Diario de una Cesante: Capítulo III: ¿Y dónde están mis superpoderes?

Por Roberta Stanley desde Chile




Antes que todo, quiero pedirles disculpas a todas y cada una de las personas que se han interesado por leer mis entradas, y por mi prologada ausencia de este maravilloso espacio. 
Hoy, no quiero arruinarle la onda a nadie, menos al blog (que ha albergado algunas de mis jocosas historias de búsqueda de pega), ni tampoco quiero hacer de este espacio un muro de lamentos... pero necesito explayarme y desahogarme de alguna forma. En una de esas hay alguien que está en las mismas que yo, o pasó por lo mismo... quién sabe. 

Aquí voy, volviéndome un poco la Bridget Jones de los días nublados y medio tristes... menos chistosa a lo mejor. Con más mala suerte quizás. 

Les cuento que la semana pasada, en un momento de desesperación, miré al cielo y le pedí a las estrellas que me mandara un trabajo pronto...  y casi por obra y gracia de mi cuñado (digo cuñado hablando de Dios... porque si no les he contado, mi hermana es monja, entonces Dios vendría siendo... ¿mi cuñado?) me llamaron en un mismo día para tres entrevistas, todas el miércoles de la semana recién pasada. Tuve que organizar cada una de ellas para que no toparan en horarios, y poder crear también una ruta para llegar a tiempo a cada una de ellas. Dio la casualidad que todas estaban en el mismo perímetro, y no fue difícil llegar a tiempo. 


El día de las llamadas me sentí superpoderosa, importante, capaz... porque claro, recibir tres llamadas para entrevista en un mismo día no es algo común... menos en estos tiempos. Me sentía tranquila, segura de mi misma y fue así mismo como me presenté a cada una de ellas: casi indestructible. 

Sentirme Rockstar fue bueno para mis entrevistas, porque no dije ninguna estupidez y creo que la seguridad se notó. Al final del día y después de muchas horas de conversaciones de condiciones de trabajo, me fui a mi casa con una sensación rica, pensando en que mi cesantía tenía las horas contadas. 


En todas me dijeron que el día en que sabría el resultado sería el viernes a más tardar. 
Ese día, yo tenía otra entrevista (sí, la semana pasada fui maratónicamente solicitada) muy lejos de mi casa. Por un momento pensé en no ir, para así estar atenta a las respuestas de mis postulaciones y salir de vuelo en el caso de quedar seleccionada, pero fui igual, arriesgándome a recibir una llamada o un correo y yo no estar disponible para responder. 
Después de millones de vueltas, de caminatas extenuantes y de sacudir el polvo de mis zapatos, llegué a la entrevista, y me fui a mi casa, casi corriendo para revisar mi correo. 
Llegué y nada... no tenía correos ni llamadas perdidas. Eso fue a las 4 de la tarde. 
Me quedé esperando casi enraizada a mi silla, frente al computador, a que algún empleador se manifestara. Pero no pasó nada. 
No sabía qué pensar... ¿me avisarían el lunes?, ¿habré quedado?, ¿me escribirán?, ¿en qué habré fallado?... todas preguntas sin respuestas... hasta ahora. 
Hoy es lunes y mi celular no ha sonado, y mi correo sigue sin entradas nuevas. 
Me siento frustrada, inútil, cansada, vencida... creo que ha sido uno de los días más lacrimógenos que he tenido de lo que va de año. 
Hoy conversaba con Mandy y Ajonjolí, (gracias chicas por las amenas conversaciones y los invaluables consejos que he recibido de ustedes) que siempre he pensado que es una falta de respeto jugar con el tiempo de las demás personas. En todo sentido: dejar esperando a alguien sin darle explicaciones, llegar tarde al trabajo, a una cita, a una entrevista... no entregarle una respuesta a alguien que sí la espera... y es porque uno no sabe qué otra cosa esa otra persona tiene que hacer, qué tiene programado. El tiempo de las personas es importantísimo y valioso.


... y creo que el mío también.

Es por eso que más frustrada me siento. Porque no le puedo decir a esos empleadores que me han dicho "te avisaremos si quedaste o no en el trabajo" que cumplan con su palabra, que me digan que no cumplo con el perfil, porque aunque estoy cesante, yo también estoy perdiendo tiempo, ilusión, energía y ganas para seguir postulando a otras ofertas laborales. 

NO PRETENDO DECIRLE A LOS ENCARGADOS DE SELECCIÓN DE PERSONAL CÓMO HACER SU TRABAJO, porque si están en ese puesto debe ser que la empresa los considera competentes e idóneos para ese cargo. Pero es importante, al menos para mí, que el mundo sepa que en cada entrevista (al menos yo) invierto tiempo, ganas, expectativas, ilusión... y una gran cuota de corazón para que todo resulte. Y que lo mínimo que espero es una respuesta. Solamente eso. 

