Diario de una Cesante - Capítulo 1: Pollo sin pega

Enviado por Roberta Stanley, desde Chile



Cuando entré a estudiar mi familia cuestionó mi elección diciendo “¿no está muy saturado el mercado laboral para esa carrera?”, a lo que yo contesté “no tengo vocación para otra cosa, así es que me voy a arriesgar”. Y me arriesgué. Me inscribí y pese a los duros revéses que da la mala situación económica, logré terminar la universidad, con pura porfía y ganas. No fue fácil, pero era tanto mi afán por titularme que luché hasta que lo logré.

Fue maravilloso escuchar en diciembre pasado de parte de mis profesores “felicidades, ya eres una de los nuestros”... fueron palabras mágicas que al escucharlas mi enamoramiento por lo que estudié no tenía límites.
Pero... el enamoramiento me duró solamente hasta enero.

El haber estado enamorada de mi profesión en cierto modo me cegó durante 3 semanas aproximadamente. Pero abrí los ojos cuando empecé a buscar trabajo.

¿Porqué será que cuando uno busca trabajo por primera vez como profesional, todos piden profesionales con experiencia, si cuando sales de la universidad todos los pitutos que hiciste no tienen validez? Si no le dan oportunidad a los nuevos profesionales, no hay experiencia, y sin experiencia, no hay trabajo. Es un círculo vicioso.



Debo reconocer que en enero conocí todas (si, absolutamente todas) las bolsas de trabajo de Chile, y se repetía la premisa “profesionales con al menos 1 año de experiencia”. Pero mi ánimo era mucho más grande que mis ganas de rendirme.

Es una buena actitud, sobre todo porque las postulaciones que puedas hacer no tienen límites. Postulas, en un principio, a cualquier aviso que pasa por tus ojos, porque nada te detiene y te sientes capaz de hacerlo todo, aunque tus capacidades no sean las idóneas para un trabajo. Un consejo: ten en cuenta tus habilidades y tu experiencia anterior. Es importante que sepas si tu currículum encaja en la oferta a la que postulas, y si realmente -no en el sueño- tu eres capaz de hacer el trabajo que describe el aviso. Hay que ser selectiva y poner en la balanza lo que quieres y lo que puedes realmente hacer.

... Después de tanta postulación... ¡¡¡¡me llamaron!!!!

Mi primera entrevista fue en una empresa de ofertas por internet, para redactar las condiciones de venta de los productos y contratos. La verdad es que no sabía que esperar, pero estaba tan contenta que le conté a medio mundo en facebook, en twitter, a mis amigas por teléfono, a mi familia, ¡a todo el mundo!

Es bueno avisarle a la familia cuando uno está postulando a algún trabajo, porque así, en el caso de que recibas una llamada de vuelta, tu familia no dirá “es que está en la playa”, “es que salió con el pololo”, “es que está durmiendo y no la puedo despertar”. La llamada será urgente para todos.
Personalmente, creo que hay que tratar de ser discretas. Soy de la idea que cuando uno cuenta las cosas no se cumplen (llámenme supersticiosa, como quieran), pero es mejor, porque por lo general la primera entrevista genera muchísimas expectativas y no falta quien te pregunta qué tal te fue. Claro que puedes tener una buena noticia que contar, pero es probable que la primera entrevista no sea la mejor de todas.


