Esta es la historia de mi primer parto: Testimonio de Mujer #3

Enviado por Paola desde Argentina


Ya han pasado 10 años desde la primera vez que me convertí en madre. Nunca, hasta hoy, pude poner en palabras el relato completo de cómo vino mi hija Rosario a este loco mundo. Tal vez sea que en unos meses enfrentaré un parto más, tal vez sea que es la Semana por el Parto Respetado, tal vez, recién ahora puedo contarlo...

Paola y Rosario

Me había costado mucho quedar embarazada. Después de unos 8 meses intentándolo, fui al ginecólogo. Me ordenó muchos estudios (caros y dolorosos) a los cuales me sometí sin cuestionar nada. Me decían que la edad influía (tenía 27 años), que no era tan jovencita como para no tener problemas, que era normal que me costara. En una consulta, de casualidad le mencioné al médico que había soñado que tenía problemas de tiroides, que me mandara a hacer el estudio: de muy mala gana lo hizo, me dijo que era una "soberana estupidez" hacerle caso a un sueño. Me detectaron hipotiroidismo, lo comencé a tratar desde ese momento. A las dos semanas quedé embarazada.


Durante el embarazo hice buena letra, tomé los suplementos vitamínicos (que no necesitaba y me hacían mal), fui a todas las consultas, me aguanté que me retaran todos los meses por el aumento de peso (subí un total de 13 kilos en 9 meses y mi bebé pesó 3,5 kilos). En cada consulta me hicieron tacto. Yo no sabía nada de nada, no tenía más información que un libro que me habían regalado y, la verdad, ni me preocupé en buscar material... confiaba ciegamente en los médicos.

El 2 de mayo de 2003 rompí bolsa a las 7 de la mañana. Me estaba preparando para ir caminando al trabajo (3 km). Siempre me gustó caminar. Despierto a mi marido, que recién se había acostado (había trabajado la noche anterior), y me lleva a la clínica para internarme. Mi mamá tenía quebrada una pierna por lo que me acompañó mi suegra. Me interné y él se volvió a casa.

Ya estaba enojada, ¡me iba a tener que aguantar a mi suegra mientras estaba en trabajo de parto! ¡Era el colmo!


El martirio

La primer médico de guardia ni me saludó y me hizo tacto. Me dolió. Se me rió y me dijo, "¡ay mamita! ¡Si así te vas a poner, vas a sufrir mucho!" Y sus palabras fueron providenciales, porque me hicieron sufrir como una perra. Me mandaron a poner oxitocina a las 10 AM y recién me la pusieron a las 5 de la tarde. Cada una hora, entraba un médico diferente y sin mediar palabras me hacían tacto. No me decían nada y se iban. Mi suegra estaba dibujada. Llamo a mi marido bajo amenaza de divorcio para que vaya ya a acompañarme.

Entró una enfermera, me levanta la bata y me afeita. Así de prepotente. Le digo que no quiero y se me ríe. ¡Andá callándote la boca, gordita, acá no tenés que opinar nada! Juro que fue como una cachetada. Me ponen la oxitocina y comienzo a sufrir como perra. Las contracciones eran muy dolorosas...

Bajo indicaciones de mi obstetra, una médico a la que yo amaba y pensaba que era afortunada de tenerla, un practicante de manos gigantes me hacía tacto y me dilataba con su mano para "ayudarme" a no pasar horas de trabajo de parto. ¡Claro! Después me enteré que ella tenía una cena importante con un chongo a las 22 horas.


Rosario y su mamita Paola

Yo lo veía entrar y lloraba. Me dijo: ¿así gritabas, mamita, cuando te la estaban poniendo? Sepárame las piernitas, no me hagas hacer fuerza. Así  como les cuento. Bajo la presencia de mi marido y mi suegra. ¿Para que coño estaban ahí? Le dije a ella que se fuera (a los gritos) y a él que me defendiera. "¡Tranquila mami, a la hora de coger son todas buenas y después son unas leonas", me dijo entre risas la enfermera que me estaba acomodando el suero.

Yo gritaba, lloraba, estaba adolorida y seguía entrando el practicante con las manos gigantes a dilatarme. Y yo, decía que NO. ¡No me toques! ¡Me duele! Le decía... "¡Colaborá mami, se te va a morir el chico si no ayudás!", me dijo.  Eran las 20 hrs., tenía 8 de dilatación. Me levanté, me puse a caminar y caí desmayada porque vi sangre en mi pierna.

Llaman urgente a la obstetra. Me suben a una silla de ruedas, con las piernas abiertas, me llevan por un pasillo lleno de hombres a la sala de partos. Les pido que me tapen, se me ríen, me dijo alguien "lo hubieras pensado antes, cuando hacías el chico". A mi marido no lo dejan entrar a la sala de partos, lo veo a través de un vidrio grande con cara de susto.

