Libros que sostienen - Primera parte

Por Lulai Leo desde Argentina

No voy a hablar ni de libros utilizados como pisapapeles ni de libros que debajo de la pata de la mesa impiden que esta tambalee. Voy a hablar de los libros que sostienen en el sentido más poético que se le puede otorgar a dicho verbo. Libros que mantienen al alma en pie, que permiten seguir adelante…



Leo libros desde que aprendí a hacerlo. Empecé con cuentos cortos como la mayoría de los niños. Luego le tomé gusto a las novelas. Infantiles, juveniles, románticas, de terror, de suspenso, con humor… Pasé por todas ellas hasta descubrir que leer para mí era más que una obligación del colegio, aún más que un pasatiempo. Leer para mí era y es un gusto, mi momento preferido del día, mi forma de relajarme.


Leí cientos de libros de todo tipo, pero solo algunos han quedado firmemente arraigados a mi memoria. Son eso libros que fueron especiales, fundamentales en alguna etapa de mi vida y que cuando vuelven a mi cabeza retazos de recuerdos de ellos generan un dulce calor en mí corazón.

De eso va esta primera entrada de muchas en las que, una a una, iré dejándoles pedacitos de mi vida y mis años a través de esto libros que me marcaron para siempre.


El primer libro del que hablaré lo leí cuando iba a la escuela primaria y es de una escritora argentina que forma parte de la infancia de miles de niños tanto por sus cuentos como por su música: María Elena Walsh. Sin duda una grande que a muchos nos llenó la infancia de alegría y ternura. Son muchos los libros y cuentos que he leído de ella pero del que voy a hablar ahora es de Dailan Kifki.


Sinopsis: Dailan Kifki apreció un buen día y cambió la vida de todo la familia. Porque aunque te parezca mentira, no es fácil criar a un elefante sobre todo si se queda dormido arriba de una plantita que crece hasta las nubes.
Una novela donde las situaciones más desopilantes son contadas con la ternura necesaria para que sean inolvidables.

¡Cuanto de cierto guarda esta sinopsis! Porque esta novela estará guardada en mi memoria como una de las mas dulces y divertidas historias que he leído. Esta llena del lenguaje argentino propiamente dicho y tiene un ritmo que se parece al de sus canciones.

En mi opinión es un libro para ser recomendado a todos los niños. Yo lo guardaré para cuando me toque tenerlos porque es una historia que no puede faltar en su memoria.



CONVERSATION

3 ya son Blogger@s:

  1. De los cuentos infantiles que me marcaron, recuerdo haber leído una y mil veces El Ruiseñor y la Rosa. Aunque honestamente es súper brutal para ser un cuento infantil. A escondidas saqué el libro de la casa de mi abuela y lo conservo hasta hoy, de vez en cuando lo leo y aun me hace llorar. Lo hermoso y brutal del amor.

    ResponderEliminar
  2. Hola! mejor título imposible!!!! De lectora fanática, a profe de literatura, por mi vida han pasado infinidad de autores y personajes. Mi blog no es sobre libros, y no suelo dejar posts en los comentarios, pero quiero compartir con vos el que escribí cuando falleció este año que acaba de pasar Elsa Bornemann, es tal cual lo que describís. Saludos!!! http://periodistanatura.blogspot.com.ar/2013/05/gigante-elsa-bornemann.html

    ResponderEliminar
  3. Se ve muy cute este libro, gracias por compartirlo :) lo dejare en mis pendientes

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top