Entrevista con Laura López Alfranca

Por Tania Yesivell desde Honduras 

Regados por el mundo hay muchos escritores perfectamente accesibles y que en el fondo son “simples mortales” como tú o como yo. 

En Madrid, una de estas personas hace un espacio en su vida común y corriente para difundir su novela y seguir creando arte. Aunque la distancia impide que la encuentre en un café para conversar, para eso existen los medios electrónicos. 

No me demoro más y les dejo la entrevista con Laura López Alfranca, autora de La otra cara del espejo, colaboradora en más de una revista, estudiante...


¿Cómo fue tu primer encuentro con la literatura?

Habría que distinguir en dos vertientes:

Como lectora, iba a y venía ya que no acababan de ofrecerme libros que me convencieran, pero eso cambió con El príncipe de la Niebla de Carlos Ruíz Zafón, me quedé enganchadísima y disfruté de una novela de miedo muy buena. Curiosamente, catorce años más tarde se lo llevé para que me lo firmara en la feria del libro y se quedó asombrado que tuviera aquella edición tan antigua (y mordida, jamás supe cómo acabó mordida).

Como autora, fue tras acabar un fanfict de Harry Potter. Mi historia no es muy diferente a la de muchos otros: chica conoce fandom, fandom anima a la chica a escribir, chica se cansa de escribir en un universo encorsetado por otra persona y chica decide escribir sus propios mundos. 

Así que tu primera inspiración fue Harry Potter, ¿y ahora? ¿Sabes de dónde vienen las ideas originales o simplemente de pronto se te ocurren?

Ahora ya no tanto, aunque me inspiro en prácticamente cualquier cosa, siguen siéndolo en menor medida. Las ideas a veces vienen de un punto que tú misma fuerzas pero a veces, surgen solas y jamás entiendes cómo han salido. De la misma forma que algunas cosas (una película, una canción, un libro, un videojuego, un comic…) pueden inspirarte de muy diversas maneras y otras no te dicen nada. Tener la cabeza predispuesta, escuchar ese pálpito. Hay muchas formas de inspirarse, unas veces puedes sacarlo porque el marco te ayuda y otras da igual lo que hagas que la cabeza está obtusa.

¿Y qué haces en cada caso?

Si estoy en racha, suplicar por tener a mano algo para apuntar, a ser posible, mi ordenador.

De estar obtusa, recetarme un descanso y diversión. Cuando la cabeza no quiere trabajar, obligarla no es buena idea. Es como cuando tienes el coche atascado en el barro, si sigues insistiendo que salga dándole al acelerador, jamás lo harás; si empujas por detrás o esperas a que el barro se seque, todo es más fácil. 

Buen punto. Entonces, ¿solamente hace falta una idea y algo en que anotar? ¿No hay algún procedimiento o manía que acompañe el proceso literario?

En mi caso no: no tener ninguna necesidad que cubrir, nada de trabajos por entregar y mucha calma. A lo sumo la música, puedo escribir con cualquier tipo de canción, pero si encuentro una que encuadre muy bien una escena, la utilizo mucho.

Las ideas muchas veces vienen acompañadas por una especie de fecha de escritura. No son números, es más bien que mi cabeza sabe cuándo he conseguido el suficiente nivel para dedicarme a una novela, cuando me insiste mucho en volver a una idea. A veces falla, pero en pocas ocasiones.

¿Tienes algún género predilecto para escribir?

No en especial, pero a mi mente se le ocurren más ideas de fantasía que de realismo. Hay épocas en que me tiro más por la fantasy, otras por el terror y a veces por la cifi.

¿Y qué hay de las influencias literarias?

Pues nunca sabes quién o qué te va influenciar, hasta los malos libros pueden ayudarte a mejorar como autor. En mi caso, creo que mis mayores influencias son Neil Gaiman y Terry Pratchett, son los escritores a los que más admiro y sus novelas me perecen un gran ejemplo de buena literatura.

Imagino que los lees gustosa. Por lo demás, ¿a la hora de leer eres muy selectiva?

Con respecto a géneros, no, leo prácticamente de todos. Ahora bien, como lectora y escritora, me gusta que lo que compro esté bien trabajado en su conjunto; hay muchas veces que las editoriales venden libros que no valen mucho, porque siguen una moda y saben que la gente los comprará, aunque realmente sus autores necesiten mucho trabajo por delante.