Hoy tengo el corazón amargo de pena, la ilusión hecha un estropajo y no tengo muchas ganas de seguir... de hecho estuve pensando seriamente en mandar todo a la punta del cerro y rendirme. Pero mi fuerza interior y la que me han transmitido distintas personas hoy me impiden dejar de esforzarme y seguir soñando que algún día voy a poder contarles a todos que estoy trabajando, que me siento muy feliz con lo que hago, que estos días amargos por fin se terminaron y que mis superpoderes volvieron.



CONVERSATION

8 ya son Blogger@s:

  1. mi niña!!! es jodido que jueguen con el tiempo de una pero no decaigas... llegará el día en que des las gracias a aquellos que no te llamaron, gracias a no perder tu tiempo en los puestos de trabajo que ofrecían, estarás libre para aceptar el trabajo que te hará feliz.
    agarra fuerte la sensación de seguridad!!!!
    una preguntilla, has pensado en ofrecerte como becaria en algún medio que adores??? es una lata no cobrar pero, es algo temporal y se ganan muchos puntos!

    ResponderEliminar
  2. No de desanimes!!! Si las cosas no han funcionado por algo será, quizás tu "cuñado" esta guardando algo bueno para tí.

    A veces las cosas no resultan como queremos pero todo lo recorrido sirve como experiencia, mejor aún, aprovecha tu tiempo para realizar cosas que te gusten mientras sigues intentando encontrar un empleo. Ocupa tu tiempo en tus cosas ya todo cambiará :).

    Si te sirve de consuelo, he pasado por varias desilusiones, nunca nada ocurre como quiero, pero de a poco las cosas van tomando forma :D

    Mucha suerte, cariño y ánimos!!!

    ResponderEliminar
  3. Si, en realidad he pensado en eso, y me ha dicho también mi novio que tal vez esos trabajos que no se han dignado a avisar la respuesta no son para mí solamente. Es medio difícil a veces aceptarlo, pero conforme pasan las horas y disfruto por ahora de mi "huelga por un día sin buscar trabajo", he podido analizar mejor las situaciones y darles un sentido constructivo. 
    Sobre eso de hacerme becaria, no lo había pensado... el problema es que como no pagan, se me hará difícil vivir... sobre todo ahora que aquí en Chile las cosas no paran de subir de precio :( pero es una buena opción para agarrar experiencia. 
    Besos Maha! eres un sol, gracias por comentar ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Maka! Antes que todo quiero darte la bienvenida al blog (he andado tan perdida de aquí que ni te escribí en la entrada de tu integración, y bueno, ahora agradecerte nuevamente por tu consejo. 
    Mi hermana (la monjis, que últimamente también ha sido una importante guía espiritual, sobre todo cuando me desespero y me dan ganas de mandar todo a la punta de la loma) me ha dicho que las cosas llegan en el momento preciso y a la hora exacta. A lo mejor eso no es aún... pero igual ayudaría obtener respuestas, porque desgasta emocionalmente estar esperando algo que no llega. 
    Por ahora no me queda más que aprender de todas las experiencias que voy ganando con las entrevistas... y tal vez ya pronto esté de vuelta en las bolsas de trabajo ;)
    Besos linda, gracias por tu comentario. 

    ResponderEliminar
  5. sin duda es una faena que no paguen, pero la gran mayoría de los puestos de becaria son de media jornada, te permiten buscar algún empleo aparte. es una muy buena forma de empezar, mi hermana estudió filología árabe pero luego quiso dedicarse a la farándula, comenzó siendo becaria en el teatro nacional bábaro y ahora es directora! hay veces que un puesto de becaria abre más puertas que una carrera ;)

    ResponderEliminar
  6. Ahora tienes a alguien más que si ve algo te avisará :D

    ResponderEliminar
  7. Lindaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa te pasaste, mega super entrada!!! Así, las cosas como son, bañarse en Sprite y afrontar este perrísimo proceso. Muchas gracias por las menciones, estamos acá para darte aliento y fuerza. Creo con toda honestidad que todas hemos ( o tendremos) que pasar por un momento así. 

    Que más gente como tu nazca con cada generación y nos poryectemos más prontamente hacia un genuino país desarrollado.

    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  8. Awww muchas gracias bella! de verdad ahora como que estoy con otro ánimo y ya más tranquila después de una semana del carajo. 
    Tal vez si el mundo respetara más el tiempo ajeno, viviríamos, sin duda alguna, en una sociedad mejor. (Espero que eso pase alguna vez). 
    Nuevamente gracias por el ánimo y las conversaciones llenas de energía que hemos tenido. Siempre se agradece el apoyo!
    Besos para tí también! :)

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top