AL DESPRECIABLE RODEO

Por La Pelu desde Chile 

Llegó septiembre. Mientras algunos empiezan a frotarse las manos porque se vienen días de fiesta, otros seres ni sospechan que serán utilizados como pelota, por un par de "huasos" que juran de panza ser la última "chupá" del mate. Se creen superiores ante un ternerito que no entiende porqué lo golpean una y otra vez contra una muralla "acolchada". 

Deporte, dirán algunos que con raja caminan al baño; cultura, dirán otros que no tienen ni puta idea de lo que se celebra el 18 de septiembre. Simplemente no es lo ni lo uno, ni lo otro. Es tortura. ¿Acaso creen que el ternero disfruta con semejante violencia?
Sobra mostrar imágenes relacionadas.


No quiero escuchar un "no le duele", "no siente"o "para eso están". No porque tú no puedas entender que el animal siente, el animal no va a sentir. No porque tú no puedas vivir su dolor, el animal no va a sufrir. No porque tú pienses que "DIOS" (o "EL BIG BANG") puso a tu disposición al resto de los seres del mundo para que hicieras lo que quieras con ellos, el animal DEBE aguantar tu violencia.

¿Quién eres tú para que el resto de los seres vivos deban servirte? ¿Qué te hace tan grandioso, más grandioso que un ternero? ¿Quién te dijo que la violencia es deporte o cultura?

No me interesa saber la puntuación que obtienes al golpear su cuerpo. Y menos me interesa demostrarte que siente o no dolor. Debería bastarte con tu humildad. La humildad que siempre deberías tener sí te hace grandioso. ¿Tú piensas que eres invencible? ¿Digno por aplaudir al que golpea de manera cobarde y cruel a un ser que no puede defenderse? Te comunico que al menos para mí eres asqueroso y despreciable. Puede que no te importe lo que pienso, pero a mí si me importa que tú lo maltrates y por eso te dedico con toda mi alma estas palabras.

Yo podría mostrarte imágenes del resultado de tu deporte. Podría demostrarte con hechos las consecuencias de tu grandiosa presentación. ¿Servirá de algo? Te invito a mirar al ternero a los ojos antes de tu gran hazaña y, si eres más valiente, míralo a los ojos después y siéntete por primera vez el ser más asqueroso del mundo, si tienes algo de alma y corazón, así deberías sentirte. Eso eres.  Un ser despreciable, altanero, vergonzoso e inhumano. 

Es tanta tu soberbia que cuando una mujer entró en tu terreno a defender al animal, fuiste capaz de enlazarla y arrastrarla sin vergüenza. Tu ego hace que olvides tu caballerosidad. Olvidas que naciste de una mujer, que tienes una hija (quizás) o una hermana. Eso no te hizo aprender nada, nada de lo que significa respeto. Tu madre debería estar llorando de vergüenza. 

Espero que exista la reencarnación y que ese ternero se reencarne en ti. Si fuese así, él desistiría de hacerte daño, porque el alma es una sola y, lamentablemente, la tuya ya es una mierda.



CONVERSATION

2 ya son Blogger@s:

  1. Terrible, despreciable, abominable... triste, muy triste

    ResponderEliminar
  2. Los que creen que es un deporte y algo divertido nisiquiera tienen el derecho de ser llamados humanos, son simplememte despreciables y espero que llegue el día en que esto se prohiba y dejemos de ver tamto sufrimiento de parte de estos pobres animales.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top