Nuestra RELACIÓN con el DINERO

Por Marwa desde Chile


Una vez leí por ahí que la relación que uno tiene con el dinero es una metáfora de nuestra autoestima. Cuando lo leí, pensé que era algo arriesgado y bastante vago decir algo así... pero luego me quedé pensando en mi propia relación con el dinero. ¡Y resulta que me llevé una sorpresa!


En el pasado, siempre me sentí culpable hacia el dinero. En general he tenido una vida muy llena de regalos, bendiciones, gracias al Universo siempre he tenido mis necesidades básicas cubiertas. Por lo mismo, cuando he deseado tener más plata, pienso: "qué horrible, ¿por qué quieres más si ya tienes todo lo que necesitas?", o también algo así como: "hay tanta gente que vive en la miseria y tú quieres más para esto o esto otro". ¡Y muchos ejemplos como ese! Entonces terminaba sintiéndome culpable y esperando que todo salga bien no más. Es decir, seguir trabajando sin ninguna expectativa. Ahorrando cuando se pudiera. Gastando cuando se pudiera. Haciendo el día a día... ¿bien depresivo cuando lo pensamos así, o no? 



¿Qué nos pasa como mujeres, que así como nos hacemos cargo de nuestra depilación, de nuestra vida sexual, de nuestra alimentación, no nos hacemos también cargo de nuestro futuro económico? Culpa. Es culpa, culpa, culpa y no voy a decir de dónde creo que viene porque sería políticamente incorrecto (muahahaha). ¿Pueden pensar ustedes en un sentimiento más inútil que la culpa?

Con esta culpa, NEGAMOS completamente nuestros deseos de MÁS. Porque como sociedad, hemos aprendido que la ambición es MALA. Es negativa, mal vista, te volverá un ser horrible, avara, tacaña y te quedarás sola ¡y nadie va a ir a tu funeral!... o algo por el estilo. ¿Han tenido esos pensamientos?

O lo típico de nosotras las mujeres -y varios hombres también- que no sabemos CÓMO ni CUÁNTO cobrar. Tampoco queremos abordar el tema de platas porque es de mal gusto (¡que horroooor!, qué rotería). ¿Tiene esto que ver con la autoestima? ¡SÍ, SEÑORA!, porque es auto-valoración (¡sobre todo si somos trabajólicas-perfeccionistas y nos sacamos la mugre trabajando!).

Lo otro que una puede pensar es que si queremos cultivar nuestra vida ESPIRITUAL, entonces no podemos cultivar nuestra vida MATERIAL. Y eso, me doy cuenta ahora, es una completa disociación. Porque somos un ser integral: mente, cuerpo, corazón y espíritu. Entonces, si quiero abundancia de amor, abundancia de conocimientos y abundancia espiritual... ¿por qué &$/"#%"/ voy a tener que estar angustiándome cada mes a fin de mes? ¡NO TIENE SENTIDO! En realidad... ninguna lógica.


Yo ya aprendí mi lección. No digo que quiero ser Tío Mac Pato (se me cayó el carné, lo sé). Pero sí quiero tranquilidad, vacaciones, una jubilación digna, poder pagar educación de mis hijos si alguna vez quiero tener hijos, seguir estudiando con mi maestra que vive fuera de Chile, quiero viajar y conocer lugares hermosos y quiero una casa propia, con perros y arbolitos. ¿Es terrible querer todo esto? NOOO. ¿Soy un ser materialista y egoísta que no siente empatía por la realidad mundial? NOOO. 

Mi conclusión: vivir desde la ABUNDANCIA, desde el derecho que tengo como profesional y como mujer a valorar mi trabajo y desde el derecho a desear. Ya que de por sí, esto no implica pasar a llevar a nadie. La mentalidad de la abundancia implica pensar que hay recursos infinitos, ¡PARA TODOS! (temas tan amplios que da para otra entrada). Mientras tanto, me encantaría leer tus comentarios y experiencias :)




CONVERSATION

3 ya son Blogger@s:

  1. Pienso que parte de los derechos de todo humano es vivir dignamente, ahora ese dignamente y bien, con una abundancia espiritual, no excesos, depende de dónde vivamos, si vivimos en un pueblo o campo tal vez no necesitaremos tanto dinero para vivir en plenitud, pero por lo menos donde vivo yo hoy, lo ideal y lo que debería tener todo ciudadano es una vida de calidad, prospera cn sus necesidades básicas cubiertas y que sea capaz de aspirar a soñar, a comer rico, a ir al cine o de vacaciones, pero es tan difícil ahora, la situación de nuestra ciudad es realmente preocupante. :( yo si quiero tener un sueldo digno para poder comprar mi vivienda mi trasporte y tener todo lo que necesito cubierto sin preocuparme de que tengo que trabajar como esclavo para poder tener esas cosas.

    ResponderEliminar
  2. Que lindo lo que dices Marwa, hay que aceptar el lado de nosotros que quiere seguridad económica.
    El rollo ese de que a veces da lata cobrar o valorarnos es todo un tema!! Hay gente que se le hace fácil y a otra que le cuesta, me incluyo. Me acuerdo de un capítulo de Friends donde Mónica con Pheobe hacen una pyme, Mónica cocina y Phoebe cobraba, porque para ella era más fácil y le daba lo mismo... eso es algo que uno debe trabajar, sobre todo para quienes trabajan o trabajaremos como independientes alguna vez.
    Me gustó tu entrada!!! Y lo otro, cuando vivimos de la abundancia también podemos DAR más a los otros, y eso enriquece aún más.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que querer más no es malo.. lo malo es cuando ese más no es compartido ni disfrutado.
    Por ejemplo: me gustaría ganar más dinero para que.. para pasear sola o con mi familia, pareja, amigos.
    O acaso disfrutar, salir, pasear, comprar cosas, etc, es DERROCHAR?
    por eso.. creo que es bueno.. TODO, en su justa medida.

    Yo ahorro un % de lo que gano... y lo tengo ahí.. para ... no sé aún, pero quizás una casa, un auto, un viaje o especializarme en mi profesión.. o que se yo!
    lo demás.. lo hago zumbar con quienes quiero :) o para hacerme regalitos por lo lindo que está el día!

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top