Para llegar al sí quiero

Por Dani P desde Chile (postulante)



Como me gustaba la literatura, cuando salí de cuarto medio (secundaria) mi papá me regaló el libro “Guía para la mujer que triunfa en todo, menos en el amor” para llegar al sí, quiero. Como me había inscrito en la carrera de letras, supongo que asumió cuál sería la desventaja que tendría más adelante. Obvio, ese libro se guardó, se lloró y se lanzó al rincón de mi biblioteca digna e intelectual. Mientras la mayoría colecciona fotos y collares, yo colecciono libros. Me titulé como el resto, resalté como algunos y hoy, a los 26, me pregunto a veces por qué las chicas, no tan chicas de mi edad, siguen cometiendo los mismos errores de siempre.


Con tanto revuelo por Soltera otra vez y las relaciones después de los veinticinco, se me ocurrió mirar a mi alrededor para entender por qué casi todas las mujeres que conozco, se sienten identificadas en uno u otro personaje. Es cierto que el rosado y el testimonio caricaturizado de una chica común es llamativo, la parafernalia y aspiración tipo sex and the city chileno y la música de Nicole de fondo nos atraen a casi todas, pero creo que hay algo más. Pienso que quizás hay un trasfondo social que se repite y que, de una u otra manera, las generaciones de mujeres solteras y casi solteras, posibles solteras y no, aún buscan. Y es que la sociedad, la literatura y la publicidad ya lleva más de diez años diciéndonos cómo tratar a los hombres y aún así, no aprendemos.



Hay películas sobre lo que NO se debe hacer, hay libros que explican cómo hacerlos babear hasta el fin. ¡Hay manuales! Y aún así, la gran mayoría de nosotras, no los tomamos en cuenta. En mi caso la cosa parece estar controlada, llevo de la mano a un sujeto que se rige por un estereotipo conocido así es que no lo describo por temor a burlas y represalias envidiosas, pero creo ir bien. Sin embargo, cada una o dos semanas debo repetir los mismos consejos de hace más de diez años, a las mismas amigas. Y no es que no hayan leído los libros o no hayan visto las películas, sino que parece que pertenecemos a una clase o especie femenina obstinada que prefiere ensordecer las obviedades para no ser más heridas de lo que ya estamos.

El exterior SÍ importa, las manipulaciones SÍ sirven, la dulzura extrema NO excita.


Esta serie exagera y ridiculiza muchas veces a la protagonista y, el perfil en el que todas creemos encajar en más de un capítulo, pero vamos, el sistema nuevamente nos está entregando una guía práctica de por dónde va el camino con el sexo opuesto. Aunque en general lo cuestione y recrimine, la veo todas los días, en silencio, porque aunque siga cada instrucción y hasta el momento la cosa funcione, la flexible puede estar a la vuelta de la esquina.



CONVERSATION

7 ya son Blogger@s:

  1. "El exterior SÍ importa, las manipulaciones SÍ sirven, la dulzura extrema NO excita." Esto es para considerarlo en el proyecto LP. Hay que tenerlo en cuanta para vivir y a veces sobrevivir.

    Me encantó tu entrada, te encuentro la razón en casi todo. Y también me pregunto como es que casi siempre caemos de igual manera frente a las mismas adversidades, parece que hay ciertas áreas en la mujer que no están dispuestas aprender, y hay algunas que son más torpes que otras, y hay mujeres que definitivamente, no tienen remedio.

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada!

    Es muy cierto lo que dices, salvo lo de manipular que no me gusta ese término y honestamente creo que hay que tener cuidado si se pretende usar mucho esa arma ( que definitivamente es de doble filo).

    Hay que ser sincera, regalona y no obsesionarse por el fisico. Eso atrae a los hombre AL COMIENZO. A largo plazo si, como reflexiona Pops a partir de tu entrada, hay que tener claro que las tres reglas de las que hablas ( insisto, la segunda no me acomoda pero hay excepciones) valen oro.

    Lo otro, es no estar siempre tan disponible, no se trata de hacerse rogar, pero es un asunto de no dejarse llevar demasiado por los sentimientos y pensar un poco con la cabeza. Hay que tener mundo propio y para lograr eso es necesario cultivar espacios donde desarrollar hobbies, amistades y trabajos sin la pareja.

