#OverlyLove 6: Los elefantes no caben debajo de la cama

Por @p0ps_ desde Chile


Es imposible, créanme, seguro ustedes también lo han intentado, "Los elefantes no caben debajo de la cama". Los problemas hay que enfrentarlos, es muy fácil decirlo, en muy fácil entenderlo, sobretodo desde la razón.

La vida no es lo que parece, y a todos nos gustaría que este mundo estuviese lleno de paz, lleno de amor, que todos nos lleváramos bien, remáramos para el mismo lado. Si fuese así, sería genial, pero quizás hasta sería un poco aburrido; y con esto no quiero decir que los problemas me entretienen, no es eso, pero sí creo que las dificultades son oportunidades para ponernos a prueba, para salir fortalecidos, son escalones para crecer. Tampoco quiero decir con esto que ando buscando discutir porque quiero crecer y fortalecerme más rápido, pero sí creo que soy una mujer de carácter... y de carácter bien difícil. 


 "Es el grado de secreto -la incapacidad de hablar sobre los
problemas-, más que la severidad de los mismos, lo que define el grado
de disfuncionalidad que adquiere una familia  y la gravedad del daño
provocado a sus miembros" 

Pero que no se hable de los problemas, que no se pongan sobre la mesa, que todos andemos con una sonrisa de oreja a oreja no significa que los problemas no existan. Y es que muchas veces, las mujeres sobretodo, desarrollamos ciertas habilidades para no pelear. Andamos por la vida buscándole el ajuste a todo con tal de no pelear. En mi trabajo me vi un tiempo así; un día decidí que desde el momento en que me retaron delante de todos mis colegas yo tendría mutismo selectivo, y comencé a callar, callar, callar y a guardar, a guardar, a guardar, a todo decir que bueno, ya, si, no hay problema, y efectivamente, anduve con una sonrisa de oreja a oreja, pero eso no me hizo más feliz, al contrario, comencé acumular rabias internas, molestias que sobrepasaban lo emocional, y comencé a sentirme mal físicamente. 

Por muy felices que todos nos veamos, no significa que en nuestra vida no tengamos dificultades y problemas. Por muy sonrientes que nos despertemos en la mañana, no vamos a poder evitar las diferencias, porque somos humanos, somos distintos y vemos la vida desde prismas diferentes, lo queramos o no. El chiste está en aprender a convivir con el otro, el aprender a aceptar que la realidad del otro es tan válida como la mía, que no es mejor ni peor, es distinta. En las dificultades, por cierto, se ponen a prueba los vínculos, ¿o acaso dejas de amar por los problemas?, ¿o dejas de ver a tu amiga porque se siente mal? Al contrario, queremos mucho más a los que están con nosotros, pese a la adversidad. 

Los problemas se enfrentan, no puedes esconder el elefante bajo la cama, por más que quieras. No puedes negar la realidad, no puedes mantenerte protagonizando un papel rígido de felicidad extrema, si la vida está hecha de dulce y de agraz. Lo quieras o no. 

 "Como nuestra
familia niega la realidad, nosotros también comenzamos a negarla. Y
eso deteriora severamente el desarrollo de nuestras herramientas 
básicas para vivir la vida y para relacionarnos con la gente y las
situaciones. Es ese deterioro básico lo que opera en las mujeres que
aman demasiado. Nos volvemos incapaces de discernir cuando alguien
o algo no es bueno para nosotras"

