Él es Gerardo

¡Amigas! Necesito de la ayuda de todas.

El sábado pasado mi novio iba caminando cuando ve a una cosa peluda al medio de la calle. Vio que a lo lejos/cerca venía una fila de autos, quienes no se percatarían de que esta cosita chica estaba ahí, porque era de noche. Muerte segura, pensó, y se lanzó a rescatarlo. Llegó con él a la casa y ante mis ojos de huevo frito -porque vivimos en un departamento muy pequeño y tenemos tres perras-, me dice: “Pensé en ti y en que harías tú… así que me lo traje”, buena jugada, yo me lo hubiera llevado.



Así que ahí está, Gerardo, como fue bautizado por mi novio. Un poodle toy/chico (no se la verdad, pero es chico), de máximo dos años de edad, sospecho que tiene menos eso sí. ¡Un caballero que no molesta nadie! Ideal para departamento (por si alguien tiene dudas). Duerme toda la noche sin despertar, abrazado a ti (o a mi novio en este caso), simplemente un gentleman.

Este post es para contarles que Gerardo busca hogar. Nosotros no podemos tenerlo, por más que mi novio me lloriquee… No podemos tener más perrines, así que nos propusimos encontrarle un hogar soñado.

¿Estás interesada(o) en Gerardo? Entonces, necesitas saber unos puntos claves:

- No es llegar y escribirnos diciendo que lo quieren y que mande la dirección para ir a buscarlo, como me ha pasado. Gerardo, probablemente, fue abandonado. Al menos no nos hemos encontrado con nada que diga que lo anden buscando, aún. Por lo que, nuestra creencia, es el abandono. No queremos que vuelva a la calle ni que lo maltraten. Si mi novio se arriesgó al salvarlo, fue para que estuviera bien, por lo que no REGALAMOS a Gerardo, lo damos en adopción.

- Para cumplir esto, los interesados en adoptarlo, además de evaluar lo que conlleva tener una mascota y sus responsabilidades, deben estar dispuestos a llenar un formulario pre-adopción. Este formulario es un “interrogatorio” para conocer más a los posibles nuevos papis. No significa que están listos, significa que nos hacemos una idea del ambiente y la familia interesada.

- Luego, seleccionamos, dependiendo de la cantidad de solicitudes, y nos juntamos para conocerlos en persona. La idea es ver el feeling y conocer la casa donde vivirá nuestra pelota de pelos.

- Deben aceptar que hagamos seguimiento durante algún tiempo, para ver cómo va Gerardo. Si por algún motivo él presenta signos de haber sido maltratado o, por ejemplo, lo tienen amarrado en el patio, no tiene un techo, espacio limpio y las necesidades básicas, Gerardo se va con nosotros.

¿Sigues interesado en adoptar a Gerardo? Entonces escríbeme a lapelumascota@gmail.com para enviarte el formulario. Lo único que buscamos es un hogar que lo ame y cuide como uno más de la familia.



Nosotros no estamos urgidos y por eso no lo damos a tontas y a locas. Quienes estén realmente de acuerdo con todo lo mencionado anteriormente, escribirán y ojalá nos cuenten que lo vieron en Be Bloggera, para saber de dónde conocieron la historia de Gerardo.

Así sabremos que sus próximos humanos perfectos serán aquellos que realmente lo quieran, tanto así, para pasar por este proceso que suena tan latero pero que es tan necesario.



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top