Cartas: Es nuestra CULPA


Tantos años juntas y todavía no logro remecer tu tan estructurada conciencia… Recuerdo una noche loca en que logramos la conexión que nos une hasta hoy. Una noche en que te vi tan libre como se puede ser en la juventud e inmadurez. Pero me acuerdo que hasta en esa oportunidad, cuando nada ni nadie pedía nuestras explicaciones, tenías una cuerda tirando de tus instintos.


¿Qué retiene tus impulsos? ¿Por qué, a pesar de querer hacer algo, no lo haces? ¿Cuál es el enano maldito que no te suelta? Me imagino un enano sudado y verrugoso tomándote de la rodilla. Te he observado tanto… No tenía idea de qué pasaba en tu alma en el preciso momento de decidir "ir o no ir", pero con los años todo se va aclarando… a veces de formas muy simples. El tiempo ha mandado en todo, por qué no ha de hacerlo con esta incógnita.


Hace unos días te pregunté: ¿Por qué sientes tanta culpa?, ¿de dónde la sacaste?, ¿por qué tan católica? A pesar de saber que no lo eres tanto. No entiendo qué pudo haber pasado para que una persona con tanta luz se encierre en una caja oscura. Quizás hay muchas personas que cuestionen el hecho de que no entienda algo de ti después de todo lo recorrido, pero eres un alma reservada y respeto tu fabricación, me hice cargo de leer el manual y te maniobro con el cuidado que mereces… Aunque a veces me dan ganas de golpearte para que funciones como debieras.

Creo que ambas hemos entrado en el transe del análisis de esa culpa que te gobierna sin pedir permiso. A mi parecer, esta culpa tiene una y solamente una causa: La religión y, en tu caso, la crianza católica. ¿Te imaginas nuestra crianza sin escenarios comunes de castigo y represión? ¿Nos imaginas libres de pensamiento y acción? Porque, aunque no lo creas, yo también tengo marcas de aquella enseñanza. Te graban a fuego lo que es bueno, lo que es malo, lo que es pecado y lo que es "digno de la religión". Te exigen seguirlo y no cuestionarlo, apelando a la fe y la cantidad de compromiso que tienes con tu "espiritualidad". Ya me suena gracioso… ¡Ni hablar de los castigos por incumplimiento! La hoguera es Trindade al lado de lo que nos podría pasar. Castigos porque no sigues reglas, porque piensas diferente, porque no vives igual al resto, porque hablaste y porque no hablaste, porque sí y porque no. Queramos o no esto nos afectó, nos afecta. Esto marca y ya es hora de hacerse cargo, porque es nuestra culpa aunque nos pese.

Lo que pienso de la culpa es parecido a lo que pienso de la moral. De hecho, siento que van tan unidas que una es consecuencia de la otra. Creo que la culpa hace tu moral y que las culpas generales hacen la moral colectiva. Luego se forma un círculo vicioso en que la moral te da las directrices culposas y, de un momento a otro, te olvidaste de sentir, de actuar y de gozar como individuo. Lo peor de todo es que cuesta tanto recuperar la mente de una culpa que acompaña por años. ¿Cómo te hago entender que no eres culpable de lo que no has hecho? ¿Qué debo hacer para que tus culpas no te quiten las ganas de jugar? ¿Cuál es la forma de devolverte el goce sin culpa?

Si estuviera en mis manos pondría tu culpa en mi conciencia y te liberaría aunque sea por unos días… hasta horas de libertad me parecen un sueño. Tantos años juntas y todavía no logro remecer tu tan estructurada conciencia.



CONVERSATION

5 ya son Blogger@s:

  1. Uf! Me llegó al corazón. Que belleza lo que escribiste. Debo confesar que al llegar al punto final, noté que una lágrima recorría tímidamente mi mejilla.

    ResponderEliminar
  2. es para largo así que como, vuelvo y comento

    ResponderEliminar
  3. yaaaaaaaaaaa, bueno después de comer me puse a trabajar.

    Creo que la culpa es como una enfermedad horrible, es como un cáncer que puede incluso comerse a una persona y disolverla.

    Creo en lo malo y lo bueno, y por eso también en la culpa valida, por eso que se siente y se sabe en tu interior, en tu esencia, no lo que dicen las religiones o lo que a los ojos del otro es malo o bueno, y que estos te hagan sentir culpable cuando en el fondo tu no sientas así. Una culpa falsa, que horror, nada peor que eso.

    Nadie debería sentir culpa es como un parásito.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top