Cuando eramos pequeñas con mi hermana, mi mamá no nos dejaba pelear, nos decía que eramos hermanas y que, como tal, no podíamos pelear nunca. Igual peleamos y más de alguna vez nos vimos sobre la alfombra, tirándonos el pelo diciendo "si no me sueltas, no te suelto". Esas ocasiones pasaron cuando, lógicamente, mi madre no nos estaba viendo. Y gracias a Dios fue así, porque quizás sería una mujer que súper hipper dupper ama demasiado. Creo que de algún modo los papás, inconscientemente, tienden a tapar la realidad para sus hijos, no los dejan enfrentarla (y vaya que los niños a veces nos sorprenden). Hay muchas madres que se ven mintiéndoles a sus hijos diciéndoles que su papá volverá, que anda en otro país, para ocultar la realidad de haber sido abandonadas. En esas pequeñas cosas de la vida cotidiana está la construcción de una mujer que sin duda amará demasiado, y que buscará por todos los medios suplantar la realidad por algo que no es, con tal de mantener o permanecer al lado de la persona que ellas eligieron. Esas futuras chiquillas serán las que con el tiempo no podrán decidir que es bueno o malo para sus vidas. Serán mujeres que aman demasiado (parece sentencia).

*Columna basada en "Mujeres que aman demasiado" Norvin Norwood



CONVERSATION

8 ya son Blogger@s:

  1. Que cierto! y que importante es asumir que lo que nos pasa no podemos esconderlo sino que enfrentarlo...porque no tiene nada de malo que nos pase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo piojo!

      que enfrentar un problema, no es lo mismo que salir arrancando para evitarlos!!!

      Cierto que no tiene nada de malo tener problemas, menos en las parejas!

      DIOR!

      Eliminar
  2. Desde chicos nos enseñan a no enfrentar lo que sentimos, como tú ejemplificas, que los hermanos no pelean, que los hombres no lloran, que no debemos mostrar nuestras intensiones a la primera y así suma y sigue. Estamos todos enfermos de represión desde que nacemos, pero no podemos esconder ese elefante toda la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la represión tarde o temprano se manifiesta y pasa la cuenta...
      Esas boletas salen muy caras!

      Así que a dejar fluir mejor!

      Gracias por comentar =)

      Eliminar
  3. Espero acordarme de esta reflexión cuando me toque algún día ser madre. Mis padres los quiero mucho mucho, pero si les recrimino el que me hayan sobre protegido, ocultado y no explicado cuando las cosas andaban mal. Por que una de niña siente la intranquilidad,intuye que algo anda mal y así te crías no sabiendo cómo enfrentar las áreas complicadas de la vida, ya que se te enseñó que o no existen, o se ignoran. Y así con las relaciones, no te das cuenta cuando las cosas andan mal hasta que ya es muy tarde y estás tan metida en el amor que ya nos sabes como salir.

    Muy buena tu entrada, no tan solo como reflexión para las relaciones de pareja, pero ante todos los problemas que enfrentamos las mujeres en la vida y que debemos de hacerle frente sin miedos y con la cabeza firme y el corazón tranquilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escúchanos DioR, te rogamos!!!

      Así es Mandy, a muchos de nosotros se nos enseña a hacernos los locos con los problemas, cuando en realidad, siempre están ahí, y el asunto no es que existan si no la forma en que los enfrentas, eso es lo que finalmente te hace crecer, que te fortalece, no andar arrancando a tontas y a locas, porque no eres capaz de soportar el hecho de que existan, eso no se hace!

      Que todos andemos cagados de la risa, no significa que la cruz no vaya por dentro!

      Aquí dejaste un manifiesto por escrito de tus deseos de ser madre algún día y de las posibles enseñanza... y tienes unas 20 chilenas que te lo pueden recordar XD

      Eliminar
  4. Grandes reflexiones, creo que la gente cae en lo que tenemos dentro desde la prehistoria, creo que es importante expresar los sentimientos mientras tengamos respeto por el otro, yo pienso que puede ir por ahí. Pelear es normal, sobre todo con los que quieres, lo importante es que luego dejes el orgullo y priorice el amor y arreglar los sentimientos momentáneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabias palabras, querida!
      Lo importante es que priorice el amor, porque que hayan problemas, no significa que uno no amé con todo el <3...

      Gracias por comentar =)

      Eliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top