Aprovechan una contracción para hacerme la episiotomía. Lloro. Me duele. La médico me amenaza de que si sigo así se va, que tiene cosas importantes que hacer (se ve que mi parto no lo era...). Dejo de llorar, me daba terror que me deje así.

Ellos hablaban de cualquier cosa, ahí me entero de la cena importante a las 22 hrs. El practicante me hace la Maniobra Krsiteller (con los años me entero que se llama así). Siento un dolor espantoso, un desgarro, un ardor tremendo.


Paola junto a la pequeña Rosario

Nace Rosario. Lloraba a moco tendido. Tenía sus ojazos abiertos. La enfermera me la muestra de lejos e intenta llevarla. Me levanté de la camilla, la agarré del rodete y le saqué de los brazos a mi hija. Así fue nuestro primer encuentro. La abracé fuerte, el practicante me lleva a la camilla, no recuerdo lo que me decía, me sacan a la bebé, me atan los brazos y yo a los gritos pidiéndole a mi marido que no la deje sola, que la siga a donde vaya.

Me cosen sin anestesia, total "no te tiene que doler esto". Me quieren dopar, y prometo portarme bien. Me llevaron a la habitación y ahí me encontré con mi hija en brazos de su papá. Se la quisieron llevar a la nursery para "que yo descanse". Armé lío, me quería ir a mi casa. Me hicieron firmar unos cuantos papeles en los que me hacía cargo de todo lo malo que iba a pasarle a mi hija por quedarse conmigo.

De ahí en más la tuve siempre conmigo. En brazos, durmió conmigo desde el primer momento. Me arranqué el suero para poder abrazarla bien. Ahí comenzó nuestra historia de amor. La amé con locura desde que la vi en esa sala de torturas (bah!, de partos...) y no me separé de ella, ni la dejé llorar ni hice caso a todos los consejos que me daba todo el mundo (y que nunca pedí).

Con el correr de los años pude emponderarme, aprendí que no era normal traer un hijo al mundo de esa manera. Aprendí a hacer valer mis derechos, a luchar por lo justo, a promover la información para que cada vez seamos menos las mamás violentadas.

Revivir esto me causa mucho dolor, me revuelve las tripas. Me avergüenza no haberme defendido, me da un odio bárbaro hacia mi marido que fue testigo de todo y que no hizo nada. Tengo heridas que sanar, pero mirando hacia adelante soy optimista: mientras funcionemos como una tribu, mientras compartamos nuestras historias y luchemos todas las mujeres como si fuésemos una sola, hay esperanzas.

Yo tengo la certeza de que en algún momento estas cosas no volverán a pasar.

Puedes seguir a Pao Depetris en Mamikanguro:

Facebook: www.facebook.com/MamiKanguro

Twitter: www.twitter.com/MamiKanguro
Web:  www.mamikanguro.com
Pinterest: pinterest.com/mamikanguro


Si quieres publicar tu testimonio de mujer, envíanos tu escrito a contacto@bebloggera.com con la siguiente información:
  • Nombre o nick
  • País y links de contacto
  • Testimonio escrito, cuidando ortografía y redacción 
  • Imágenes que acompañan tu escrito



CONVERSATION

7 ya son Blogger@s:

  1. Dios mio Paola! no soy madre. No estoy embarazada. No se si lo sea. Pero siento una rabia parida por lo que te pasó. Sé que no eres la única que pasa el mejor día de su vida bajo las manos asquerosas de doctores que se creen el hoyo del queque (o el centro del universo).

    Me da asco saber que esos seres de bata blanca estudian tantos años para torturar, descalificar, mirar en menos y sentir un poder que nadie les ha atribuido. ¿Por ser médicos creen que pueden venir a violentar a alguien de esa forma?
    Mi relación con los doctores es así: voy cuando es necesario porque no los aguanto. Me caen mal de empezada y muy pocos han sido humildes y humanos al momento de atenderme.
    Lamento profundamente por lo que pasaste. Lo lamento del alma. Siento que pude colocarme en tu piel al momento de leer tu relato. Más aún cuando se sabe que tu marido quedo helado ante tal maltrato y no hizo nada. Pero siento que fue preso de la ignorancia que todos tenemos no?: "Bueno si lo hacen así ellos sabrán, es el doctor"......sin embargo lo único cierto es que se merecián un puñete en el hocico cada uno de esos desgraciados.

    un abrazo enorme, espero que este nuevo parto sea todo lo contrario....que sea como debería ser! un momento sagrado para ti y tu familia. <3

    ResponderEliminar
  2. NAAAAAAAAAA terrible!!! ademas o sea, tu suegra ya habia parido, no se daba cuenta que algo estaba mal!!!??? y tu marido como no va a decir nada!! yo los mato a los dos ahi y a los medicos ni te cuento!!!! me los como crudos!!! pero bueno, contarlo esta muy bien para las que no saben se puedan defender a la hora de tener a sus bebes y que sea un recuerdo lindo. Ojala esta vez sea todo hermoso para vos!!!

