Oh yes! Oh yes! Oh… zzzz

Por La Churro desde Chile


Hace poco una compañera de trabajo me contó que se quedó dormida mientras hacía el amor con su pareja. ¡¡¡¿Qué?!!! (Imaginen mi cara de espanto). Yo pensé que solo era un mito urbano y que era humanamente imposible dormirse en el acto sexual. O sea, ¿quién podría dormirse con el vaivén, las caricias, besitos, gemidos y tanta cosa sabrosa? Pero como han de suponer, una vez más vuestra querida Churro acumula otra historia en su lista de fails. Eso me pasa por reírme de otros.


Trabajo de coordinadora de un restaurante que tiene bastante éxito. Como se pueden imaginar, este trabajo no solo acarrea el estrés mental de saber organizar bien todo, sino que también conlleva un cansancio físico: que va a la cocina, que problemas con un cliente por acá, algo pasó en platería, otro cliente furioso por el otro lado… y así no solo estresada, sino también corriendo todo el día. Ese fin de semana me tocó trabajar dos turnos seguidos de 15 horas cada día, entre los cuales solo alcancé a tener unas escasas 5 horitas de sueño.  Por la hora 29 de trabajo, ya por fin veía que se marchaban todos los clientes, comenzaba a pensar en llegar a mi camita a descansar, cuando suena el teléfono: “¿Aló?” “¿Qué más mi corazón?, ¿aún en el trabajo?” Era mi Colombiano con una invitación a “dormir” a su hotel (para quienes no lo conocen, pueden leer acá). Como su estadía en Chile era limitada, ya se había hecho habitual pasar las noches juntos en su hotel. Por un lado yo soñaba con llegar a mi casa y dormir hasta las dos de la tarde del día siguiente pero, me imaginé esos inmensos bíceps dándome un masaje para liberar tensiones y, obviamente, no me pude resistir a la invitación. 

Al llegar al hotel inmediatamente me di una ducha para comenzar con el relajo (y quitarme el horrible olor a comida),  luego me metí directo a la cama y Colombiano comenzó con sus cariños y masajitos. “Te veo muy agotada, así que hoy solo mimos y nada más”. Era tal mi agotamiento que era la primera vez que agradecía que un hombre me dijera que no al sexo. Pero la carne es débil (sobre todo la mía) y la cosa igual terminó en la cochinada misma. No llevaba ni un minuto el mi performance sobre mi Colombiano cuando las piernas comenzaron a tiritarme, me dolía todo y el agotamiento era tanto que mi cuerpo ya ni respondía siquiera a esta actividad que tanto adoro. “¡No más! No puedo, no puedo. Lo siento Colombiano, estoy demasiado cansada, no resisto”. Y caí rendida a un lado de la cama. ¡¡Humillación máxima!! ¡No pude resistir una jornada de sexo! Ni siquiera porque era simplecito y sin excentricidades lo pude aguantar. Pasó toda mi vida ante mis ojos en un segundo: Escapándome de las clases de educación física en el colegio, convalidando ramos para no hacer deportes en la universidad, subiendo por el ascensor y no la escalera cuando vivo solo en el tercer piso, comerme los tarros de leche consensada de una sentada (y directo del tarro, nada de cucharas), nunca haber aprendido a andar en bicicleta, almorzar por meses dos Super8(*) y un litro de leche chocolatada, nunca haber salido a pasear al perro… Por no tener resistencia física la reputación de la Churro se iba por el caño. Nunca me había arrepentido tanto de mi bien gozada vida sedentaria.

Pero como Colombiano es todo un caballero no me iba a dejar a medias y humillada. Yo simplemente me tendí sobre la cama y él hizo todo el trabajo. Le pedí que la hiciera cortita y fuera directo al grano (a esas alturas, humillarme un poco más ya daba lo mismo), pero al final la cosa igual tuvo un final feliz, con su delicioso acento diciéndome al oído “Vente, vente conmigo”. 

PS: A la mañana siguiente desayuné un pie de limón, un chocolate caliente y una bolsa de marshmallow. Tomé micro, porque me daba pereza caminar hasta el metro y bajar tantas escaleras, llegué a la casa, no me puse ni pijama, y dormí hasta las dos de la tarde… hay cosas que nunca cambian.



(*) Barra de galleta cubierta con chocolate. Confite chileno muy popular.  



CONVERSATION

14 ya son Blogger@s:

  1. ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhajajajja ya pero no seas dura contigo!!!! si eso pasa. el agote es un recuerdo de que somos humanos mujer!!! jajjaajja divertida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, no, nada de humanos. Máquina sexual, eso debo ser wajajaja

      Eliminar
  2. Wuajajajaja, pensé que te habías dormido después o él. Amiga esas cosas pasan y es mejor decir que no y lo sabes. :P

    A mi me pasa lo de los hombres después de, me da un sueño mortífero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que era mejor decir que no en esa ocasión. Pero como escribí ahí, la carne es débil, y sobre todo la mía. Besitos mi Cebri

      Eliminar
  3. pobreciiiiiiita... jajaja pero bueno, no te lo tomes como una humillación, no eres una robot. Y que bueno que la historia tuvo un "final feliz" :)


    Me gustan tus entradas, besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, al final menos mal acabó todo bien, me gusta ese tipo de "final feliz" 1313
      Gracias por leer y comentar Leo.

      Eliminar
  4. Jajajajajaja yo muero de sueño después de...
    Siempre!
    Nunca me he quedado dormida en el acto mismo, pero gaiaaa, a veces uno anda tan raja que puede ser...
    Además, puede ser sintoma de DESCONEXION con el implicado! Nada mas!
    Hay que escucharse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pucha, pero la gracia es que te de sueño después y no durante.
      Creo que sí debí haber escuchado a mi cuerpo, que decía "no, por favor, hoy no!" pero esto de ser tan testaruda...

      Eliminar
  5. Ya me veo a La Churrito llegando a un gimnasio en plan:
    _Vengo a apuntarme, necesito ponerme en forma para follar!
    Maricón, con lo que te gusta un meneo no puedes decir que tu vida sea sedentaria!!!! Tú sabes la de ejercicio que se hace en la cama? No te chines, estabas agotada y eso vence a cualquiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wajajaja,que genial que existiera un gym de esos!

      Eliminar
  6. Bueno, tampoco es que te quedaras dormida en pleno, que eso sí hubiera sido feo. Fue simple cansancio, eso, nada de que avergonzarse y aparte con un colombiano más que dispuesto a entender y complacer según el momento. ¡Deja de dar envidia, mejor será! Ya sabrás como devolverle la mano si se vuelve a dejar caer por Chile o tú por Colombia ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Colombiano se portó como todo un caballero. Ahora más que preparada para una próxima oportunidad... sólo esperanndo que se presente
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  7. eso de quedarse dormida, suele suceder, yo tambien pensaba que sólo pasaba en películas o era un "mito urbano" pero desde que soy mamá (y no duermo mas de 3 horas seguidas) más de una vez me quedé zzz, en el ACTO, menos mal que mi pareja no lo tomó a mal y decidimos cambiar el horario, ya sea en la tardecita o bien de mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si es el papá de tu bebé lógico que tendrá que entender. Ya tienen confianza y esas cosas no son tan graves por lo mismo... pero no dejo de sorprenderme que uno pueda dormirse así!

      Eliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top