#MILUNA 1: Lo que ocultamos las mujeres

Por @p0ps_ desde Chile. 


En esta nueva sección, quiero compartir con ustedes lo que he ido aprendiendo en relación a mi femineidad. Este año, ha sido uno lleno de descubrimientos y de re-significado, lo que ha sido muy bueno porque a partir de esto he ido haciendo algunos hallazgos que me ha permitido conocerme de manera más acabada y desde ahí, he podido tomar mejores decisiones y también he podido aprender a mimarme y consolarme. 




Por siglos el tema de la menstruación ha sido un tema tabú para la sociedad. Pareciera ser que "esos días" son los que nos hacen caer en el eslabón de la vulnerabilidad y nos relegan a un piso de fragilidad que muchas veces, es impuesto por una sociedad que no sabe mirar a las mujeres como una fuente natural de energía cósmica. Se han detenido a pensar en que este mundo poblado de seres humanos no existiría si no fuera por el mágico y maravilloso mundo de la menstruación. Así de importante y vital es menstruar, entonces por qué no es natural, por qué lo escondemos, por qué no se habla del tema abiertamente entre hombres y mujeres, entre padres e hijos. 

Es cierto, durante nuestro período menstrual nuestras hormonas se revolucionan, es por esto que a veces nos sentimos angustiadas sin necesidad, adoloridas más de la cuenta, o más de lo que realmente debería dolernos; sumado a eso, nos castigan y nos castigamos con frases del tipo "¿Anday con la regla?" o con el refregamiento de la publicidad del famoso analgésico "Le saco la sal, le saco la sal", con esto queda en evidencia que no se nos permite sentirnos como realmente nos sentimos y es en esos momentos en donde la figura masculina pareciera tomar un rol de empoderamiento universal que no existe ni mucho menos le corresponde, porque los hombres a diferencia de las mujeres no son cíclicos. Desde lo antiguo, que se nos enseñó que menstruar era malo, que había que esconderse, que había que ponerse el calzón viejo destartalado para esos días tan poco esperados, pero que están ahí, cada 28 o 30 días. Desde ahí es donde las mujeres nos empeñamos día tras día en ser mujeres full power, que no entran balas, gallitas, full yeguas empoderadas, como si sentir angustia, dolor y sueño nos pusieran en el último escalafón de la cadena trófica. 

Antiguamente se pensaba que el menstruar era un pecado, lo que evidenciaba la inferioridad de la mujer en relación al hombre. Con los años, se pensó que era un problema biológico que se manifestaba no sólo por medio del sangramiento si no también por medio de "conductas irracionales" de las mujeres, que las hacían seres poco confiables. Por años, hemos vivido culpándonos de sentirnos hinchadas, constipadas, adoloridas, etc. y lo que es peor, transmitimos esto a las próximas generaciones con facilidad, no sólo a través de nuestro discurso sufriente si no también por medio de la publicidad, es cosa de recordar el comercial de una marca conocida de toallas higiénicas en donde hacen referencia a que para entendernos en nuestros días menstruales hace falta un traductor que obviamente dice todo lo contrario a lo que expresamos verbalmente. Una vez más, la sociedad se encarga de relegarnos a un peldaño de inferioridad, como si en en "aquellos días" junto con sangrar nos llegará automáticamente la incapacidad de poder comunicarnos, lo peor, es que las mujeres le creemos a la publicidad y mal utilizamos los días menstruantes, y los previos, para justificar un montón de desavenencias que muchas veces no sabemos cómo enfrentar. 

¿Por qué actuamos con miedo? ¿Por qué ocultamos nuestra menstruación? Simple, porque aún cuando ésta es algo propio y natural de las mujeres, no podemos y tampoco nos dejan asociarlo a nada positivo, es algo de lo que no se habla, de lo que no se tiene información absolutamente pública. 

Mientras las mujeres no seamos capaces de mirar con otros ojos nuestra menstruación, nuestros óvulos no fecundados, nuestra sangre, ni ver en ella los dones maravillosos que el universo nos dio, seguiremos permitiéndole a la sociedad vernos como seres vivos inferiores e incapaces por el sólo hecho de ser cíclicas. 

Las invito entonces a vivir algunas experiencias que puedan conectarlas con su ciclo menstrual, por ejemplo:
  • Si no tienen un calendario en donde llevan la cuenta de sus ciclos, las invito a crearlo. 
  • Si no han tocado y olido su menstruación, las invito a hacerlo en su próximo ciclo. 
  • Las invito a anotar sus cambios diarios en relación al ánimo, a los niveles de sueño, de apetito, etc. 
  • Las invito a contar cuántas toallas higiénicas gastan en un periodo. 
  • Las invito a sentir la textura de sus fluidos previos a la ovulación. 

En fin, las invito a conectarse con ustedes mismas, con su fisiología pero por sobre todo con su ser mujer cíclica, menstruante, creadora de vida y luz en la tierra.



CONVERSATION

10 ya son Blogger@s:

  1. Pues yo le digo a mi chico cuando me duele la tripa y lo que me duelen los pechos... Pero aquí deberías hacer otra crítica, lo que hacen los medios de comunicación cuando anuncian compresas.
    Se hacen muchos anuncios creando una ambigüedad muy grande respecto a la menstruación, y más en mi país.

    Te sale un anuncio con las paredes en blanco, que si la compresa lleva alas, parece que vas a volar... ¡Qué leches voy a volar, lo que va a volar es mi tripa de tanto hinchazón que tiene esos días!

