Una anécdota navideña


Por LaCotono desde Chile

La semana pasada les conté sobre mi opinión del consumismo navideño. Hoy les quiero relatar lo que me sucedió hace unos días en medio de la locura por las compras navideñas.

Primero, mucha gente, vendedores estresados y malhumorados, calor en extremo y pésima atención. Fue ahí donde comenzó mi historia debido a que nadie me atendía comencé a revisar que quería comprar. Mientras veía un cinturón para mi padre una señora de bastante edad estaba en la misma situación que yo. Buscaba un cinturón para su marido, pero no sabía cómo se veía la talla, ni la calidad, etc. 



Como la veía tan complicada me acerque y le dije –¿Señora, le ayudo? Y puso una carita de felicidad, ahí la estuve ayudando por un largo rato, ya que ninguno le convencía y yo con toda mi paciencia y buena disposición busqué y busqué hasta que encontramos uno bello. Nota: Durante media hora ningún vendedor se acercó a preguntarnos que queríamos, al contrario estaban amontonados felices conversando. 

La señora me decía “mijita no se preocupe, déjeme acá no más, usted quizás esta apurada”. De hecho estaba ultra apurada, pero pensé: Estas fechas no son de amor, de compartir y por qué no ayudar al prójimo”

Bueno cuento corto, encontramos unos lindos cinturones pagamos y nos despedimos, la señora tiernamente me dio las mil gracias, nos deseamos una feliz navidad y honestamente salí con una sonrisa en la cara por haber hecho mi buena acción del día.



CONVERSATION

2 ya son Blogger@s:

  1. Linda historia entre tanto estrés navideño :), es verdad que la mayoría de los vendedores anda super malhumorado, ayer quería salir por una puerta que estaban cerrando en el mall y la vieja me respondió horrible! que ganas de pegarle xD

    saludos :)

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top