RELATO de una ILUSA

Por Katie Bro desde Colombia

Tengo una imaginación muy grande y siempre suelo armar “películas” sobre sucesos que me pudieran pasar, me anticipo a los hechos y esto es un grave error, termino decepcionándome porque no suceden las cosas como yo quisiera, un ejemplo de ello es el que les contaré ahora.


Todo comenzó cierto día en el que estaba chateando con un viejo amor; tras una fallida relación, luego de dos años de esa historia, en un día de esos en que nos saludamos por las redes sociales y después de varias conversaciones en las que aún se demostraba un mutuo interés, el susodicho me pregunta sobre cuándo volveré a la ciudad en la que él se encuentra. Más que preguntarme quería confirmar lo que ya suponía, porque se aproximaba un feriado y invitarme a un paseo que estaban organizando con amigos en común. Yo, sorprendida ante dicha invitación, ya que en todo el tiempo transcurrido desde nuestro noviazgo no nos habíamos encontrado frente a frente, empiezo a maquinar en mi mente todo lo que podría suceder.

Pienso, ¿será el reencuentro perfecto?, ¿es el momento ideal para recomenzar nuestra historia?; seguramente nos veremos, nos abrazaremos durante unos minutos y resurgirán esas mariposas en el estomago. En pocas palabras, será un abrazo con sabor a "te extrañaba tanto"; nuestros amigos harán sus bromas sobre nosotros y no faltarán las indirectas de que somos “la pareja ideal”, bailaremos, compartiremos con el resto del grupo y ellos sabiendo que queremos un tiempo a solas, se harán a un lado; habrá quizás una que otra confesión de la falta que nos hicimos en todo ese tiempo, que el sentimiento sigue vivo, e incluso, uno que otro piquito. Suspiro ante todo lo que se me ocurre que podría pasar, me acuesto a dormir con una pícara sonrisa y, es que a pesar del paso del tiempo, en el fondo guardo la esperanza de reiniciar nuestra historia de amor.

Al siguiente día, trato de distraerme y me pongo a hacer diversas actividades para ocupar la mente en otros temas, pero de repente escucho el bip de mi celular (móvil), es un mensaje del susodicho con un nuevo saludo. Me emociono aún más porque no solemos hablar a diario y, supongo que está ansioso porque llegue el fin de semana para vernos. La conversación transcurre como la de cualquier par de amigos; al día siguiente vuelve y me saluda, pero la historia toma otro rumbo, ante una respuesta a su saludo, simple y retardada de mi parte, él no escribe nada más. 

Pasan los días y es entonces cuando llega el fin de semana, viajé, pero no hubo ningún mensaje del chico. Como soy bien orgullosa, tampoco le saludé para avisarle de mi llegada, pues se suponía que él me contactaría para llegar al punto de encuentro; no supe si el paseo se realizó, pasaron los días y no me escribió. Al final, todo el rollo amoroso que armé en mi cabeza terminó por no suceder. 




CONVERSATION

10 ya son Blogger@s:

  1. Uta yo soy igual!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) si a mas de una nos pasa, me alegra verte por acá, saludos

      Eliminar
  2. Pero amiga, y porque no le dijiste nada tu. Yo que tu lo llamo y le hubiese preguntado, te estoy esperando en tal parte, ven ahora o pierde como en la guerra!!!!!! de esa forma si no llega bueno fue no más. Pero pienso que al dejarlo así te vas a dar muchas vueltas en el asunto sin saber que diablos paso, ¿y si el también se paso la media película? es poco probable, y que los hombres son básicos, pero vale al intento de no quedarse con ese gusto amargo. ANIMO!!!! a veces pasan cosas que no entendemos o no queremos saber porque o sucedieron, sigue para adelante no más ya vendrán otros a los que no se los rapten los ovnis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la entiendo que no le llamara, porque yo tuve un "ex" que la primera vez que lo dejó él, sólo me mandaba mensajes y llamadas cuando no estaba con otra. Y ellos son muy convencieros para eso.

