Mitos que matan la lactancia materna

Por Mami Kanguro desde Argentina


La lactancia materna es hermosa. Es indispensable para la salud y el bienestar del bebé y para la formación del vínculo madre-hijo y del apego. Pero no es una tarea sencilla: muchas veces el bebé no se prende bien, la leche demora en bajar, se agrietan los pezones y duele horrores... y si le sumamos los mitos que rodean a la lactancia materna, esta tiene pocas chances de sobrevivir las primeras semanas.



Mito: tu leche no lo llena

Como nos dice Valeria desde su página de Facebbok Oro Blanco Lactancia: No siempre que los bebes lloran lo hacen por hambre, la típica frase "llora porque tu leche no lo llena" es un gran error y va directo al corazón y la confianza de la madre que amamanta. Tal vez la gente que lo dice lo hace porque desconoce la fisiología de la lactancia y no sabe que es completamente normal que el bebé humano pida teta cada dos horas, hora y media o a veces menos. ELLOS saben lo que necesitan, piden teta por el simple placer que eso les genera, por estar cerca del cuerpo de su madre, por el olor, por el calor, por consuelo, por estrés, porque no pueden ni deben estar alejados de ese cuerpo que los supo gestar nueve meses y al cual pertenecen. Cuando te digan que tu leche no los llena, piensa en esto "tu leche hace mucho más que llenarlos, tu leche es VIDA".

Mito: El bebé tiene que tomar la teta cada tres horas, 10 minutos de un pecho y 10 minutos del otro

Esta creencia es muy fuerte, y es una de las que más se repite. Se origina por tomar en cuenta la frecuencia con la que deben alimentarse los bebés que toman leche de fórmula. Esto no se aplica a la lactancia materna. La realidad es que, en este caso, lo ideal es que sea a libre demanda. Es decir, poniendo al bebé al pecho, cada vez que notemos que nos está dando alguna señal de hambre. Muchas veces suelen chuparse la manito, o hacer movimientos con su boca y cabeza, como buscando la teta, esto nos indica que es un buen momento para ofrecerle el pecho. Lo importante es no cambiarlo enseguida de pecho, ya que a lo largo de la mamada, la leche va cambiando su composición: al iniciar la toma, es más acuosa, para calmar la sed del niño, transcurrida la mamada se vuelve más grasosa, es importante que pueda tomar esa leche, ya que será la que lo ayude a ganar peso.

Mito: El bebé usa la teta de chupete

Lo que puede suceder es que nos pida teta, como forma de obtener lo que en realidad está necesitando, que es estar a upa para calmarse, sentirse contenido y seguro. Muchos bebés, el único modo que encuentran para ser sostenidos es estar en la teta por tiempos larguísimos, aunque ya no estén haciendo una succión que les permita realmente nutrirse.

Mito: No tengo leche

En general, salvo que exista algún problema físico, emocional muy fuerte, o por inhibición de la lactancia, todas las madres (por tratarse de seres mamíferos) producen de forma natural el alimento para su cría. Sucede que, muchas veces, nos genera cierta inseguridad o desconfianza el tema de no poder ver, o medir a ciencia exacta, la leche que nuestro pecho produce. Si va aumentando de peso, definitivamente leche hay, y en la cantidad que ese bebé en concreto necesita para crecer.

Mito: Después de los 6 meses, la leche materna ya no le sirve al bebé

Hasta lo 6 meses de edad, la leche materna cubre completamente las necesidades nutricionales del niño, por lo que no es necesario introducir otro tipo de alimentos o bebidas. A partir de esa edad, y hasta los dos años, le aporta el 40% de los requerimientos nutricionales. Motivo por el cual, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda lactancia exclusiva como mínimos hasta los 6 meses y, a partir de esa edad, con la correspondiente introducción de semisólidos, sugiere continuarla hasta los dos.

¿Cómo contrarrestar los mitos en la lactancia?

Principalmente informándose, consultando fuentes profesionales. Además, teniendo una mirada instintiva y atenta, que nos ayudará a detectar las señales que nuestro bebé nos da.



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top