Gracias, pero ¿no gracias?


Por Diabla Región 4 desde México

Hace unas semanas, se me ocurrió la muy mala idea de decirle a un ex compañero de trabajo que me gustaba, hace unos meses, vive en un lugar del caribe mexicano.

El tipo me gustó desde que entré a trabajar a cierta agencia de publicidad donde ya no laboro. Cada vez que lo veía me quedaba sin habla, me ponía seria y roja, nunca acertaba a decir una frase completa. En realidad no mantuvimos una amistad hasta que Facebook nos conectó y, cuando eso pasó, quise compensar todo lo que no había hablado con él.

Quería que viera que yo era muy interesante, simpática, agradable, bla, bla bla y lo único que logré, fue ser una sabelotodo de mierda. Bueno, para ser sinceras, puedo llegar a ser una versión muy light de Sheldon Cooper, dando datos que a nadie le interesan a diestra y siniestra, pero en la vida real puedo esconderlo con eficacia.


Después de algunas charlas vía Facebook, decidí decirle que me gustaba (lo que se perfila entre los peores errores del segundo trimestre de 2013, porque ahora ya ni me habla). Después de esto, como Carrie Bradshaw, no pude evitar preguntarme:

1) ¿Qué esperaba que sucediera tras semejante declaración?
2) En pleno 2013, ¿todavía funciona mal que una mujer se declare ante un hombre? (Esta es una pregunta neutral cuya respuesta no afecta al mencionado).

Para contestar la segunda, aunque ellos digan que les gustan las mujeres arriesgadas, me parece que muy en el fondo de su instinto, donde guardan el gusto por asar carne y medirse para ver quién es más viril, está el instinto de caza que lleva implícita la seducción y el competir para ganar la atención de la mujer. Si nosotras nos apropiamos de ese derecho que la evolución de por sí les está robando, ¿qué les queda?

Digo, tampoco me estoy yendo al otro lado, de ser pasiva y dejarles toda la chamba (trabajo), pero creo que de vez en cuando, sí es necesario permitir que crean que nos están salvando o seduciendo.

Si preguntan por la respuesta de la primera pregunta, la verdad es que ni yo sé. Supongo que me dejé influenciar por los libros de Jane Austen y que me envalentonó la distancia. Pero bueno, todo fuera como la crónica de un rechazo anunciado. Lo importante de toda esta tontería es que, como dijo mi amigo Moy, me arriesgué, cosa que no había hecho en mucho tiempo. Pero no lo volveré a hacer hasta estar bien segura de la situación, o como decimos en México, hasta tener todos los pelos de la burra en la mano.



CONVERSATION

8 ya son Blogger@s:

  1. Gracias por compartir tu historia! Me ha gustado mucho.. Espero que se de cuenta de lo que se ha perdido...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Luego, cuando estés de lo mejor él se dará cuenta de lo qué se perdio y será tarde

    ResponderEliminar
  3. Eso se llama egolatría masculina.
    Haberselo dicho, fue un golpe al ego.

    ResponderEliminar
  4. Para gustos colores y no podemos atraer a todo el mundo... No creo que tengas que darle más vueltas ni tampoco venirte abajo. Acaso nunca se te ha declarado alguien que no te gustaba, igual sí como amigo pero no como posible pareja. Si le hubieras atraído su respuesta habría sido bien distinta, seguro que no le habría importado que tomases la iniciativa.

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy de acuerdo con la maha. No le gustas, y punto. Hay una pelicula que habla de eso, es bien entrete: Simpolemente no quiere o algo así.
    Aunque también debo asumir que una le encanta buscar las cosas rebuscadas a las situaciones.....

    un abrazo nena, vendrá otro mucho mejor. Ese simplemente no era para usted.

    ResponderEliminar
  6. Pienso que en la vida vale la pena tomar este tipo de riesgos pero sin ponerle tanto drama a la situación como dice Maha Lub no podemos atraer a todo el mundo! y eso es cierto! las malas experiencias suceden pero quedarse con el ".. y si hubiera.." es peor! Yo tuve una experiencia similar pero todavía nos hablamos, es algo incómodo pero al menos no me quede con la duda.. :)

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola a todas! Les agradezco mucho que se tomen el tiempo de comentar :) Como bien dice Maha, es muy claro que yo no le gustaba, pero desde antes (algo que quizá no expliqué bien) ya sabía que era muy seguro que sucediera.

    Y cuando sabes que el NO es más probable que el SÍ, es más factible que estés preparada para el rechazo. En este caso, el sentimiento de rechazo y el efecto muñeca fea (por favor busquen en youtube 'muñeca fea cricri' para que sepan de lo que hablo) me duró exactamente dos días.

    Al final quise escribirlo por si hay alguna chica a la que le esté pasando y se esté sintiendo mal en este momento, sepa que la vida continua y no son menos lindas o menos valiosas; al contrario, son (como decimos en México) más chingonas por atreverse y no tener miedo a vivir, rechazar y que te rechacen ;)
    ¡Besos a todas!

    ResponderEliminar
  8. Pero nuestra querida bloguera no se está lamentando, sólo compartió su anécdota para ejemplificar el comportamiento del hombre y la mujer durante el proceso de conquista y seducción.

    ¡Felicidades, Diabla Región 4!

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top