    ResponderEliminar
  3. cuando se siguen normas que te alejan de ser como tú eres, toda relación termina por ser un fracaso. porque tarde o pronto sale tu verdadero yo y la otra persona lo flipa!!! por no decir que quien actúa se siente cada vez más ahogada y desdichada.

    la que es vanidosa, manipuladora y lo suficientemente fría para controlar sus emociones, encuentra muchos hombres, pero... ama realmente a alguno???

    actuar bajo esas pautas es fantástico si se busca engatusar a alguien por interés, si eso hace feliz a alguien, adelante!! pero si se busca una relación en la que haya comprensión, apoyo y amor verdadero... mal vamos por ese camino! con lecciones como esas, normal que digan que somos unas zorras!!!

    todo cuanto comentas me parece muy acertado pero absolutamente terrible.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo, al igual que Maha, que uno debe ser uno, así tal cual. Más de una vez cometí el error de adecuarme (e incluso transformarme) para que una relación funcionara y a la larga terminé teniendo un colapso nervioso porque en definitiva llevaba una vida que no era la mía, era la de un personaje inventado para el resto.
    Te apoyo en que las manipulaciones sirven, la dulzura no excita y el exterior importa, pero creo que no es lo fundamental cuando se tiene un proyecto a largo plazo porque lisa y llanamente no podrás vivir tranquila con esa filosofía, siempre tendrás que tener todo bajo control (hasta el look de tu pareja!!... q no engorde, q se afeite o no, etc etc... onda pa que te siga gustando) entonces es como agotador el asunto. Conozco mujeres así y según ellas les va bien, a mi no me acomoda, prefiero más espontaneidad y aventura sino me aburro y todo se va por el caño.

    ResponderEliminar
  5. Creo que no hay nada peor para una relacíon que no ser una misma
    Esto de adaptarse con quien estas y ser como lo espera me parece de quince años.
    Ahora en cuanto a que los hombres caen con las manipulaciones si jajaja ahi estoy de acuerdo.
    Si querer ganar una pelea se trata. En cueanto al resto no ser tu misma.Llevo tres años casada y me muero sin ser un minuto yo. Y creo que mi marido eso es lo que más ama de mi.Si quiero hablare como dulzona le hablo, si quiero hablarle como loca lo hago, si quiero tirar todo dia lo hago y si no quiero tampoco. El me conoce sabe quien soy y eso no me asusta si no me seduce al maximo.
    No se esto de andar con un manual en la mano de como conquistar me produce mono y de como no ser cagada tambien. La relacion hombre mujer para mi no es una guerra.
    Creo que habla de mucha inseguridad de parte de las mujeres que somos hermosas y debemos ser respetadas y amadas seamos ,dulces,sensuales o locas. La cosa está en el hombre que sepa ver que en nuestras locura hay tambien dulzura y que en y nuestra locura hay dulzura, y en la dulzura hay sensulaidad y así jajaja porque es asi la cosa. La quimica hace esas cosas.
    Y si la flexible está a la vuelta de la esquina ¿y que? ¿Por que tanto miedo?
    Te doy un consejo se tú misma nada más quien no te ame así no te ama simplemente.

    ResponderEliminar
  6. Creo que justamente a lo que se refería Daniela, es a todo lo que ustedes comentan.
    Aun así, hay quienes ahora o en el pasado nos autoboicoteamos, intentando ser quienes somos y al final, todo termina de la peor manera.
    Cuando se asume que el exterior si importa, que a veces la "manipulación" es necesaria, y que a ratos la dulzura no excita, uno es mucho más natural y feliz, pero todas, todas creo que hemos pasado por esa etapa, algunas más chicas otras más grandes. Creo que tiene que ver con la madurez emocional, sin duda. Y claro está, hay muchas, muchas que se quedan pegadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimadas! tal y como dice Pops, asumir algunas realidades nos hace más libres. Por otro lado, creer que preocuparse de uno mismo, tanto del interior como lo de afuera pasa a segundo plano, es pasar por alto tu propia identidad, cuando estás bien por dentro se nota por fuera, y eso no implica ser escultural ni ultra enchulada, sino llevar tu belleza con naturalidad, ya que de una u otra forma somos seres que se rigen por la química, los aromas, la energía que irradiamos todos los días a nuestro entorno. Los hombres son tan exquisitos como detestables, probablemente igual que nosotras, el asunto es, dejar de boicotearnos, de caer con la misma piedra. El llamado es, a querernos antes a nosotras, para llegar a querer a otro.

      Eliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top