Dime con quién anduviste y te diré quién eres

Por @P0ps_ desde Chile

A la hora de conocer a un hombre, en modo conquista, todas sabemos más o menos cómo comportarnos. Si estás interesada, obviamente es importante que lo demuestres, uno siempre trata de ser políticamente correcta, y no es que no lo seas, es que en el momento de la primera cita todo se exacerba más: amas o odias tu trabajo, eres fanática de un equipo de fútbol o no te gusta el fútbol y así con un montón de cosas.


Sin embargo, hay un consejo de amiga (y de amigo también) clásico, sobretodo cuando el plan de conquista marcha sobre ruedas y ese súper consejo es: No hables de tu EX. Creo que este consejo se le atribuye mucho más a las mujeres que a los hombres. Históricamente he conocido hartos hombres que ni en la 5º cita han osado hablar de sus exs, lo que me parece sumamente adecuado. Sin embargo, yo hacía todo lo contrario, siempre sacaba al baile a mis exs ¡Mal! Para mí era natural, ya que en general, en esos tiempos era amiga íntima de la mayoría de ellos, por lo que era normal estar actualizada en sus vidas, saber cómo se enfrentaban a ciertas situaciones, hasta considerar invitarlos a mi cumpleaños, independiente si al de turno le parecía o no. Siempre me hizo ruidito el consejo, pero de verdad, para mí (y sólo para mí) no era importante considerarlo. Cero empatía, creo que, o tuve pololos en exceso buena onda o me amaban mucho, porque ahora que me ha tocado estar del otro lado del camino, otro gallo me ha cantado.

Creo que dejé de involucrar a los fantasmas de mis exs el día en que sentí que éramos 3 en la relación: el pololo + fantasma + yo; y eso, claramente, comenzó a pasarme la cuenta al punto que estando en esa nueva relación sentí no estar preparada para comenzar de nuevo con alguien (un poco tarde). Este nuevo pololo se tuvo que bancar mis anécdotas, mis historias entretenidas, pero sobretodo mis trancas. ¡Pobre! No lo culpo, hasta yo hubiese arrancado. De ese nuevo triángulo amoroso ya ni hay rastros.

Desde ese entonces, comprendí que la presencia de un fantasma en la relación es súper incomodo, pero no lo había asimilado hasta que he sido yo la que he tenido que bancarse la situación, es que "todo se paga en esta vida" pos' chiquillas. 

Es así como me he enterado de las hiper historias de mis nuevas conquistas con sus ex. Lindas, ¡¡¡algunas de ustedes son del terror!!! O al menos así las hacen quedar ellos, dan mil excusas de por qué la historia se acabó: "Era súper cuática", "Era mandona", "Era floja, no quería salir a correr conmigo", "Se enojaba por todo, yo quería llevar la fiesta en paz", "Yo siempre cedía", "Quería hacer su vida, no me pescaba" y así un sin fin de detalles desde lo cotidiano a lo más íntimo. Cuando te pasa una vez y con un sólo tipo, da lo mismo, porque piensas que el tema es de él, pero cuando te vas dando cuenta que uno, dos, tres, cuatro hasta cinco, hacen lo mismo que hacías tú, ya deja de ser agradable. El tema es que más allá de sentir compasión por ese pobre hombre, que a todas luces y por lo bajo había sido mal-tratado, yo comenzaba como máquina a cuestionar en mi cabeza: "¿Y qué hiciste tú para que ella se pusiera cuática?", "¿Si era mandona es quizás porque tú eres muy flojo?", "¿Qué hacías (o no hacías) para que ella se enojará tanto?", "¿Qué es lo que te hacía ceder tanto?, "¿Serás capaz de poner límites?" y una largo etc., a tal punto que a través de la narración de esas relaciones pude deducir mucho (e imaginar mucho también) y lejos de ser una situación agradable, me asustaba y arrancaba. 

Obvio, porque las culpas en una relación son siempre compartidas, los grados de responsabilidad siempre recaen sobre dos, incluso en una infidelidad, es por esto que POR FAVOR, NOS NOS HABLEN DE SUS EXS. ¡En serio! Es exceso de información que la nueva conquista no tiene por qué saber. Si eres nuevo en el campo de juego, JUÉGATELA, pero no hables del partido anterior, esto aburre, pasa la cuenta, molesta, cansa y, por sobretodo, es posible que esa nueva aventura no llegue a puerto.



CONVERSATION

1 ya son Blogger@s:

  1. Es algo que siempre he dicho, una dama no tiene pasado :) y que mal que algunos hombres tengan memoria jajajjaa

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top