Agua de arroz para el rostro, el secreto para tener una piel joven y de porcelana


Tener piel de puber en tus veinte hace que inmediatamente busque productos y consejos para tener una piel más lisa y sana. Lo último que encontré y que he quedado prendada este último tiempo es el agua de arroz.

Generalmente uso leche virginal y agua de rosas para limpiar y como tónico. Justo en la época en la que se me acabaron estos productos encontré un artículo sobre secretos de belleza de las asiáticas, entre los consejos que daban (otro que me sorprendió: lavarse la cara en la noche más de tres veces antes de echarse algún producto de noche) encontré el agua de arroz.
Sí, el producto que está en todas las casas y que jamás te imaginarías usar para el rostro.

La receta es ultra sencilla: lavar un puñado de arroz en un pote con agua, dejar reposando por varias horas (puedes hacerlo durante la noche). La idea es que el agua quede blanquecina (como si lavaras el arroz para hacer sushi). 
Luego puedes filtrarlo para sacar restos de arroz y guardarlo en un frasquito.
Puedes aplicarlo en el rostro con un algodón durante el día y en la noche.


¡Ojo!, que el agua dura máximo una semana, luego de eso debes botarlo y hacer el mismo proceso para tener un producto natural y fresco para el rostro.



CONVERSATION

2 ya son Blogger@s:

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top