23 + 1

Por Pameliry desde Chile

El año nuevo es un momento donde la mayoría de las personas les gusta dedicar un tiempo para tener un nuevo comenzar. Toman nuevas decisiones, nuevos caminos, nuevos retos dentro de su  vida.  Pero para mí, ese momento donde hago todo ese proceso es cuando llega mi cumpleaños. Me dedico a hacer un borrón y cuenta nueva, considerando las cosas que debo mejorar, olvidar los rencores, tener mejor actitud y por sobre todo, ser una mejor versión de mí misma, porque más que mal, las edades las vivimos solamente una vez. 


Imagen de www.gettyimages.com

Esto de estar considerando mi cumpleaños como un nuevo inicio lo vengo haciendo desde hace algunos años, especialmente cuando comencé la universidad. Y aunque me haya tocado la "mala suerte" de nacer cerca de las fiestas patrias, mi cumple es un momento especial para mí y que me encanta compartir con las personas que se encuentran en mi vida. 

Por eso es que hoy estoy dedicando unos minutos de mi celebrado día para hacer mi balance anual. Y como estoy de blogger, quise compartirlo con todas ustedes. 


Dentro de algunas cosas malas que me pasaron, la peor fue que me dieran la espalda algunas personas cuando necesité mucho apoyo en un momento difícil. Fue complejo enfrentar todos los días a personas que no te tomaban en cuenta y que luego de alcanzar un pequeño logro, llegaron haciéndose los amigos y buena onda. Sin embargo, las decepciones siempre esconden pequeño aprendizajes que en este momento veo mejor. 



Claramente, no todo lo vivido fue negativo: conocí gente nueva, viajé mucho en mis vacaciones, anduve en los estudios de RadioActiva (que buen recuerdo) y conocí a la gente de esa radio que me trató súper bien. Tengo gente que piensa positivamente a mi lado (también un poco lejos, pero siempre las tengo mi corazón). Valoro cada una de las personas que me consideran en sus pensamientos y buenas vibras. Mejoré mi autoestima. Ayudé a quien necesitó de mí. Y por sobre todo, he aprendido a sonreírle a los momentos malos durante mi número 23, con mucha razón

Además, decidí darle una oportunidad nueva al amor y a los nuevos amigos y abrí mi mente para nuevas formas de ver la vida. Aprendí a apreciar los momentos únicos y que para cumplir las metas que uno quiere hay diferentes caminos, que no necesariamente la fórmula que ocupó el del lado va a servirme a mí. Me convencí que tengo que ir al gimnasio y cuidar de mí misma y de mi salud. Y lo más importante: aprendí que no tengo que olvidarme de mis sueños y tampoco dejar de vivir cada uno de los momentos. 

Por todas estas cosas positivas y los aprendizajes que tuve en mi año número 23, es que hoy puedo decirme a mí misma: Feliz Cumpleaños Pameliry, este nuevo año de vida vendrá con mil aprendizajes más. 

Todo esto lo quise compartir con ustedes, querid@s lector@s. Si estás de cumple pronto, haz un balance de tus momentos y como dice Pitbull: Echá pa'lla todo lo malo... :) 

Un saludo y que tengan unas Felices Fiestas Patrias. Xoxo.



CONVERSATION

2 ya son Blogger@s:

  1. Feliz cumpleaños, querida!!!

    Al igual que tú, yo también publiqué mis reflexiones al cumplir 28 acá en el blog.
    Es bakan poder detenerse y mirar lo que ha sucedido en un año, permite agarrar fuerzas, quedarse con lo bueno y dejar lo malo.

    Espero que lo pases muy bien!

    ResponderEliminar
  2. Feliz cumpleaños Linda, espero que este día este lleno de amor, lindas reflexiones, un buen día para hacer un cierre de ciclo y comenzar un nuevo año
    Éxito

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top