Ganadoras del #BeDesafío Mayo

En el #BeDesafio de Mayo, sobre el día de las madres, tuvimos 3 ganadoras. No pudimos elegir sólo a una ya que sus post eran demasiado lindos. Las ganadoras son: el blog Wiser Girl con el post "Ideas originales para regalar el día de mamá", Hey Mountain Girl con el post "Cuenta su experiencia en la crianza de su hija" y el blog Más que madres con el post "Recuerdos de su madre".
Te invitamos a leer sus notas a continuación.

El mejor regalo para mamá

En los próximos días estaremos celebrando en Puerto Rico un día muy especial para todos, el Día de las Madres. Las madres son los seres más especiales que podemos tener en nuestras vidas, ya que ellas han dejado de ser ellas para ser de nosotras.




Chicas aprendemos mucho de nuestras madres. Aprendemos a querernos, valorarnos, embellecernos, cuidarnos, vernos bien, tener alta estima y más. Por eso es necesario regalarles lo mejor en su día. Así que hoy te daré unos tips para regalarle algo especial a mamá, que tanto lo merece. 

Tip #1. Reconoce los gustos de mamá. Regálale artículos que sean interesantes y que puedan ser utilizados por ella, no por los demás. Las madres jóvenes prefieren ropa, zapatos, maquillaje, prendas, electrónicos y más. Las madres con mayor edad prefieren más o menos lo mismo y productos para el cuerpo, cremas para el cutis, algo más sencillo.



No regales artículos como: lavadora, secadora, plancha, artículos de cocina y limpieza, etc.




Tip #2. Regala artículos prácticos y que mamá les pueda sacar provecho a corto y largo plazo. Compra cosas como: tarjetas de regalo de tiendas de ropa, ida al salón de belleza, una manicure y pedicura, ropa, zapatos y más. 

Nota: Trata de no regalar flores, se marchitan rápidamente; chocolates, todos se los comen; salida a un restaurante, puede ser en otra ocasión. 

Tip #4. Sorpréndela con algo que ella no espere. No tienes que gastar mucho dinero en artículos costosos que quizás ella no desee. Sólo regale algo que perdure en sus recuerdos. 

Tip #5. Busca los especiales en los shoppers de los establecimientos locales. Algunos de los mejores lugares para hacer tus compras son: JCP - Actualmente tiene un 15% a 20% de descuento en todo; Kmart - Compras una gift card de $25 o más y te regalan una gift card de $5 Y $2 en puntos en tu tarjeta Shop Your Way Rewards. 



Kress Stores - Compras una tarjeta de membresía de $50 y cada vez que compres artículos a precio regular, te saldrán a 50% de descuento.




En fin, el Día de las Madres no debe ser encajado en un sólo día, sino que debe ser celebrado siempre. Ellas no escogen un día para ser madres, los hacen todos los días de su vida. 

Y como siempre ha dicho una gran prócer puertorriqueña (MI MADRE), "EL MEJOR REGALO ES PORTARSE BIEN". Así que pórtate bien y se una gran hija.

Felicidades a la major madre del mundo y a mi hermana mayor en su dia. 



Que pases un Día de las Madres muy especial junto a ella y si no la tienes a tu lado, recuerda los mejores momentos que pasaste junto a ella. 


Cuando sea madre, ¿cómo criaré a mis hijos?
Cuando era chica, yo siempre decía que voy a ser como mi mamá, iba a criar a mis hijos como ella lo hizo con nosotros. Cuando nació mi hermano Samuel, yo tenía 9 años y me sentía su madre, lo bañaba, daba de comer y hasta me he auto nombrado la responsable de haberlo enseñado a caminar.

Cuando me convertí en adolsecente, me sentía completamente capaz de cuidar a un bebé, todo esto era porque pasaba un par de horas cuidando de los hijos de otros -hasta daba consejos no solicitados-. Entonces, obviamente yo decía que cuando crezca y me convierta en madre voy a estar más que preparada para cuidar a mis hijos. Hasta profesaba con mucha confianza un "jamás voy a dejar que mis hijos hagan berrinche en la calle".

Luego, llegó el momento que por muchos años he soñado. Me convertí en madre. Recuerdo claramente la primera vez que vi los ojos de Naya y escuché su llanto, me derretí completamente. Recuerdo claramente que prometí que haría todo lo humanamente posible por hacerla feliz todos los días de su vida.

Desde ese momento, todo lo que dije por muchos años acerca de la crianza de niños, desapareció. Fue como si de un momento para otro todo lo que creí saber de los bebés se quedó en palabras. Y comenzamos desde cero. Eso sí, sentía que era uno con mi bebé y estábamos en esta aventura juntas y juntas íbamos a aprender.

Un día de nacida
Pasó la primera semana y no dormíamos tanto como hubieramos querido. Pasó la segunda, por lo menos estamos comiendo más, la tercera, ya me puedo bañar sin quedarme dormida en la ducha y cumplió un mes. Yeeee, Naya se va a dormir sin tener que mecerla, está comenzando a entender que en la noche se duerme y en el día se juega. 

Así pasaron las semanas y los meses, y pasé de ser "mamá completamente perdida" a ser "mamá con un poco de conocimiento". Recuerdo que comencé a entender cuando mi hijita tenía sueño, hambre, estaba aburrida y era fácil suplir esas necesidades; pero cuando sentía mucho dolor era demasiado difícil ayudarla a sentirse mejor, aunque con mucho amor y paciencia lográbamos, junto a mi esposo, que pueda quedarse dormida.

