Nuestra infancia y el vídeo de "El Tarro"

Por ClaU desde Chile 

Creo que, a esta altura, en Chile por lo menos, ya todos hemos visto el famoso vídeo de "El Tarro" y sus amigos. Éste trata de tres niños que juegan en el patio, donde uno de ellos tiene el desafío de saltar la mayor cantidad de obstáculos posibles, en una bicicleta. Para las que aún no lo ven, lo pueden hacer aquí:


¿Qué me provocó este vídeo? Principalmente, alegría y recuerdos. Me llevó a esa época de mi infancia en que estos juegos eran normales en mi vida y en la de mis amigos, cuando pasabamos días completos en la calle, jugando; y solo entrábamos a nuestras casas para comer, y volvíamos a salir rapidito para seguir jugando. A ese período, en que nada era más top que tener una bicicleta o un par de patines, y jurar que eramos casi los Power Rangers arriba de nuestros vehículos.

Recordé cuando, en la casa de la playa de mi abuelita, salíamos a los cerros a hacer expediciones con todo el grupo de niños de la cuadra y volvíamos todos sucios y agotados, después de haber caminado todo el día. Recordé cuando ya empecé con mi actividad deportiva de manera más "profesional", y los primeros meses, llegaba todos los días al colegio con mis rodillas llenas de heridas y todos mis compañeros de curso me preguntaban "¿te caíste?"; como descubriendo algo fantástico, cuando en realidad, era más que obvio que eso me había pasado.

Como buena profesora de educación física, amo estas cosas e intento lo más que puedo, de incentivar a mis sobrinos y a mis amigas a que sus hijos se diviertan de esta manera. Cuando recibí este vídeo, se lo mandé a más de un amiga diciéndoles "esto tiene que hacer tu hijo, en vez de estar pegado en el tablet todo el día". Sí, es verdad; el niño, al final, se cae pero un rato después salió otro vídeo en el que decía que se había pegado fuerte, que desde ahora empezaría a usar casco y cuando se le pasó el dolor, lo siguió intentando. ¡Ésa es la gracia de los niños! Si se caen, lo vuelven a intentar y tienen la valentía para hacer cosas que después, uno más grande se pregunta, ¿cómo hice eso cuando chico?

Ojalá hubiesen muuuchos Tarros más en esta época, en que son cada día menos los niños jugando en la calle. ¿Se han fijado estas últimas Navidades, que uno sale de la casa después de las 12, y no hay ningún niño jugando?; ¿recuerdan que, en nuestra época (años 80 y 90), era casi obligación, salir a jugar a la calle con nuestros jueguetes nuevos?

Y ustedes, ¿tienen alguna anécdota que les recuerde 
que también fueron "El Tarro", en su infancia?



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top