      Eliminar
    2. Si nena, uno muchas veces se arrepiente de lo que dejó de hacer, pero fue por orgullo, igual ese tema quedo olvidado, aún hablamos como amigos de vez en cuando y ya entendí que eso es lo que podemos ser.

      PD: Tienes razón ya llegaron otros o más bien otro ;)

      Eliminar
  3. A mí me pasa eso, pero en vez de que no ocurra, ocurre lo que pienso... Dicen que tengo una intuición nata. Antes sólo me aparecían imágenes mientras estaba con esa persona y se repetían; ahora directamente sueño lo mismo un montón de veces. Y ocurre de verdad. El tema de que sea un "ex", a mí me da un poco de escalofríos, porque si has terminado, has terminado; y Santas Pascuas. Se me ocurrió volver con un tío que lo había dejado él tras un montón de años de relación, y como sólo había pasado un mes, le dije que sí. Fue a peor, él estaba cada vez más incómodo, y parece que volvió sólo para hacerme daño. Así duramos un mes, y me volvió a dejar. Lo más gracioso de esta historia, que me dijo una amiga que "me tenía que hacer valer más", como si no entendieran que lo mío había sido amor de verdad.
    Claro, el susodicho, llamó a una amiga con la que estuve de vacaciones, y estaba hablando con él. No me dió ni la cara para decirme que si pasaban dos años y medio, le gustaría verme otra vez. Esntonces, yo le contesté a mi amiga que era más joven: "- Pero, ¡tú crees que voy a estar esperándole dos años y medio?"
    Y me dijo mi amiga: - No sabes lo que va a pasar el día de mañana.
    Y yo le dije: - Bueno, y si estoy yo con otro que me gusta más que él, y que es más guapo, y tiene más dinero que él, y me cuida más que él.
    - Ah, entonces eso ya es cosa tuya.
    Le dije a mi amiga, que si había decidido él las dos veces dejarme, que yo valgo mucho para estar con alguien que me ha dejado dos veces, y que me merezco algo mejor.
    Me dijo que podría arrepentirme. Entonces yo la contesté que yo era muy orgullosa y me valoraba demasiado, y que él no valía tanto para estar con él después de lo sucedido.

    En realidad, el susodicho, ni era guapo (más bien era tripón y no hacía nada de ejercicio), ni era rico (porque él se le subieron los humos porque yo vivía en un barrio de obreros, como decía su madre) y tampoco tenía modales para decir "este chico vale un montón". Supongo que estuve con él, porque me gustaba estar o porque me gustaban sus formas; pero cuando la gente cambia y te das cuenta que están vacíos por dentro... Entonces te das cuenta que no merece la pena. No es que yo me considere mejor que nadie, pero un "ex" te llama sólo cuando no tiene una compañera quien le caliente la cama. Y qué quieres que te diga, cuando estoy sola yo sólo caliento la cama a quién me da a mi la gana. Con lo cual, no tengo por qué volver con un tío que ya sé como fue conmigo. Tuvo unos años para demostrarme que era mejor, y si no lo hizo, perdió su valor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow increíble tu don; entiendo tu caso, hay ocasiones en las que por más que se quiera a una persona, una debe quererse más, valorarse y dejarlo ir, en mi caso aún sigue la amistad, ya que nuestro rompimiento fue porque estábamos en ciudades distintas, pero ya soy consiente de que no me puedo armar más películas de amor con él. Gracias por compartir tu historia, un abrazo

      Eliminar
  4. Cuanto te entiendo! Te entiendo porque una para estas cosas se pone bien orgullosa! Y si no supo ponerse los pantalones (hacerse cargo) por algo fue. Ánimo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Total! eso dije yo, porque en más de una ocasión me di cuenta de que le hacían falta pantalones jejej Igual todo pasa por algo, la vida sigue :) un abrazo

      Eliminar
  5. A veces hay que ser fuertes y darnos a querer un poquito mas, dejar las historias que en ilusiones quedaran. El sol sigue saliendo cada día y la vida sigue.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top