Mi Museo

Por Ajonjolí desde Chile 

Se fue el 2012. Ese que traía el fin del mundo en cada día que pasaba. ¿Y saben?, yo creo que hay muchos mundos que han llegado a su fin. Aunque en mi caso es como si el Huracán Katrina me haya agarrado desprevenida, me elevara sacudiéndome violentamente para luego dejarme caer de cabeza a la realidad (y créanme que solamente vale la pena que te agarren así de desprevenida para que me sacudan y dejen caer de cabeza unos brazos fornidos de un hombre ardiente, ¡no mis estupideces!). Y aún me siento así. Con un desorden interno que pensé ordenar sola, quizás por orgullo, aunque ahora siento que necesito que aprieten el botón de reset que debo tener escondido por algún maldito lugar de mi cuerpo… que aunque busque no encuentro. Sería todo tan fácil. 


Y Ese fue el 2012, así no más. Un año de cambios para muchos. ¿Pero saben que he escuchado del 2013? (Saquen sus tejidos que comienza el pelambre) Escuché que este nuevo año que comienza tú debes resolver todo lo que el año anterior dejó “patas pa´rriba” y que llegó el momento de hacerte cargo de tus pelotudeces. Si señoras y señores, ¡¡hacerse cargo!! 

Y así, de cabezas me di cuenta de algo que venía sospechando hace tiempo pero que no quería asumir. Simplemente no me conozco. Y esto de no conocerme ha saboteado muchas cosas en mi vida, incluyendo mi relación con mi (aún amado) Tempura. Por lo que está demás decir que “hacerse cargo” y “resolver” son dos tareas que tengo como prioridades a cumplir este 2013 y no (como muchos) andar en karting, tirarme en paracaídas o prometer ir al gimnasio, que son tareas más divertidas y simples de cumplir. 

Pero, ¿cómo puedo pensar siquiera en conocerme con el desorden emocional que tengo? Un new friend abrió mi mente diciéndome: La vida es como un Museo, cada cosa tiene su lugar. No debes eliminar lo que sientes ni lo que has sufrido, solamente debes ubicarlos en el lugar que corresponden. Yo quedé con cara de WTF?!... En un comienzo, porque soy bruta y un poco literal entonces ¿cómo podría yo poner cada cosa en su lugar? ¿Que lugar deben tener que cosa? Fue ahí que dije: “¡BASTA! Déjate de pensar, cuestionar, darle vueltas, autosabotearte, espantarte sola. Las cosas son más simples de lo que parecen, solamente necesitas encontrar la paz necesaria para ordenar tu Museo y... ¡descubrir quien mierda eres!” 

aaaaaaaaaahhhhhhhhh!!!!

¿Saben? Todo esto me hace sentido, porque nosotros de todas nuestras vivencias y emociones sacamos una lección y crecemos. No podemos andar reprimiéndonos… sino que debemos darle a esas emociones el lugar que corresponde que tengan dentro de tu vida. Y ustedes, ¿tienen en orden sus Museos?



CONVERSATION

8 ya son Blogger@s:

  1. Que cierto...El fin del mundo. jejeje
    Seguro que alguno lo dejo todo por los MALLAS....
    XD

    BDM - www.bisuteriademoda.es

    ResponderEliminar
  2. Que verdad más grande y que bueno que hayas dado con ella. El hacerse cargo no implica sólo responsabilidad con lo que uno hace/dice sino que pensar más sobre lo que uno es, ver consecuencias, investigar sobre uno, inferir,... conocerse mejor.
    Espero que esta nueva etapa esté llena de luz querida, encontrarse a sí mismo es lo más bonito que a uno le puede pasar. Mucho animo en este nuevo camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Linda gracias!!! es un camino que trae muchos desafíos emocionales la verdad. Espero salir parada!

      Eliminar
  3. Que dificil eso de ordenar el museo!
    Sobretodo porque hay un montón de cosas antiguas ahí y eso de re-buscar, enfrentar y asumir, no siempre es fácil!
    Un abrazo linda y suerte en este nuevo proceso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ufff si y ademas mi museo es un despelote! jajajajja......tengo trabajo para rato

      Eliminar
  4. Cuando más chica solía imaginar que mi mente era como una de esas cajoneras metálicas antiguas donde iban los cardex. Por las noches metía cada recuerdo en una carpetita muy bien clasificada, y algunas iban hasta el fondo del cajon para no abrirse nunca más. Creo que me sirvió esto de metaforizar (si se puede decir así) cada pensamiento/sentimiento en algo concreto, para ver en qué lugar va. Me gustó la metáfora del museo, ahora a comenzar a desempolvar para exhibir lo bueno y dejar fuera lo que no tiene valor alguno. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaajajja los cardex!!! mi abuela tiene uno!!
      Que bueno que ya hayas entrenado eso! yo estoy en el proceso aún...un besito linda!!

      Eliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top