    Besos
    <3 Val
    www.beautyval13.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. 1.- Negligencia médica flagrante
    2.- Violación a los derechos de la mujer y a los derechos humanos, los podrías haber puesto en la cárcel, sabías? Y así una mansa demanda al hospital
    3.- Me separo. Impensable que al tipo que le gustó "ponérmelo" no me acompañe en todo el proceso de principio a fin y menos que no haga nada frente a ese tipo de agresión.
    Gracias por tu post, me re-confirma mi postura de que es el trance más horrendo de la vida y no estoy dispuesta a pasarlo, no me la banco nicagando. Bien x las que les gusta ser mamá, yo no nací para eso ;)
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Yo tuve dos partos y no fueron tan traumáticos como el tuyo, pero hay cosas que todavía no se solucionan en la salud pública.

    Mi primera fue prematura, de 36 semanas, me llevaron del consultorio al hospital cercano y de ahí a otro del centro. En todos lados me hicieron tacto. No dije nada, por que sabía que si me quejaba, sería peor.
    Un médico me trató de inducir el parto, me puso unas pastillas en el cuello del útero y luego, una gaza, para que no se salieran "y por que le gustaban las cosas a la antigua". Junto a un montón de practicantes. Entre todo eso, me levanté después para acomodar mi camilla, no había nadie cerca. Una enfermera me ve y me reta, por que se supone que tenía que estar acostada para que el bebé estuviera más tiempo dentro de mi cuerpo... (Siendo que me estaban induciendo el parto). Tuve vómitos, y la niña de la camilla más cercana a la puerta, tenia que avisar. Por que no había nadie.
    No sirvió de nada.
    A la mañana siguiente, otra vez pastillas, tacto, como 5 practicantes al rededor mio, tomándome el pulso, tocando mi guata, haciendo tacto.
    El parto fue rápido. Pero hicieron que la practicante me cociera. Demoró más de una hora.

    El segundo, fue en la noche, ya tenía experiencia, no iba a aceptar ni practicantes ni nada.
    Estuve una media hora con contracciones, sin ninguna anestesia.
    Después, alcancé a llegar a la silla de parto, justo. Me hacer el corte segundos después de poner algo de anestesia, no sirvió de nada.
    Nace mi hija, me la muestran, y la comienzan a revisar en una camita especial frente a mi.
    La matrona me empieza a cocer, la placenta aún no sale.
    Después de un buen rato, la matrona se preocupa, llama a un médico, el cual en primero momento no quería venir y pensaron en trasladarme a otro hospital. Luego aparece, y me tiene que sacar la placenta manualmente. Estando ya la herida cocida. Y con escasa anestesia local. Que con el dolor y el nervio, no sirve de nada.
    Logra sacarla, y después unas cuantas herramientas más para asegurarse.
    Tuve problemas de lactancia, mis pesones se partieron. Tuve que darle pecho igual a mi hija, aunque quería llorar sangre. Mis nervios se partían cada vez que mi hija despertaba a comer. Pero tenía que alimentarla. No me dejaban darle relleno ni siquiera un día. Aunque mi leche salía con sangre.
    Salí del hospital, le dí relleno a mi hija dos días, sanaron mis pechos y todo perfectamente.
    Pero la herida del parto, todavía me molesta, casi 5 meses después...
    No grité, no me quejé, por que sabía que si decía algo, me harían sufrir...

    Pero mis dos hijas, valen ese sufrimiento y muchos más :)

    ResponderEliminar
  5. Paola, tu historia me conmovió hasta el útero y me dejó con rabia, pena, impotencia... CÓMO ES POSIBLE QUE ESTO PASE!!! Y... QUÉ FUERTE HAS SIDO!!! Chapeau... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que terrible como fue tu primer parto, me dolió hasta el alma!!! y que rabia que tu marido no haya hecho nada!! que rabia!! y que indefensa te encontrabas!! Menos mal que has sabido salir adelante, y que esto no se vuelva a repetir NUNCA


    cariños!

    ResponderEliminar
  7. Tu historia me recordó mucho el parto de mi madre cuando me tuvo, también fue así, como quién dice que la perra se demore poco en parir. Así tal cual como un matadero, cuando ven a las chicas jóvenes incluso es peor las tratan como rameras, mi madre tenia 19 cuando me día a luz y fue terrible, tanto que al igual que tu se fue enseguida de ese lugar. TU testimonio sirve mucho a que las mujeres sepan y se eduquen de sus derechos, la dignidad de la vida y otros, no puede ser que a uno la traten así, menos si estamos trayendo al mundo una vida.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top