Fórmula mágica

Enviado por loquepiensoenletras desde Chile


Soy profesora de educación física y mi hermana nutricionista, por lo que muchas personas creen que ir a mi casa les da pase directo a la consulta de estética; es inevitable no terminar hablando de dietas, de entrenamiento, de peso y de todos esos temas relacionados y siempre dentro de la conversación aparecen dos preguntas:

1.- ¿La maquinita nueva del “llame ya” deja  los abdominales como en el comercial?
2.- ¿La nueva pastilla que sacó X farmacia sirve?

Para ambas preguntas la respuesta es: NO.

No existen las formulas mágicas; no existe la quema de grasa localizada por lo que es imposible que alguien gordito, solamente por hacer abdominales le aparezcan las calugas (da para explicar en otro post el por qué) y lo que le dije a una amiga una vez “si las pastillitas X fueran efectivas, las farmacias no podrían seguir vendiéndolas porque después no habría gente gorda y no sería negocio”.

Fuente: vidaynatura.com

Como le digo a mis  amigas también: si no hay sacrificio o “dolor” no sirve (hasta con una operación estética se sufre con los dolores postoperatorios); te gusta tomar helados, toma menos; te gusta el pisco sour y el daiquiri, cámbialo por champaña; te gusta la coca cola para el almuerzo, toma agua; te gusta levantarte a las 12 sábado y domingo, levántate temprano a andar en bicicleta o trotar; te carga hacer actividad física (que no es lo mismo que practicar deporte), ármate de ganas y empieza a entrenar… Eso es todo… por muy simple que se lea es así (a no ser que tengas problemas de insulina, o tiroides o algo realmente extremo que deba ser tratado con medicamentos). No es necesaria la pastillita milagrosa que cuesta 10 lucas (10 mil pesos chilenos) en la farmacia. Repito, ¿creen que por 10 lucas tooodo el mercado que existe para bajar de peso se iría al suelo o que sería un negocio si de verdad fueran tan efectivas como el comercial donde sale la niña con el vientre plano por ponerse un gel y masajearse?).

Desde que soy niña que mi vida ha girado en torno al deporte; soy de las que vive incentivando a la gente a practicar algún deporte, que les compra a sus sobrinos para la navidad alguna cosa que tenga que ver con hacer ejercicios, de las que a las compañeras, en el colegio, no les gustaba ir a hacer tareas a mi casa porque nunca había bebida ni “cosas ricas” para comer, y soy de las que hasta el día de hoy (y acá viene mi minuto de cero humildad) mantiene un buen estado físico gracias a que en mi vida está incorporado el deporte como estilo de vida y no como moda.

No quiero desilusionar a nadie ni tirarme en contra de “llame ya” o de las cadenas de farmacias (acá se mantiene en reserva mi nombre, ¿verdad? Jajajajaja). Solamente quiero decirles que no gasten plata en la maquinita que hace abdominales acostados viendo TV, ni que compren la pastillita mágica que promete calugas en un mes. Invito a todos a salir a las calles, a ir a la plaza del barrio, a caminar más y a comer más sano. Aaaahhh y si van a mi casa, por favor no nos pregunten todas las veces por dietas y entrenamientos, jajajajajajajaja.



CONVERSATION

4 ya son Blogger@s:

  1. Yo era flaquísima, hablo de pesar siempre 10 kilos menos del peso normal para mi estatura y edad; y sin ser anórexica recibí dietas para subir de peso y amenazas médica del estilo "si no subes de peso, te tendrás que hospitalizar", hasta que me puse a pololear con un hombre bueno para comer, super buen cocinero, el guatón parrillero y la baja de peso se me fue a las pailas, subí 13 kilos y como buena descendiente de familia diabética, me dio resistencia a la insulina. Bajar de peso, era un martirio, sobretodo porque mi socio no me acompañaba mucho en el estilo de vida, er inevitable mandarse las panzadas de pizzas, completos y parrilladas los fines de semana. Eramos el terror del Mc Donald, hasta que me desmayé de una descompensación. Ahí me fui al otro extremo, decidí dejar de comer carne (tenía los trigliceridos en el cielo y la insulina a más no poder) y bajé yo creo que 1 o 2 kilos en dos meses, igualmente no me sentía bien, nunca me sentí bien, ya que extrañaba mi cuerpo flaco y huesudo.
    No fue si no hasta la separación de ese novio que me bajé 7 kilos en 3 semanas de la pura neura, depre, pena, lo que sea... fue mi santo remedio, porque junto a eso comencé a sentirme físicamente mejor.
    Ahora que vivo con mis papás, es casi imposible ser gorda acá, no hay mucha cabida para la comida chatarra ni para las comidas entremedio, la comida es normal (o sea fome) pero mis padres son diabéticos, asi es que las panzadas son reguladas.
    Nuevamente paso por una desilución amorosa, y creo que es mi clave... me deprimo y bajo de peso, ahora tengo miedo de bajar mucho... me cuesta hasta sentir el olor a comida, incluso el té que es una de mis bebidas favoritas, me cuesta tomarlo.
    Creo, fielmente, que no existen secretos para bajar de peso, sólo el ser ordenados y conscientes. No hay de otra!
    Muy buena entrada!
    --------------------------------

    Bonus!
    pd1: Somos colegas!!!!
    pd2: He intentado seguir tu blog y no puedo.
    pd3: Sígueme en mi redes sociales, creo que tenemos hartas cosas que conversar! ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola...gracias colega!! :P
    el blog lo tengo suspendido por eso no puedes seguirme....tb apareces como pops en las redes sociales?? (twitter, facebook u otra)

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Me encantó esta entrada, me toca porque vivo un gran-mega-bingo bailable proceso de cambio estructural, la triada de cambios: cuerpo, sentimientos, crecimiento profesional. Es complejo dar con un balance justo entre estas tres áreas tan importantes, por eso hay momentos en que le doy duro a la vida sana al aire libre fat-free, pero apenas me concentro en otro área me voy descarrilando con la dieta y el ejercido. Puede ser sólo un día de chanchadas o tres sin ejercitarme, pero siempre, sin falta, no dejo pasar más de 3-4 días sin ponerme firme de nuevo con la alimentación y la actividad f´sida. Es demasiado fácil tentarse con el sin fin de productos de todo tipo en el mercado que prometen maravillas en tiempo récord, sin esfuerzo. Siempre se termina botando dinero ( y tiempo) con ese tipo de soluciones falsas.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top