Convocatoria

Por Tania Yesivell desde Honduras 


Érase una vez una mujer, joven y normal, que tenía un sueño sencillo: 

Dejar de ser normal antes de dejar de ser joven.







La joven frente a mí habló con una voz muy clara y un tono todavía más serio:

―Los he reunido aquí, para comunicarles que he descubierto el método óptimo para poder evitar el tráfico a la hora de salir. Una solución para nosotros y para el mundo...

Las puertas del ascensor se abrieron con una campanada. Hizo una reverencia y abandonó el salón de conferencias más pequeño al que he entrado en la vida.

Los demás sólo pudimos compartir miradas de fastidio, mientras las puertas se cerraban y continuábamos nuestro viaje entre plantas del edificio en el que trabajamos. 

Ella es así: una niña disfrazada de adulta, o una adulta que no odia la vida que eligió, o que la odia tanto que ya le da lo mismo cómo se vean sus bromas.

Toda su broma del ascensor sería un asunto insignificante, de no ser porque ahora pasaré toda la semana preguntándome si de verdad descubrió ese método para evitar el tráfico y yo sigo sin saberlo porque el ascensor bajó demasiado pronto.



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top