La Ruta del Arcoíris: Soy una mujer de esas

Por La Pelu desde Chile

Estuve pensando qué escribir. Qué podía traerles para esta ruta del Arcoíris. Pero estuve desconcentrada. Mis pensamientos eran muchos, siempre lo son  y eso cansa, sobre todo cuando quieres mejorar… como persona, como mujer, como hija, como novia, como amiga, como profesional. Quizás mi auto exigencia es desmesurada.

Así que empecé a asumir ciertas cosas que fui descubriendo en este mini viaje interior que he hecho diariamente desde hace un tiempo y, aunque no voy a ahondar en detalles para dejar algo de intimidad (Entre la Pelu y la SuperPelu), vengo a presentarles esta carta abierta de la Pelu para el Mundo. Porque cada uno es como es….


Querido Universo:

Soy una mujer de esas. De esas que hablan con las hormigas para que se vayan por las buenas y así evitar matarlas. De esas que se emociona con todas las películas en donde aparezca un animal. De las que es capaz de caminar 4 kilómetros (ida y vuelta) por una carretera para ir a ver a alguien que ama. De esas que le gustan enterrarse en el cuello de su hombre para sentirse segura y querida. De las que no tienen nunca nada claro pero saben que quieren ser feliz. De las que tienen miedo a la frustración y tienden a dejar todo a la mitad antes de enfrentar un fracaso. De las que se ríen con facilidad y disfrutan aún más con el humor negro y la ironía. De las que han intentado mil veces dejar de fumar y lo han logrado… sólo unos días, hasta el próximo club de lulú. De las que han dormido siesta en un parque abrazada a un perro que iba pasando por ahí. De las que de un día para otro no se bajaron más de los zapatos de taco alto cuando juraron en la adolescencia que nunca los usarían. De las que no salen sin maquillarse. De esas que le da igual si viven en el primer, tercer o último piso de un edificio y de todas formas saldrán en topless a buscar ropa al balcón. De esas que han soñado ser bailarina de club nocturno. De esas que afirman que hubieran sido una gran estrella si hubieran nacido con voz de cantante. De las que expresan mejor sus sentimientos escribiendo que hablando. De las que necesitan recibir amor para poder vivir. De las que son capaces de ofrecer irse a las manos a un taxista con tal de defender a su madre. De las que siempre llevan la cartera abierta. De las que tienen pésima memoria. De las que no les importa irse a vivir al fin del mundo si su amor se lo pide. De las que no se resisten a una porción de papas fritas. De las que no conciben un carrete sin bailar. De las que toman distintas decisiones de un mismo tema en un lapsus de un minuto. De las que tienen miedo de herir a otro. De las que a sus 30 años no saben manejar. De las que descubrieron hace poco que sí quieren ser mamá. De las que darían la vida por sus amigas. De las que se ofenden rápido si les suben el tono de voz. De las que prefieren mil veces un abrazo honesto y fuerte que un beso frio y cínico. De las que disfrutan el sexo. De las que se duermen viendo una película acostada. De las que quedan descompuestas cada vez que tiembla. De las que se convierten en otra cuando están cerca del mar. De las que se cuestionan todo. De las que prefieren sufrir antes de que sufra alguien que quieren. De las que necesitan tener el control de la situación. De las que ahorcarán a su príncipe si es necesario para que se ponga azul. De las que ya no creen en las palabras sino en los hechos. De las que creen en Dios a su manera. De las que se adaptan a cualquier situación. Pero sobretodo, soy una mujer que cree que el AMOR es el motor que rige al mundo.
¿Tú, qué mujeres eres?



CONVERSATION

1 ya son Blogger@s:

  1. Me sentí muy identificada. Creo que yo también soy una mujer de esas como tú.
    Y si, eres una mujer de esas... de esas a las que quiero simplemente porque sé que tiene un hermoso corazón.
    Hermoso lo que escribiste.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top