Fui a la entrevista un día de enero, abochornado y caluroso... me corría la gota a las 3 de la tarde buscando la dirección que era cerca de una estación de metro en el sector alto de la ciudad. Fui lo más ordenadita posible, memorizando mi currículum y mentalizándome en el éxito.
Llego a la entrevista y resultó que eramos 6 personas esperando a la entrevista grupal. Creo que en las entrevistas grupales uno se cohibe o los nervios te comen, porque no puedes explayarte con total libertad. Y bueno... aquí vamos.
  • Necesito que cada uno se presente, que diga cuál es su experiencia en el cargo y que nos cuente algo de su vida.
  • Yo (levanto la mano).
  • Adelante.
  • Mi nombre es Roberta Stanley, tengo 28 años, vivo con mis padres, me titulé hace poco, he trabajado durante más de 3 años atendiendo público. También trabajé en un sitio web de música durante 4 años, colaboré en un documental, y eso.
  • ¿Roberta, te tocó trabajar bajo presión en cuando atendiste público? ¿Y cómo saliste de esa situación? (Aquí vengo... )
  • Sí, de hecho trabajaba atendiendo dudas de facturaciones de una empresa, y la situación más difícil que me tocó atender fue a una señora que tenía una cuenta tan grande que no aparecía entera en el sistema. La señora estaba enojada porque no entendía nada y según ella le estaban cobrando de más... ME AGARRÓ A CHUCHADAS... (ups... en un momento quise que me tragara la tierra, devolver el tiempo atrás... mientras yo seguía relatando, pero por dentro sabía que haber dicho eso me eliminaba completamente de la oferta... ¡¡¡cómo dije eso!!!)
Bueno, para que a ustedes amigas no les pase eso, recuerden calmarse y hablar lo mejor posible. A mí se me escapó pese a que no tengo problemas de dicción ni tampoco soy la shora del puerto, pero los nervios me traicionaron.


Antes de llegar a mi casa de vuelta, medio derrotada, todavía con calor y con ganas de retroceder el tiempo, había recibido el mail diciendo que no había quedado.

Debo confesar que me sentí súper mal, que me dio pena haber sido tan lesa y haber dicho tamaña tontera, pero la dije y ya está. No es la única pega que ofrecen en internet, y claro, para ser la primera entrevista tampoco podía esperar quedar de inmediato...
No hay que desanimarse, hay que mantener los objetivos y la fe intactas mientras uno busca trabajo. En una próxima oportunidad les contaré de mi segunda entrevista de trabajo, que fue más extraña que la primera, para que también puedan obtener algunos consejillos que este proceso me ha dejado en el camino. Por ahora sigo siendo un pollo sin pega



CONVERSATION

8 ya son Blogger@s:

  1. Javiera Martínez2 de marzo de 2012, 23:34

    Awww, linda!!! A todos nos pasa lo mismo al salir de la U!! y créeme que el período universitario es lo más, más bonito del mundo. El mundo laboral también en genial, pero eso super distinto.
    La verdad, espero de todo corazón, que no seas la experta en entrevistas de trabajo y que encuentres el tuyo pronto.
    Al salir de la U, me dijeron que lo importante era entrar en el sistema laboral, uno adentro se arregla. Eso hice yo, y me ha ido mejor de lo que pensaba, aunque al comienzo trabajaba en un lugar que no me gustaba y que me pagaban muy poco.
    Cariños y suerte!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada... yo aún no salgo de la U pero me hago una idea de lo que me espera. Me recordaste una película donde actua Alexis Bledel, se llama " Post Grad " Ojala encuentres pronto algo bueno... muchos saludos!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Javiera! Espero yo también no convertirme en una experta en entrevistas laborales, aunque he podido sacar varias cosas como enseñanza. El tema es entrar a trabajar, conseguir la oportunidad... el resto se da solo!!!

    Fabiola, muchas gracias por tu comentario y por tus buenos deseos! :) Ya tendrán novedades de cómo me va. Un beso a las dos :D

    ResponderEliminar
  4. Wow! Roberta no se por qué pero estos ultimos días es escuchado mucho sobre temas del trabajo, cuando se va a la entrevista y cosas así.. Creo que es una coincidencia porque el día miercoles asistí  a una entrevista de trabajo, habian muchas personas y la entrevista fue escrita, hace unas horas me llamaron para decirme que mañana hay una reunión (creo que me aceptaron) e iré a probar suerte.. Excelente Post!
    Uff!.. Good Luck for me!.. =)
    Xoxo..
    D.

    ResponderEliminar
  5. Patricia O.(Patokata)3 de marzo de 2012, 2:21

    que buena entrada!!