    Luego te dicen: "Te sentirás fresca y segura"
    Pero, ¿quién ha hecho ese anuncio: hombres? Pero no saben que nos cambia el carácter, algunas de ellas tienen hasta dolor de riñones, te duele todo el cuerpo, estás cansada... Y me están diciendo que me encuentre segura. Segura me encuentro cuando me tomo la píldora y no se me ha olvidado, y no tengo un embarazo no deseado.

    Luego te dice: "que traspira". ¡Qué me estás diciendo! Si no te cambias la compresa, huele a sangre podrida. A unas le huele más y a otras menos. ¡Qué invento fue el tampón, que te puedes bañar esos días y no se nota! Pero qué sabrán estos de como me encuentro.

    Así pasa, que tuve un novio en mis veintipocos y se pensaba que la regla era pasajero, y cuando empecé a decirle todos los malestares que tenía, me dijo: "Ah, ¿y por qué te duele la tripa?"
    Yo me quedé a cuadros, claro, que qué te esperas de alguien que se cree que las mozas pueden ser vírgenes a los veintitantos y que van por ahí diciéndoselo a cualquiera que no conoce para echarse flores de que son castas.

    Y así todo. Se piensan que no te duele, porque en los anuncios hablan de "seguridad", "volar", "suave", "fresca"... Quién hace estos anuncios me pregunto, o se ha chutado algo, o va borracho, o no tiene ni idea de lo que es una mujer.

    Y esta es mi crítica de los que se considera hoy en día lo que es la regla. Siguen igual de ignorantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tan cierto lo que dices. Como que de pronto tuvieramos que jugar siempre a ser y cumplir con un perfil que no somos, mecanizarnos como un robot. La publicidad potencia eso, por desconocimiento y más aún lo avala.
      Me encantó tu reflexión... nosotras nos dedicaremos a lo contrario en esta sección!
      Cariños y gracias por comentar <3

      Eliminar
    2. Morí, tenía un amigo de la u que trabajaba como product manager de toallas femeninas ajajajajaja y no tenía no idea de mada, así que ya saben los hombres nos venden la cueTion

      Eliminar
  2. Hola!
    Es un post interesante... Para mí la menstruación ha cambiado mucho desde que uso una copita menstrual. O sea, no es que la menstruación haya cambiado, sino que más bien, ha cambiado mi relación con ella. Ahora conozco perfectamente como funciona el tema en mi cuerpo, ya no me da asco, y no sé, de verdad que me relaciono mucho más sanamente con mi ciclo... Lo recomiendo a todas, de verdad <3
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que rico que uses la copita... yo la tengo tb. pero aún tengo rollos con el tema de ponerla, no lo he superado, pienso que tiene que ver con otras cosas tb.
      Me encanta que te hayas reconciliado con tu luna, de verdad que la vida cambia!
      Gracias por comentar <3

      Eliminar
  3. Vivimos en un mundo dominado (aún) por el hombre, por lo tanto, todo aquello relacionado con la mujer es considerado "inferior", vemos por ejemplo cómo las mujeres tienen sueldos más bajos, la literatura femenina y el arte femenino en general es poco conocido, hay pocas líderes mujeres, etc. Así también la menstruación se ha mantenido como un tabú, la sangre como algo sucio y vergonzoso que hay que esconder.
    Hace tiempo ví este documental http://vimeo.com/40773282 ,"La Luna en ti", que trata sobre este tema desde un punto de vista bien femenino y delicado, entonces pude abrir los ojos y aceptar mi femineidad. Desde entonces tengo más conciencia de mí misma, estoy más pendiente de las señales de mi cuerpo, me acepto tal cual soy, y milagrosamente esos dolores espantosos pre-regla desaparecieron, sólo se transformaron en una pequeña señal de que estoy menstruando, una señal que no molesta.
    Hay que pensar que no somos máquinas, y como género, somos diferentes a los hombres, por lo tanto la sensibilidad es parte de mi vida siendo súper sano para la mente y el cuerpo no reprimirse emociones, es decir, las lágrimas sirven para vaciar ese dolor del alma, y tengo todo el derecho a expresarme, incluso si estoy enojada.
    Como testimonio, antes tenía la regla súper irregular, pero desde que aprendí a conocerla y aceptarla como algo valioso soy más regular, llevo registro de mis últimas reglas y llevo meses casi como un reloj, sin contar que los malestares desaparecieron y yo me siento agradecida de ser mujer, es lo mejor de la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese documental es genial!!! lo develaría más adelante... XD
      Pero tenemos onda muy parecidas en relación al ciclo mentrual y lo femenino, que rico tener una aliada en este descubrimiento.
      Cariños y ahá para ti <3

      Eliminar
  4. Me encantaron los consejos que diste. Tocarse, mirarse, olerse... nada que salga de ti misma debería darte asco, y si uno misma no se conoce bien y no se ama con lo lindo y desagradable de ser mujer, no puedes pretender que otros encuentren la belleza o el amor en ti. Me encantó tu post. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto aprenderse a amar con lo bueno y lo malo, y en las buenas y en las malas. Con nosotras PAN Y CEBOLLA!

      Cariños, Churrín!

      Eliminar
  5. Muy buen post, a conectarse entoncdz. Yo ya estoy súper conectada con todo eso
    Besos

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top