¿Eres de esas escritoras que evaden el tema de moda?

Realmente escribo lo que quiero, a veces es el tema de moda y otras no. Ahora bien, habría que aclarar esto mucho. Si escribes con una moda, es posible que los editores tarden en leerte y puede que ya exista otra moda; por el contrario, si no lo haces y algo está en pleno auge, puede que no les intereses por no seguir los cánones. Como bien se ve, escribir es difícil, lo mejor es hacer algo que te guste, esté de moda hoy, mañana o se pasara hace dos años.

Entonces, ¿qué fue lo que te hizo escribir La otra cara del espejo?

Fue un sueño, el mismo que la portada y escuchar la canción Forever After de Paradisse lost. No sé cómo enraizaron ambas cosas que me puse y salió una trama. Primero fue para una novela erótica y luego, lo mezclé con terror y algo de misterio. La editorial me dio más vuelta de tuerca (cuando yo ya había aprendido mucho más sobre el terror) y creo que el resultado es bueno.

¿Primera publicación?

De relatos fue uno de terror titulado Bienvenida, hermana en una antología en la que fui finalista.
La otra cara del espejo fue mi primera publicación en solitario.

¿Quedó alguna anecdota notable de alguno de estos procesos?

Del primero ninguna que yo recuerde, del segundo hay muchísimas y todas recogidas en la wiki del libro, la que más me gusta, es la de mis amigos diciéndome que menos mal que me dieron una canción de jevi suave, a saber qué habría pasado de darme una de death metal (y eso con la versión más light del libro).

A lo mejor deberías hacer la prueba... ¿Ya estás embarcada en un nuevo proyecto?

Nuevos proyectos hay muchísimos, sobre todo de relatos. De novela estoy corrigiendo una antigua saga de fantasía llamada Leyendas de los Territorios: Siguiendo el camino del búho que escribí hace unos siete años (y hace cinco que no la toco) y estoy escribiendo un libro realista titulado Hiato.

¿Cómo manejas tantos argumentos a la vez? ¿No intentan cambiarse de historia los personajes?

La clave para mí es coger cosas completamente opuestas para evitar eso que dices. Los personajes no se intentan cambiar de trama, pero sí siempre tratan de cambiar la suya propia. Sabiendo bien cómo es un personaje y tras haber madurado como autora, en la actual novela que estoy corrigiendo, si bien se veían muchas buenas ideas, algunas se borran y se cambian, así como conversaciones, para hacer todavía más ajustada al personaje la historia y sus reacciones. En el momento en que un personaje o algo sale como no debe, corto de hacer dobles trabajos y me centro en uno solo: no hay que hacerlo más rápido que nadie, pero sí muy bien.

¿Sueles quejarte durante la cena o con algún amigo cuando te encuentras estos detalles por corregir, personajes rebeldes o falta de inspiración?

A todo el mundo (risas). Sobre todo por twitter y face, que conozco a muchos autores y aunque solamente sea por un: «te entiendo» o una charla sobre que «sí, es un asco corregir», una ya se siente mucho mejor y puede hacerlo con más ganas. Llega a ser muy desesperante tener que cambiar tantísimo de algo que creías acabado, pero al mismo tiempo, sabes que haciendo eso sacas algo mucho mejor de ti misma y tragas.

¿Cómo describirías la relación entre tu vida personal y la literatura?

No siempre se han llevado bien, a veces han sido muy exigentes uno y otro lado. Los primeros dos años, cuando decides lanzarte a escribir en serio son los más difíciles, ya que estás muy verde para demostrar nada y la gente a tu alrededor intenta evitar que te lances a una piscina vacía y te rompas la espalda. Muchas veces un no literario afectaba a la vida normal. Por suerte, cuando coges el ritmo y pronto empiezas a ver que realmente puedes y que esto es lo tuyo, todo se asienta y trata de convivir. La cuestión es no descuidar nada: no dedicarle suficiente a una de las dos vidas es igual de malo, porque a la larga ambas se sustentan y se nutren en una perfecta simbiosis.



CONVERSATION

1 ya son Blogger@s:

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top