Y si de verdad se acabará el mundo

Por Cebrina desde Chile


Cuando pienso en el fin del mundo se me vienen a la memoria películas como Armageddon, Impacto Profundo, 2012, El día después de mañana, The Happening, El día en que la Tierra se detuvo y Señales del futuro. Pero, no son más que eso, ilusiones para crear o compartir un ambiente de los tiempos que vivimos. Sin embargo, de todo lo que vemos aquí hay una cosa cierta: La necesidad que tenemos como seres humanos al borde del abismo de perdonar y amar con mucha más intensidad.



Paula y Fabian en Neelpert


Cada cierto tiempo experimentamos esta gratuita terapia de shock y los sentidos cada vez más agudizados nos motivan a ser mejores. Somos conscientes de que debemos cambiar porque lo queremos así y no por otro ser, pero a veces, nos vemos atrapados bajo nuestras propias paredes y lo mejor que podemos dar carece de sentido en aquellos días.

Si este 21 de diciembre se acabara el mundo tendría una lista más bien larga de cosas que debí hacer antes de morir, otra de personas a las que perdonar o me perdonaran, lugares a los que volver y por sobretodo personas, lugares y comidas por conocer y probar. Quiero visitar la Puerta al Cielo en China, recorrer por completo Francia y estar con mis sobrinos en Bélgica, abrazar a mis hermanas que las amo a pesar de los problemas de la vida, como la distancia y ser más de lo que hoy soy. Profesora o chef, ambas, por qué no. Volver a enamorarme.


Pero, me olvido de puntos fundamentales, si el mundo se acaba, ya no tendré que preocuparme por pagar cuentas o cirugías necesarias de las que escapo. O dietas, ni siquiera deberé ocuparme de llorar a mi mamá y enterrarla, porque ella se habrá ido junto a mí.


Aunque lo más importante es que estoy agradecida de los amigos que tengo, que siempre están ahí para bien o mal, de mi familia disfuncional en donde soy la oveja negra, de los novios que he tenido que con cada uno aprendí que en el amor y la guerra todo vale, de los profesores que creen en mí y me instan a buscar grandeza, de los que están leyendo y dan feedback porque me enseñan que en la vida hay más de un solo punto de vista y de mis queridas Be Bloggeras, que me han regalado un espacio en sus vidas.

¿Y si el fin del mundo es el 21 de diciembre, qué les faltaría por hacer y de qué están agradecidos?



CONVERSATION

3 ya son Blogger@s:

  1. Uyyy!! si este 21 se acabará el mundo. Creo que me faltaría haber desarrollado más coraje....paz interior...más que nada mejoras personales dejaría pendiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajonjoli, el mundo no se acaba o se acabo el 31 de dic del 1999? jajaja Así que tiempo tenemos

      Eliminar
  2. Una vez me preguntaron lo mismo, qué me queda por hacer si se acaba el mundo. Mi respuesta fue simple: nada. Cada día le digo "te quiero" a quienes quiero, y eso me hace pensar que no hay nada que pendiente moleste mi conciencia si es que desaparesco. El resto son sólo boberías. All you need is love <3

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top