    Odio las entrevistas de trabajo, una sola cosa que les parezca mal o que
    vean mal en uno y te descartan; sobre todo si a una se le escapa algo
    como lo que tú cuentas!!

    Es dificil encontrar trabajo si eres menor de 18 ó mayor de 35; en el
    primer caso a veces los avisos te piden determinada cantidad de años de
    experiencia ¿y qué experiencia podés tener si prácticamente estás
    buscando tu primera experiencia laboral?; y en el segundo caso ya muchas
    veces estás pasada de años!!

    El mundo laboral es terrible!!

    ResponderEliminar
  6. Wow! Tienes razón acerca de ese círculo vicioso. No me gusta cuando un trabajo te obliga a ser algo que no eres, pero para llegar hasta arriba tienes que empezar de cero. Espero que todo cambie. No nos conocemos, ni nada, pero todos sentimos esto y lo sé. Éxitos para el futuro.

    ResponderEliminar
  7. Wow, Roberta... Qué presión un interrogatorio colectivo!!!
    Las entrevistas de trabajo están llenas de artimañas y dobleces, en este link encontrarás 60 tips muy interesantes http://goo.gl/2snUw a la hora de afrontar una.Te contaré un truco que puede hacerte ganar bastantes puntos, sostener la mirada, muchos entrevistadores clavan sus ojos en el entrevistado, la sensación de tener a alguien mirándote directamente a los ojos durante toda una entrevista puede intimidar en grado sumo, aunque en verdad no te miran a los ojos, te están clavando su mirada entre ceja y ceja, si concentras pues tu mirada entre sus cejas, darás impresión de seguridad y sosiego.El lenguaje corporal es también muy traicionero, trata de adquirir una postura erguida pero relajada, al sentarte, asegúrate de que tu espalda se apoya contra el respaldo de la silla, si te sientas en el filillo parecerá que quieres salir corriendo.Aunque pueda parecer frívolo, tu imagen es un factor a cuidar con especial esmero, el pelo nunca puede taparte la cara, debes llevar la manicura perfecta con las uñas bien pulcras y siempre, sin excepción, debes ir bien maquillada (NUNCA JAMÁS PINTADA), es decir, dedica el tiempo necesario para lograr ese tipo de maquillaje imperceptible que te hace parecer natural y y radiante, evita estridencias usando tonos acordes con tu tipo de piel. Si quieres un plus de resplandor, usa unos pequeños pendientes con alguna piedra tallada en color rosado, lanzarán luz a tus gestos y te darán un brillo sosegado en la cara.Última tontería crucial? Mucho cuidado con el perfume, piensa que el que más te gusta puede causarle nauseas a otra persona. 
    Valor y al toro, nena.... El éxito te espera!!! 

    ResponderEliminar
  8. Linda, me entretuve y sufrí con tu relato. Yo tuve suerte cuando empecé por primera vez en el mundo laboral ya que me tocó una pasantía de lujo mientras estudiaba y me dieron el dato de un trabajo antes de que me titulara. Lo único malo que tuve que completar mi tesis MIENTRAS trabajaba full time, a sueldo mínimo pero lo pasé increíble y adquirí mucha experiencia.

    Ahora, la suerte ha cambiado, en nuevo país, no hablando el idioma principal ( francés) tuve que empezar de cero y me demoré casi un año en encontrar un trabajo formal.... y nada que ver con lo que estudié. Me costó muchísimo acostumbrarme al ritmo y al tipo de tareas asignadas pero terminé satisfecha y con aún más conocimiento sobre el mundo empresarial, que nunca está de más.

    Así que sé por experiencia que a no ser que se tenga pituto es complicado, pero no imposible, meterse de lleno al mundo laboral. Pero tal como han dicho todas en los comentarios, hay que puro seguir y darle, te han dado súper buenos tips ( mirar a los ojos, atuendo que te de confianza y proyecte seguridad, etc). 

    Espero con ansias la segunda parte. Excelente entrada!

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top