. Que genial, yo no sé si podría correr así. Espero fotos de tu nico desafío. 😘

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones! Qué rico es ver como uno se va poniendo desafíos y es capaz de superarlos.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top