Número perdido, historias perdidas

Por La Churro desde Chile 

Hoy en una tarde de shopping, y en un descuido, perdí mi teléfono celular. El perderlo no me importó mucho, soy de aquellas que usa el teléfono solo para lo que realmente debería servir: llamar y recibir llamadas. Odio a los que interrumpen una conversación por contestar el teléfono, odio a los que no se miran a los ojos por estar pegados a la pantallita, odio a los que publican dónde están, con quién y suben fotos de sus comidas, en vez de deleitarse con esos momentos. Pero pasados los minutos entré en pánico pensando que en ese chip guardo siete años de amores, desamores y aventuras.

Imagen de www.gettyimages.com

Si hay algo que amo de los celulares son los mensajes de texto. Amo el tener que decir en $50 que amas, odias o una candente invitación. No es como un chat o como whatsapp donde generas una conversación, esto es más similar a una carta de amor, donde escribes sin saber si tendrás respuesta. Tenía tantos mensajes guardados desde hace tanto tiempo, que me hacían recordar viejas aventuras o ex amores. Recuerdo con especial cariño los que me enviaba mi Conejo "Siempre serás la única conejita que viva en mi corazón", "Quiero volver a besar tus labios de rubí" o "Quiero hacerte el amor solo con tus botas puestas"... Conejo era un mago del SMS, los leí tantas veces que ya los aprendí de memoria. Esta noche no tendré qué leer para dormir con una sonrisa dibujada.

Así también a través de esos limitados caracteres, pierdo la única forma que tenía de contactar a viejas aventuras, me gustaba torturarlos enviándoles mensajes calentones a altas horas de la madrugada para que nunca me olvidaran, muahajaja sí, la muy maraca, lo sé.

Recuerdo en una fiesta y luego de una cochinada en el baño de la anfitriona, decidimos intercambiar teléfonos con el susodicho aquel. Le pregunté el nombre para guardar su contacto y en la ebriedad me pidió que lo guardara como "el amor de mi vida". Así lo hice y hasta hoy, ya cinco años después, sigue dejándome de vez en cuando una llamada perdida, porque dice que le gusta la idea de que yo crea que el amor de mi vida realmente algún día me llamará.

Pierdo la esperanza de recibir la llamada de esos antiguos amores que aún quiero que vuelvan, mi Viejo, mi Conejo, mi Barman-Toyboy (así bauticé para ustedes a mi último amor, lea de él aquí). Cuánto daría por que volvieran a llamar -todos ellos, alguno de ellos, cualquiera de ellos- ahora ya no sabrán dónde hacerlo. Y junto con mi número pierdo la esperanza de recibir aquella llamada que espero hace ya tres años, de aquel innombrable pidiéndome perdón por partir mi vida en dos. Absurdas esperanzas, pero sigo siendo una romántica soñadora.

Y mientras voy escribiendo esto, de a poco voy cambiando de opinión. Quizás el perder mi número y perder el contacto de todos aquellos hombres también significa desligarme del pasado, terner la oportunidad de partir de cero, dejar ir definitivamente todas aquellas empolvadas historias que realmente nunca volverán a funcionar porque nunca funcionaron. Quizás es el espíritu santo de los teléfonos que me vuelve virgen de llamados y mensajes, porque a esta altura es de lo único que puedo volver a ser virgen. Mañana frente al ejectuvo de mi compañía decidiré si recuperar mi pasado o hacer borrón y cuenta nueva. 



CONVERSATION

4 ya son Blogger@s:

  1. Perder el teléfono es renacer! Que le den a las viejas historias, hay que hacer sitio en el chip y en el corazón para que entren nuevas pasiones... Y si alguien ha de estar en tu vida, no te preocupes, de una forma u otra reaparecerá de nuevo.

    P.D.: Si quieres te mando algún que otro SMS guarrete y apasionado para que tengas lectura reconfortante antes de dormir ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajajaja la Maha!!!
      Mi churro quizás es como dice la Maha! El destino tiene preparado para ti nuevos amores y quizás de aquellos antiguos, el que realmente valga la pena, sabrá como encontrarte =D

      Eliminar
  2. ''la muy maraca'' por las recres que me reí.

    Creo que perder el celular no es trágico, amores no faltan y la portabilidad siempre te da el favor -ellos tendrán tu número-.

    Y concuerdo contigo, es bonito tener un recuerdo, pero estar a cada rato viendo el celular y olvidarse de lo verdadero..fail.

    Besotes.

    Pd: revisa el inbox. Habemus noticias.

    ResponderEliminar
  3. Siendo tú, vivirás, y muy bien vivida xD. Velo como una oportunidad para volver a llenar el teléfono de nuevos mensajes y recuerdos. Si alguno de los pasteles pasados tiene que estar en el equipo nuevo, de alguna forma se las va a rebuscar para conseguir el nuevo número. Por ahora, disfruta de la limpieza ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top