Laif in Lux - C2 Mujer latina extraña malas costumbres

Por Mandy desde Luxemburgo 


LAIF IN LUX - MoDa - IdIoMa(S) - CliMa - eVeNtOs - CoMiDa - LAIF IN LUX

Como les decía en la entrada anterior, desde que volví de Chile en septiembre decidí que definitivamente me voy a quedar en Luxemburgo. Debido a esto, me he propuesto cumplir ciertas metas para lograr así acomodarme de mejor manera a este hermoso país. 

No obstante, de las muchas diferencias culturales (de ahí, con el tiempo, se van enterando de otras más), la que más me ha llamado la atención es la poca "coquetería" de los Luxemburgueses***. Me explico.

Y yo que me creía tan sexy

Cuando vivía en Chile, típico que salía a la calle y por lo menos un piropo me llegaba por parte de un completo desconocido. Esto sucedía, no porque yo parezco modelo de Victoria´s Secret sino, porque es propio del hombre chileno (y de gran parte de los hombres latinos) "recrear" su vista con cualquier mujer que se vea pasable en lo físico, además de hacerle saber mediante "sonidos" a la dama en cuestión que tan atractiva la encuentra.

Piso Luxemburgo por primera vez allá a mediados del 2010 y de la noche a la mañana no he oído ningún piropo. Cero. Forever alone, no more. C´est fini. Y ojo, que esto no es solamente conmigo (me pasé el rollo de que tal vez era yo la que no era lo suficientemente atractiva para el europeo de acá), sino con toda mujer bella-despampanantemente-fashion que es común ver es estos alrededores.  

Me encanta su... bolso

Y eso no es todo. Tampoco he notado a hombres voltear la mirada y quedarse como perros mirando carne al ver pasar a una dama. Al comienzo lo encontraba cómico, algo así como "qué curioso, qué tiernos son estos hombres-robot". Pero ya viviendo más de dos años acá, se me fue de a poco poniendo pesado el asunto. Me di cuenta de que por mucho que hable inglés, tenga pasaporte británico y sea alta y (ex)espigada, la sangre latina brota por mis venas. Necesito esas miradas furtivas, ese silbeo erotizado y que de cuando en cuando te devuelvan esa sonrisa espontánea, esa que nos nacen a muchas de nosotras mujeres latinas cuando decimos "gracias" al finalizar una compra en el supermercado. 

El lado bueno de todo esto es que me puedo vestir como quiera y salgo a la calle cómodamente sin preocuparme de que me "acosen con la mirada". Minifaldas, pantalones pitillo ultra ajustados, tacos, escotes. Bienvenidos sean todos en mi anatomía. Y con eso me di cuenta de que, aunque me cuesta sentirme sexy sin que jamás/ever se rebote el deseo de otros por mi figura, al final del día es más sano así, vivir la vida despreocupada de que algún día esos piropos se hagan escasos y finalmente inexistentes.

*** Igual tengo a mi osito polar que me queda mirando cuando me levanto en pelota para ir al baño, me silba, me agarra el trasero juguetonamente mientras cocino y se me queda todos los días mirándome y diciéndome que no puede creer lo hermosa que soy. Con un luxemburgués así de seductor y cariñoso me siento en casa :)


LAIF IN LUX - MoDa - IdIoMa(S) - CliMa - eVeNtOs - CoMiDa - LAIF IN LUX



CONVERSATION

6 ya son Blogger@s:

  1. pero, mandy! si es un gustazo no tener que bregar con babosos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, toda la razón! El asunto es que el otro extremo tampoco se me hizo muy cómodo en un comienzo. De tener babosos molestando con sus silbidos y miradas en la calle, pasar a la Siberia del piropo público... por más que me quejaba en Chile de eso, igual me fue extraño ( incómodo) de la noche a la mañana no saberme atractiva para esta parte del mundo. Sé que es una mamera de pensar muy superficial, pero creo que hay algo en eso del lenguaje corporal. Cuando ya ni puedes reconocer en el rostro de otros que te ven bonita, aunque no lo quieras, por el hecho de vivir toda una vida siendo objeto de deseo, el cambio lo sientes como pérdida igual. Pero ya con pareja no me siento así, obvio que es mejor que alguien correspondido te diga esas cosas que un completo desconocido

      Eliminar
  2. Encuentro demasiado agradable no tener que preocuparse por los babosos que viven en Chile y que uno no puede salir a la calle usando una mini sin que te digan algo! Nisiquiera se puede salir cómoda en el metro sin que algún tipo te ande mirando con cara de baboso....yo sería feliz en tu situación xP, mejor sentirse linda con la persona que amas :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Fue una contradicción mental que mantuve por harto tiempo. La lógica te dice eso, qué bien ser libre, qué bien no ser objeto. Pero con los meses me empecé a sentir rara. El hecho que NUNCA nadie te mire o te silbe, se hace extraño y al final me empecé a pasar rollos. Pero obvio que ahora en una relación todo se ha normalizado, me siento aún más guapa que en Chile, soy bella para la persona que amo y me encanta! Puedo sentirme sexy y a la vez vestirme como quiera :)

      Eliminar
  3. por lo que siempre me cuentan es esos paises todos son muy frios, cero que se miran entre si.
    igual super poder usar lo que quieras y no tener esas miradas desagradables y muchas veces cuestionadoras.

    me alegro que tengas a tu hombre que te diga los piropos en la comodidas de tu hogar, pero me imagino se extraña al mitico chileno piropero.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría que mis amigos del Factbook leerán este articulo de calidad. Y por ello, le pido permiso para hacerlo.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top