Cada semana fue diferente. Yo me dediqué a observarla mientras jugaba, dormía y hasta prestar atención cuando ella me miraba. Es bello, porque comienzan a reconocerte como su mamá y se emocionan cuando te ven, lo mismo con todas las personas que los rodean y ven a diario.

Recuerdo cuando Naya descubrió sus manos, comenzó a observar las mías para ver que puedo hacer con ellas. Así poco a poco aprendió a mover los dedos voluntariamente, a agarrar cosas, a golpear cosas, a hacer señas y a disfrutar de las canciones que requieran mover sus pequeños deditos.

Naya, es de las niñas que se toma su tiempo para procesar y hacer las cosas. Recuerdo que todos me decían que tenía que ponerla de panza para que aprenda a levantar la cabeza, a voltearse y a gatear -hasta me dijeron que DEBÍA enseñarle a gatear-, hasta el día de hoy ella no gatea, pero sí usa las barras de su cama para voltearse y si quiere alcanzar algún juguete se lanza a agarrarlo aunque tenga que caerse de cara.


Claro, no gatea, ni mucho menos camina; sin embargo Naya ha aprendido a hablar con señas. Desde que tenía dos semanas de nacida comencé a hacerle las señas de "leche", "mamá", "papá" y sólo hacía su propia versión de leche -un puño al aire- por muchos meses. Fue recién hace un mes que comenzó a hacerlas y aprendió fácilmente otras nuevas.

Luego, comenzó a repetir las palabras. Como nosotros hacemos la misma seña con las palabras en inglés y español, ella comenzó a decir las palabras. Es increíble como sabe que "bye bye" y "chau" es la misma seña, que "hi" y "hola" es para saludar a alguien, que quiere "más" o "more" comida. Ahora ella pide "deche" (leche) y los niños que ve en la calle son "bebis" (babies), saluda con la mano y dice "hi" y "ashas" para gracias. Me asombra ver lo mucho que sabe y sigue aprendiendo.


Mi hija, cumple 10 meses en una semana y es increíble todo lo que hemos ido aprendiendo juntas. Lo que estoy viviendo como mamá ahora no se acerca ni un poquito a lo que me imaginaba. ¡Es mucho mejor! Pero debo reconocer que como padres, mi esposo y yo, nos hemos tenido que proponer las cosas que queremos enseñar a Naya, entre ellos los valores que le hemos ido inculcando. Hasta costumbres como leer antes de dormir, comenzar el día con una canción y vivir la vida con entusiasmo, son parte de nuestra crianza. Y hasta ahora, hemos ido viendo los resultados de nuestra dedicación.

Ahora cuéntame tú también, ¿alguna vez has imaginado cómo sería tu vida como madre? ¿Soñabas con las cosas que ibas a hacer con tu bebé? ¿Qué cosas son iguales, qué son diferentes?



¡Así era mi MADRE!


Muchas hijas pueden decir lo mismo, ¡pero ninguna madre es como mi MADRE!

Hace unos años que nos ha dejado y con su partida un vacío inmenso se apodera de mí cada vez que la recuerdo. Una mujer como pocas, trabajadora incansable. Recuerdo cuántas veces le peleaba porque la veía todo el día haciendo sus cosas en casa y no había trabajo al que le dijera que no.

¡Como nos cuidó, como nos quiso! Respetó siempre la posición del otro pero nadie la movió ni un centímetro de sus creencias y su forma de actuar. Era fuerte y poco amiga del contacto físico, no era una mujer de besar mucho, ni de dar muchos abrazos, pero increíblemente hacía sentir a su familia querida a través de sus cuidados y su comida.

Sincera en extremo, decía lo que pensaba pero sin herir, sus nietos se reían mucho con ella por su peculiar forma de hablar.

No sólo yo, mis hijos y mi marido nunca la olvidarán porque era de esas personas que sin querer logran dejar huella. Queriendo siempre pasar desapercibida, ahora está más que nunca presente entre nosotros.

Cuando murió, le hice una inscripción en una tarjeta, la tomé de un pasaje de la Biblia porque ella era muy creyente y cuando lo leí me di cuenta que la describía perfectamente. Este pasaje decía así:

Una mujer completa...
¿quién la encontrará?
Es mucho más valiosa que las perlas
En ella confía el corazón de su marido
y no será sin provecho,
le produce el bien, no el mal
todos los días de su vida,
se levanta cuando aún es de noche
y trabaja con manos diligentes.
Alarga su mano al desvalido
y tiende sus manos al pobre
no teme por su casa a la nieve,
pues todos los suyos tienen vestido doble.
Se viste de fuerza y dignidad...
y se ríe del día de mañana
abre su boca con sabiduria
lección de amor hay en su lengua
se levantan sus hijos y la llaman "Dichosa";
su marido y hace su elogio.
Muchas mujeres hicieron proezas
¡pero tú las superas a todas!
Prov. 31,10-19

Así era mi MADRE, ejemplo de coherencia, firmeza y humildad. Siempre me sentiré bendecida de haberla tenido a mi lado.


Este es hoy, más allá de las fechas, mi pequeño homenaje a la Madre que fuiste y que sigues siendo dentro de mí. ¡Te quiero mucho y te extraño más!




CONVERSATION

1 ya son Blogger@s:

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top